Atletismo

Duelo entre tres mitos por la corona del maratón

Kenenisa Bekele, uno de los favoritos en el maratón de Londres. /Afp
Kenenisa Bekele, uno de los favoritos en el maratón de Londres. / Afp

Kipchoge, Bekele y Mo Farah se miden en Londres, el tercer 'Major' del año, con el objetivo de batir el récord mundial que Dennis Kimetto fijó en 2:02:57 en 2014

MIGUEL OLMEDA

Del deseo innato del ser humano por abrir sus horizontes y superar sus propios límites surge el leitmotiv del atletismo. Un ansia por alcanzar lo anteriormente inalcanzable que se multiplica todavía más si cabe en una disciplina como el maratón: 42.195 metros a golpe de zancada que parecen no tener fin y que, según cuenta la leyenda, el soldado Filípides recorrió hasta llegar a Atenas para anunciar la victoria de su pueblo en la victoria contra los persas. Sólo alcanzó a decir «hemos vencido» antes de fallecer.

Se han cumplido ya más de 2.500 años de aquella hazaña y el reto de la humanidad va mucho más allá de poder completar esa distancia de más de 42 kilómetros. Ahora se habla de correrlos en menos de dos horas o, por lo menos, acercarse lo máximo posible a la barrera de los 120 minutos, y eso es lo que se proponen en el Maratón de Londres. El tercer 'Major' del año tras Tokio y Boston tendrá lugar este domingo (11 de la mañana hora española), pero ya desde el pasado mes de enero anunció sus intenciones de reventar el actual récord del mundo con una nómina de atletas sin espacio en sus vitrinas.

Más información

Las ambiciosas pretensiones de Londres no son un farol, y es que de ese espectacular elenco con doce medallas olímpicas, 18 en mundiales al aire libre y una decena de 'Majors' sobresalen tres atletas que justifican la categoría de leyendas: Eliud Kipchoge, Mo Farah y Kenenisa Bekele. Y tras ellos, una horda de excelentes maratonianos hambrientos por aprovechar la más mínima oportunidad como Guye Adola, Daniel Wanjiru, Stanley Biwott o Abel Kirui. Que comience la función.

Con 2:02:00 en las piernas

El keniano de la eterna sonrisa vuelve a su ciudad fetiche como campeón olímpico, con la vitola de gran favorito y el récord del mundo de Dennis Kimetto, 2:02:57, grabado a fuego en su mente. «Sé que lo tengo en mis piernas», confiesa Kipchoge en una entrevista a este diario. El icono de Nike ya ganó en la capital británica en 2015 y 2016, cuando estableció su tope personal a tan sólo ocho segundos de la plusmarca absoluta, aunque 'su maratón' se celebró en Monza el año pasado y sin el beneplácito de la IAAF: entonces corrió apenas 25 segundos por encima de las dos horas, más rápido que cualquier hombre en la Tierra.

Tras el récord británico

Tras retirarse de las pistas el pasado verano como indiscutible rey del fondo, Farah tenía claro que para codearse con los grandes de la historia necesitaba un récord mundial. Un récord mundial en maratón, para ser precisos, que sería la guinda de un pastel repleto de flor y nata: quince medallas de oro olímpicas y en mundiales y campeonatos de Europa al aire libre, para empezar. «Si los líderes de la carrera van a ritmo de récord, ¿por qué no seguirles», desafía el británico en la previa de la gran cita. Aunque en 'redebut' en los 42.195 metros (ya corrió un maratón en 2014, también en Londres), Farah se conformaría con batir la histórica plusmarca británica de Steve Jones, 2:07:13 hace 33 años. Asequible para el 'Mobot'.

La penúltima bala en la recámara

Si hay alguien que puede discutir ya a los Paavo Nurmi, Emil Zatopek, Haile Gebrselassie y compañía el título honorífico de amo y señor de las grandes distancias, ese es Kenenisa Bekele. El etíope ha ganado a lo largo de su dilatada carrera medallas de todos los colores y en cualquier superficie, y posee los récords mundiales de 5.000 y 10.000 metros. Sólo le falta el de maratón para no tener rival, y aunque ostenta la segunda mejor marca de la historia (2:03:03) parece que en Londres está ante su último tren después de un año de polémicas e incógnitas respecto a su estado físico.

Radcliffe en el punto de mira

El maratón femenino tiene nombre propio desde hace quince años: Paula Radcliffe. En 2003 y precisamente en Londres, la fondista británica reventó su propia plusmarca de 2:17:18 con casi dos minutos de diferencia; dos horas, quince minutos y veinticinco segundos que ninguna mujer ha logrado superar. De hecho, ni siquiera alguien ha logrado acercarse a menos de 90 segundos… Hasta ahora. Porque si algo motiva de verdad a Mary Keitani, es la posibilidad de robarle a Radcliffe su histórico (y polémico) récord en su propia casa. La veterana keniana ya le arrebató en Londres 2017 a la británica la segunda plusmarca de todos los tiempos, que además era la mejor en una carrera sin liebres masculinas. Doce meses después, Keitany contará con la ayuda de varios hombres para convertirse en leyenda.

 

Fotos

Vídeos