AUTOMOVILISMO

Emoción hasta el final y victoria francesa en el XXII Rallye Primeras Nieves de Sierra Nevada

Los ganadores del rallye y campeones nacionales Serge Cazaux y Maxime Vilmot. /R. CALLEJÓN
Los ganadores del rallye y campeones nacionales Serge Cazaux y Maxime Vilmot. / R. CALLEJÓN

El favorito para ganar el campeonato, el español Antonio Sainz, sufrió una avería en uno de los últimos tramos que le arrebató la gloria

JOSÉ IGNACIO CEJUDO GRANADA

Descorchando champagne y con una radiante sonrisa francesa. De esta forma se clausuró el XXII Rallye Nevada Shopping Primeras Nieves de Sierra Nevada organizado por la Escudería Granada 49.9, que tuvo emoción hasta el último momento con noventa vehículos rugiendo con el cuchillo entre los dientes por los tramos sinuosos de la provincia en busca de los segundos y los peldaños que les dieran una victoria en sus categorías. Fue una jornada emocionantísima y tensa con desenlace inesperado, ya que Antonio Sainz, hermano del bicampeón mundial Carlos, partía con todas las opciones en su bolsillo para hacerse con el campeonato nacional que por primera vez formaba parte del Rallye Primeras Nieves. Una avería le provocó un chasco enorme.

Tras los tramos nocturnos del viernes por Monachil y el Balcón de Canales, la jornada comenzó bien temprano con los coches rodando antes de las ocho de la mañana. Desde el párking exterior del centro comercial Nevada Shopping, que acogió la prueba en su inmensa superficie, los vehículos partieron uno a uno hasta los tramos de Quéntar a La Peza. Los franceses Serge Cazaux y Maxime Vilmot lideraron con una ventaja considerable desde el principio en su Ford Sierra Cosworth 4x4, con Manuel Muniente y su copiloto Borja Rozada jugándose la segunda plaza con Antonio Sainz y Javier Martínez-Cattaneo en un duelo bonito. El almeriense José Antonio Aznar, ya proclamado campeón andaluz, lograba la primera plaza en el séptimo tramo de Tocón tras remar a contracorriente desde el inicio pero la volvía a perder en el de Montefrío, donde Antonio Sainz maldijo su suerte.

El Rallye Primeras Nieves estuvo cargado de emoción y tensión, más de la cuenta, algo que generó varias incidencias y algún accidente aun sin consecuencias serias para los pilotos. También hubo problemas para controlar la seguridad de la masiva afluencia de seguidores en los tramos al franquear estos las medidas establecidas. Ambas circunstancias obligaron a neutralizar los tramos de Pinos Genil el viernes así como la segunda pasada por La Peza y el paso por Íllora ayer.

Ambiente

Además de esta enorme expectación en las distintas carreteras de la provincia, muchos aficionados al mundo del motor se agolparon en el centro comercial Nevada para esperar a los pilotos, que llegaron con algo de retraso en relación a la hora prevista por la neutralización de los tramos decidida por los técnicos de la Federación Española de Automovilismo. Mientras patrocinadores y aficionados aguardaban los rugidos de motor, el grupo Funkorama animaba la velada en la zona vip. Los niños se divertían en los hinchables.

Los franceses Cazaux y Vilmot encabezaron las llegadas para descorchar el champagne y celebrar con sus familiares, que se atrevieron a corear un 'campeones, campeones' en español. Les siguieron en el podio Muniente y Rozada, del equipo de la Universidad de Ávila, y Miguel Otegui y Giovanni Breda. Una gran fiesta saldada con nota.

 

Fotos

Vídeos