Goles en recuerdo de Antonio Villena

Hace dos años que el fútbol granadino lloró como nunca. Y dos temporadas que sonríe cada mes de octubre con el homenaje al joven futbolista que se marchó por culpa del cáncer

Belén y Antonio , los padres de Antonio Villena, entregaron el trofeo de vencedores del Segundo Memorial a los jugadores del We FC./RUBÉN FELAIRÁN
Belén y Antonio , los padres de Antonio Villena, entregaron el trofeo de vencedores del Segundo Memorial a los jugadores del We FC. / RUBÉN FELAIRÁN
CÉSAR GUISADOGRANADA

Se cumplen dos años desde que el fútbol granadino lloró como pocas veces antes lo había hecho. Y un año desde que dibujó una sonrisa tan grande como la del Capitán Antonio. Dos temporadas desde que el alevín del We Antonio Villena se marchó por culpa del cáncer y doce meses desde que sus amigos jugaron para mantener vivo su recuerdo marcando goles, como a él le gustaba hacer. Este pasado viernes, el Día de la Fiesta Nacional, se volvió a repetir la efeméride en Alhendín. Allí se celebró el segundo torneo Capitán Antonio. Y vaya Memorial.

Cómo ha cambiado todo desde entonces. Los amigos del Capitán ya no son alevines, se van haciendo mayores y ahora juegan al fútbol de la categoría infantil, el de once contra once. Y en la séptima planta de Oncología Infantil, más amigos del Capitán disfrutan del helado de Los Italianos. Y sus papás, de neveras nuevas en las que guardar algún batido y de sofás para descansar un poco más cómodos que antes. No se trata de mejorar nada, la administración llega hasta donde puede o la dejan. A cubrir las necesidades básicas de la medicina y de sus usuarios. «Se trata de humanizar un poco más el Hospital», apuntan bien Antonio y Belén, padres del capitán y motores del movimiento que desde entonces no para de crecer.

Porque desde hace dos temporadas los goles se celebran con un dedo señalando al cielo. Y se marcaron muchos el viernes. Desembarcaron, en el Municipal de Alhendín, Málaga, Betis, Córdoba, Linares, Granada, Tiro Pichón, Ciudad y We FC. Una auténtica fiesta del fútbol de cantera, del deporte reivindicativo y de calidad. Y de metas tan sencillas como ambiciosas: «nuestro objetivo es pasar un día en familia y ofrecer a quienes se acercan a conocernos la posibilidad de colaborar con la planta de oncología infantil», dicen los papás del Capitán, a quien se le sigue recordando así por ser el Capitán América el héroe favorito de Antonio y al final, el motivo que ha inspirado este movimiento tan grande y aglutinador de cariño desbordante.

«Nosotros recordamos a Antonio con un partido de fútbol entre sus amigos, que siguen creciendo. Un partido que les sirve para no olvidarle y para no perder el contacto con entre ellos. Pero también para aprender que jugando, metiendo goles, están ayudando a los niños de la planta porque con su juego, con las camisetas que vendemos este día, la barra y las actividades que hacemos, seguimos creciendo en nuestros proyectos», explica Villena.

Una fiesta con muchos futbolistas sobre el campo y con otros que sueñan, desde la séptima del Materno, volver a ponerse las zapatillas. Algunos de estos papás y mamás con los peques en Oncología también estuvieron. «Y muchos que pasaron antes, porque hay muchos que también se curan y vienen a contárnoslo», señala el padre del Capitán.

Goles sobre el verde que empezaron a mediodía y se alargaron hasta media tarde con la disputa de la final. Puntos también en los partidos de pádel entre los cristales y saltos en los castillos hinchables. Y juegos en la ludoteca y una charanga formada sólo por chicas animando el ambiente con música que animaba a bailar y también a cantar. Conversaciones en la barra. Abrazos, muchísimos abrazos. También estuvo presente el alcalde de Alhendín, Francisco Rodríguez, quien aprovechó para saludar a los miembros de la asociación y compartir con los papás las sensaciones que recogieron durante toda la jornada. Este Memorial trasciende de lo que se entiende por un mero torneo de fútbol.

Superhéroes de Corazones

Antonio y Belén se propusieron llenar el cauce de una ausencia con un torrente de solidaridad. Tanta como fuera posible recoger. Y lo están consiguiendo. Las camisetas amarillas de la Asociación Capitán Antonio recorren el mundo hoy. Las fundaciones de Bankia y Caja Rural se han sumado al equipo y Juanma, el 'Chiquichurri', recaudó casi un par de miles de euros ofreciendo sus kilómetros en la UltraTri de Motril a cambio de donaciones. El lunes, Spiderman, Batman y Optimus Prime estuvieron en Oncología, en Pediatría y en la sala de Urgencias para dar una sorpresa a todos los niños. Llegaron gracias a la iniciativa de Superhéroes de Corazones que lleva a cabo la Fundación Andrés Olivares. De la mano de la Asociación Capitán Antonio, los héroes aparecieron por sorpresa en el hospital llevando regalos y repartiendo ilusión. Estas han sido las primeras piedras de la pirámide. Ahora, han captado las atenciones de la ciencia y el camino brilla inmenso al fondo.

Se trata del proyecto I+D+i Neutrones para la Medicina, dirigido por el catedrático del departamento de Física Atómica de la Universidad de Granada Ignacio Porras. El Proyecto Némesis. A vuelapluma, se trata de investigar el uso de los compuestos del boro como marcador de células tumorales, que permitan así la ruptura de las mismas para avanzar como una vía fiable en la investigación contra el cáncer.

«El objetivo es pasar un día en familia y ofrecer a quienes se acercan la opción de colaborar con la planta de Oncología Infantil»

Gracias a la financiación de la Asociación Capitán Antonio, este proyecto puede empezar a estudiar con estas nanopartículas en el Instituto Laue Langevin de Grenoble, en Francia, ya que necesita realizar ensayos con el haz de neutrones intenso que se puede generar en estas instalaciones.

El camino será largo, pero se advierte ilusionante. Lo que empezó con la compra de un sofá, con el acuerdo para que Los Italianos trajeran a la séptima planta helado de pistacho, el sabor favorito de Antonio, ha eclosionado en una investigación. Se suman la Universidad, el Ayuntamiento y la administración del hospital. Pero los pasos grandes obligan a darlos certeros. A partir de aquí, los sueños de la Asociación crecerán exponenciales, pero con pasos muy cortos. Paciencia y goles, no se necesitan más fórmulas.

Fotos

Vídeos