Europeos Natación

Jessica Vall, plata en 200 braza

Las nadadoras, durante la prueba./EFE
Las nadadoras, durante la prueba. / EFE

La catalana consiguió la primera medalla para España, mientras que Marina García terminó cuarta

EFEMadrid

Jessica Vall logró este martes la medalla de plata en la prueba de 200 metros braza de los Europeos de natación, que se disputan en Glasgow, y firmó el primer metal para España en las especialidad de carreras de los campeonatos.

Jessica Vall, de 29 años, terminó en un tiempo de 2:23.02, a 1.71 de la ganadora, la rusa Yuliya Efimova. El bronce fue para la británica Molly Renshaw a 2.12, mientras que la también española Marina García acabó en la cuarta plaza a 2.32.

Jessica Vall revalida la plata lograda hace dos años en los Europeos de Londres, entonces por detrás de la danesa Rikke Moeller Pedersen. En los de 2014 de Berlín la nadadora barcelonesa se colgó el bronce. En los Mundiales en piscina larga de Kazán de 2015, Vall fue medallista de bronce en esta misma prueba.

En la final de este martes, Vall era tercera al completarse los primeros 50 metros, se colocó primera, justo por delante de Marina García, en el ecuador de la prueba, bajó al tercer lugar al acabar el tercer largo, ya con Efimova en cabeza, y consiguió la segunda plaza al acabar la carrera.

Jessica Vall y Marina García accedieron a la final el lunes. Vall se impuso en la primera semifinal con una marca de 2:25.94, mientas que García fue cuarta en la segunda con 2:24.67.

Una medalla tras «unos años difíciles»

La española declaró que tras ganar este metal se ha dado cuenta de que «el deporte es un juego» y que se siente «afortunada de seguir aún jugando» a sus casi 30 años. «Cada medalla da una sensación o un recuerdo diferente. Ésta me ha hecho especial ilusión porque he pasado unos años difíciles, sobre todo después de los Juegos (Olímpicos de Río), en cuanto a seguridad y confianza», dijo Vall a Teledeporte.

«Esta medalla me hace volver a sentir que el deporte es un juego en el que unas veces se gana y otras se pierde y que me siento afortunada de poder estar jugando aún a mis casi 30 años, que los cumplo el 22 de noviembre por si alguien quiere felicitarme», agregó.

«Estoy contenta. Ayer el objetivo era estar en esta final y hoy sabía que tenía que nadar en 2:22 o 2:23 para estar en posición de medalla. He querido salir más valiente que otras veces, salir por delante de (la danesa) Rikke (Moeller Pedersen), que estaba a mi lado, para marcar un poco de terreno», explicó.

Vall reveló que en el último 50 le «faltaban fuerzas». «Pero he apretado los dientes y he pensado en todas esas series que he hecho en Sierra Nevada y en Font Romeu y creo que esta vez ha habido premio, no como en el 100», dijo.

«Sobre todo estoy muy contenta por cómo me he sentido, con las ganas y la seguridad de antes de nadar que creo que es algo que he ido mejorando durante el año, Unas veces hay premio y otras no. Estamos en el buen camino», comentó.

«En una final me gusta disfrutar. Pero cuando te duelen los brazos piensas que ya has vivido esa sensación muchas veces y hay que seguir. Creo que hoy necesitaba estar concentrada porque sabía que éramos cinco con opciones de medalla y quería poner mi cara más dura», afirmó la barcelonesa.

Con respecto a la jornadas de este miércoles, Vall señaló: «Mañana llega el 50 braza y hay que cambiar el chip. Las opciones a priori de estar en la final son más complicadas, pero no deja de ser un reto importante y hay que ir a tope».

Fotos

Vídeos