UDC de Torredonjimeno

La UDC de Torredonjimeno se reencuentra con su mejor versión

Los de Chumilla han vuelto a ganar ante su afición./J. A. G.
Los de Chumilla han vuelto a ganar ante su afición. / J. A. G.

Los pupilos dirigidos por Manuel Chumilla hicieron un gran partido ante un Torremolinos que llegaba al Matías Prats como segundo clasificado

JOSÉ A. GUTIÉRREZJAÉN

A este Grupo IX no hay quien lo entienda. O quizás sí y son los estudiosos de este deporte los que se empeñan en complicarlo. El Torredonjimeno sufrió ayer, más por falta de pegada que de fútbol, en un encuentro que debió dejar sentenciando en el primer round. Superó en todas las facetas del juego a un Juventud de Torremolinos que llegaba al municipal Matías Prats como segundo clasificado y como uno de los pocos bloques invictos. Pero no tuvo el necesario instinto asesino en los últimos metros y su condena fue sufrir hasta el último suspiro. Por cierto, el repescado Guadix se queda como único invicto tras la disputa de las seis primeras jornadas. Ver para creer.

El Torredonjimeno se reconcilió ayer con el buen fútbol que destiló en el pasado curso liguero. Recuperó su mejor versión y ahora le toca ir afinando la puntería.

El Juventud de Torremolinos se vio desbordado por una tormenta rojiblanca. Al descanso los locales pudieron haber firmado cuatro dianas, pero unas veces el cancerbero Juan, en otras la mala fortuna y también el palo lo evitaron.

Los locales salieron, de inicio, volcados sobre la portería visitante. Concentración máxima buscando revertir los últimos malos resultados cosechados. Joselillo fue el primero en inaugurar la lista de ocasiones marradas.

Querían ser protagonistas y se adueñaron del balón. En esa tarea destaca un pelotero con clase por encima de todos: Lara, que destapa la admiración de ojeadores de superior categoría, dio ayer una nueva lección magistral. Fútbol sencillo en la parcela ancha del terreno de juego y capacidad de desborde para crear peligro cerca del área. Si sigue creciendo volará pronto de Torredonjimeno.

Seguían percutiendo los locales la portería visitante. Miguel, desde el borde del área, firmaba un ensayo, demasiado alto.

El Torremolinos había salido con un planteamiento ofensivo, al menos esa era la ida porque a la hora de desarrollarla el plan hacia agua por todos lados. Miguel, con un disparo lejano, protagonizó el poco peligro que estaba creando el bloque visitante hasta el momento. Adri, a renglón seguido, devolvía el golpe pero su disparo desde la frontal se estrellaba en el palo.

El partido aumentaba su ritmo. Un eslalon de Lara, sorteando rivales como conos de tráfico, estuvo a punto de convertirse en gol por medio del rechazo de un defensa. El Torremolinos muy blando en defensa. Y Javi Quesada también rompía, por el centro, el entramado defensivo malagueño pero el mano a mano lo ganó Juan.

Luis ocupaba ayer la portería del Torredonjimeno y demostró sus reflejos felinos al desviar un cabezazo tras el saque de una falta.

Mala fortuna

La más clara fue para Joselillo. Se quedó solo ante Juan y cuando lo tenía todo a su favor una mala decisión, pasar el esférico, sumada a un mal bote, acabó arruinando la acción. Al descanso se llegó sin goles y con un tanto anulado al Torremolinos al considerar el colegiado que el cancerbero local tenía el esférico en su poder.

Tras la reanudación el guión no cambió. El Torredonjimeno seguía buscando asestar un golpe a su rival y lo consiguió en el minuto 55. En una acción en la que Carrillo peleó en boca de gol un balón que al final acabó introduciendo en su portería el defensa Rubén.

Muy poco duró la alegría en el municipal tosiriano. El Torremolinos dio un paso al frente y en el minuto 61 Miguel firmó la igualada con un tanto de muy bella factura. Tocaba seguir remando.

El Torremolinos parecía tener el partido justo donde deseaba, pero en el 63, Miguel, el jugador que había marcado dos minutos antes y que había salido en el 55, fue expulsado con roja directa. El Torredonjimeno tenía media hora con superioridad numérica para decantar el duelo a su favor.

Pero no lo logró hasta la recta final. Tocaba sufrir hasta el último suspiro. Javi Quesada redondeó su buen partido con un certero disparo a unos cuatro metros de la frontal ante el que nada pudo hacer Juan.

Con este triunfo el Torredonjimeno sale de los puestos de descenso y se coloca con seis puntos en el puesto 16, justo el que marca la salvación, verdadero objetivo de la entidad. La próxima semana rinde visita al Antequera CF del jienense José Jesús Aybar, para volver a jugar ante su afición el próximo viernes 12 de octubre.

 

Fotos

Vídeos