Atletismo

Laura Bueno acusa el cansancio en la semifinal y cierra última su carrera

Laura Bueno acusa el cansancio en la semifinal y cierra última su carrera

La atleta granadina se queda lejos de su mejor marca personal y del reto de bajar los 52 segundos y hoy competirá en un relevo largo ilusionante

JOSÉ IGNACIO CEJUDOGRANADA

Laura Bueno corrió ayer en Berlín por ella misma. Por lo que ha sufrido en la temporada, por las barreras que no ha dejado de superar incluso en el propio Europeo. Sin presión. Quería estar entre las mejores del continente y lo estuvo. Intentó perseguir sus estelas pero las piernas la frenaron: el miércoles se acostó molida tras clasificarse en primera ronda. Fue última en la tercera semifinal de 400 metros lisos con un tiempo de 52.46, pero nadie puede ya quitarle lo bailado.

La granadina arrancó desde la calle 2, otra de las complicadas en una distancia que favorece el equilibrio de las centrales, con la peor marca de las ocho competidoras. En los instantes previos al pistoletazo Bueno vio las espaldas de mujeres que no corrieron el miércoles y que además son capaces de bajar los 52 segundos, su nueva meta una vez clasificada para una semifinal europea. Para la realización se señaló primero la cabeza y luego el corazón, lo que realmente la impulsa en sus carreras desesperadas. Tras una sonrisa plena, de expectativas cumplidas, saludó al público y sobre todo a sus padres. Probó a engancharse al ritmo de sus rivales con valentía y de hecho la rumana Bianca Razor sólo pudo con ella en el sprint final donde el cansancio la aplastó. Cerró en 52.46, lejos de su marca personal, y a un segundo y 23 centésimas de la polaca Swiety-Ersetic. Hizo lo que estuvo en su mano.

Lastrada

Laura Bueno no es una mujer ni una atleta que se escude en excusas ante la vida. Las molestias la han perseguido hasta el último día en Berlín, donde los fisios de la Federación Española consiguieron controlar algo más el dolor. El esfuerzo descomunal de la primera ronda para clasificarse desde la complicada calle 1 lastraron su carrera de ayer. «Me ha podido pasar factura, pero había venido aquí a luchar», rehuyó a la retransmisión de Teledeporte. «La barrera de los 52 segundos se está haciendo de rogar un poco pero me voy contenta», admitió. No deja Berlín: hoy probará el asalto al relevo 4x400 que lidera junto a sus amigas, con opciones ilusionantes.

Su entrenador Jesús Montiel lo vio desde Melilla en pleno retiro espiritual, nervioso y con el móvil en modo avión para evitar la avalancha de mensajes y llamadas. «Uno siempre sueña con más y más porque el deporte es así, pero Laura ha hecho un buen campeonato», valoró a IDEAL. «Antes de ir me decía: 'siempre voy y la lío'. Antes iba nerviosa a los campeonatos pero ahora domina la prueba y en las internacionales le ocurrirá igual. Ya ha madurado lo suficiente», argumentó quien mejor la conoce en la pista.

«La carrera de primera ronda me pudo pasar factura pero vine a luchar», antepone

«Hizo marca en primera ronda con 52.14 pero me habría gustado que bajara de 52 segundos. El miércoles por la noche estaba muy cansada y le dolía la cabeza. La tensión emocional y física se acumula y el nivel sube mucho en una semifinal», expuso Montiel. «Dejaremos el reto de los 52 para el Iberoamericano, donde debe ir a por una medalla», apuntó su entrenador.

 

Fotos

Vídeos