Atletismo

La Carrera Nocturna ilumina la sonrisa navideña de Granada

Así ha sido la Carrera Nocturna de Granada /RAMÓN L. PÉREZ
Así ha sido la Carrera Nocturna de Granada / RAMÓN L. PÉREZ

Más de dos mil personas toman las calles de la capital con buen humor y ganas de pasárselo bien en una cita señalada en estos días de Navidad

JOSÉ IGNACIO CEJUDOGRANADA

Singular y divertidísima, la Carrera Nocturna de Granada volvió a dibujar una sonrisa navideña e infantil a sus calles y a sus vecinos con una participación siempre destacadísima con más de dos mil personas y muchas familias. Marcada por los amantes del buen rollo y el cachondeo en el calendario, cada año significa una excusa fantástica para salir y hacer el payaso, que es como mejor se pasa la vida. Una carrera en la que quien gana es lo de menos, también la marca; disfraces, batucadas, risas y cánticos en una cita que trasciende hacia un paseo de pura felicidad.

Las imágenes, como cada año, son para el recuerdo. Desde los menos originales que impostan la barba y el traje de Papá Noel hasta los que, tirando de una inmejorable 'malafollá granaína' clásica, se embutieron en el trenecito turístico que más de un susto ha provocado este año. Se sucedían, así, los toreros tras las vaquillas, los romanos, los equipos de rugby y los personajes animados más actuales junto a los de siempre, al grito de «¡Hasta el infinito y más allá!».

Como no podía ser de otra forma, la ciudadanía que se fue encontrando con la carrera pasadas las nueve de la noche por la capital se detuvo un segundo para contemplar a los corredores con una sonrisa en la cara. La ciudad se paralizó pero con gusto, ya que no se necesita ningún pretexto para la diversión.

Las carreras comenzaron para los más pequeños a las seis y media de la tarde y conforme terminaban se fueron sucediendo las categorías hasta llegar a las nueve de la noche, cuando tomó salida la carrera larga de cuatro kilómetros y medio por el centro desde el Paseo del Salón hasta el Triunfo por Puentezuelas y San Juan de Dios hasta el Triunfo y luego por Gran Vía, Reyes Católicos y Ganivet, al ritmo de la música de sus pubs, hasta el mismo punto de salida. Todo risas. Desde el pequeño policía que parecía perseguir desesperado a un ladrón hasta los 'escuadrones', siendo el más numeroso el de la Jirafa Juancha. El trabajo en equipo siempre luce.

Premiados

Nadie se quiso marchar del fin de fiesta en el Paseo del Salón, más por la fiesta común que por la entrega de premios en sí. El mejor disfraz fue para un aficionado a la galaxia de Star Wars y el más original para Mary Poppins. Entre los más rápidos destacaron Alejandro Jiménez (Granada Run Project) y María Dolores Arias Santiago (Olimpo).