Bueno cae en el relevo largo y cede el protagonismo a los marchadores

Laura Bueno sale en la serie clasificatoria de los 4x400m relevos del Europeo. /EFE
Laura Bueno sale en la serie clasificatoria de los 4x400m relevos del Europeo. / EFE

La granadina cuadra una excelente primera posta pero sus compañeras no mantienen el nivel y acaban en una sexta posición insuficiente

JOSÉ IGNACIO CEJUDO GRANADA.

Las carreras de relevos son pura táctica. Cada equipo escoge a sus mejores corredores, por resultados durante la temporada y estado anímico, y los ordena de la forma en que cree que ofrecerán un mejor resultado. Es la teoría. La práctica está abierta a cualquier fallo, a cualquier circunstancia excepcional que pueda producirse y que van desde una caída a una obstrucción de un relevista que ya abandonaba la carrera. Laura Bueno hizo todo bien en su parte de responsabilidad en el relevo largo ayer en Berlín. No valió para nada.

La granadina, nueva reina de los 400 metros lisos en España tras hacerse con el campeonato en los dos últimos años de forma consecutiva, llegó a Berlín con la mejor marca personal del equipo al tratarse además de la única especialista española en la modalidad que pudo clasificarse de forma individual. El mejor cartucho del relevo suele dejarse para el último. Así ocurrirá con Bruno Hortelano, con casi total seguridad. No compartieron ese criterio desde la dirección técnica del relevo de Laura Bueno. Corrió la primera. Optaron por defender una presumible ventaja inicial para la segunda posta. Visto el resultado fue a todas luces una mala, pésima decisión.

Nada tuvo que ver Laura Bueno en lo que acabó siendo una decepción. Resultó curioso observar las diferencias evidentes entre la manera en que afrontó la prueba de relevos ayer con respecto a las carreras individuales anteriores. Cuando la responsabilidad recayó sólo sobre sus hombros, Bueno lució una sonrisa plena. Ayer se la pudo ver nerviosa, concentrada, tensa. Consciente de que sus 400 metros debían ser espectaculares para que tuvieran una utilidad real. Lo fueron. La granadina partió desde la calle 7 con fuerza, devoró a su rival irlandesa de la calle 8 al final de la primera recta y al salir de la última curva ya se había colocado en primera posición, un puesto que no se limitó a defender sino todo lo contrario. Aprovechó cada metro que pudo recorrer con el relevo en la mano para aumentar la distancia, que llegó a ser considerable. Cuando este pasó a manos de Hermi Parra, sin embargo, el equipo español decayó en pocos metros hasta la cuarta plaza.

Alberto Amezcua y María Pérez afrontan «muy tranquilos y motivados» su prueba

Ni Carmen Sánchez ni Aauri Lorena Bokesa pudieron remontar la sexta posición con la que recogieron su relevo. No había una Laura Bueno en la reserva para recuperar metros. La marca final fue de 3:33.18, a 32 centésimas de las suizas, clasificadas, y a casi seis segundos de las italianas vencedoras.

El relevo deja en Laura Bueno un regusto amargo finalizado su Europeo, ya que ella misma admitió en los días previos que por equipos sí existían posibilidades reales de pasar a la final, con la cuarta marca de la serie, a diferencia de la prueba individual. Se respetó el orden que ganó un bronce en los Juegos del Mediterráneo con récord, pero el rendimiento fue claramente desigual, un segundo y 64 centésimas inferior. Pese a ello, Bueno suma una prueba internacional más con la tremenda satisfacción de una nueva marca personal más esta temporada, esta vez fijada en 52.14. El nuevo objetivo de rebajar los 52 segundos podría caer en el Iberoamericano de Perú a finales de agosto, donde también podría caer una medalla. Sería el broche de oro.

Optimismo en los 20 kms.

Esta mañana será el turno para los marchadores granadinos Alberto Amezcua y María Pérez, que competirán en los 20 kilómetros marcha. Esta modalidad atlética, en su distancia de 50 kilómetros, ya otorgó la primera medalla española al cuello de Julia Takács, que entrena en Granada. Ahora los aspirantes son Alberto Amezcua y María Pérez, aleccionados por Jacinto Garzón. Ambos realizaron una activación pre-competitiva junto a su entrenador ayer en el hotel. Tendrán el alivio de un cambio en la temperatura, hasta diez grados inferior respecto a la que soportaron en los 50k.

«Están muy tranquilos y muy motivados, son dos carreras difíciles con los mejores no sólo de Europa sino del mundo pero están preparados para luchar con ellos», declaró ayer Jacinto Garzón a IDEAL. «Alberto fue noveno del mundo con hora y 19 minutos y tiene confianza, podrá luchar de tú a tú con los españoles, que serán los más fuertes. María, pese a sus 22 años, quiere dar un golpe sobre la mesa y acercarse lo máximo posible a los puestos delanteros», repasó Garzón. No podían esperar más para correr.

 

Fotos

Vídeos