Fútbol

Un penalti como juez del otro derbi

Los rojiblancos se llevaron el otro derbi. /ANTONIO ROSILLO
Los rojiblancos se llevaron el otro derbi. / ANTONIO ROSILLO

El UDC Torredonjimeno - CD Torreperogil se decidió gracias al tanto de Carrillo desde los once metros

JESÚS MUDARRAJAÉN

UDC Torredonjimeno y CD Torreperogil se citaron en el Matías Prats torisiano en un duelo de alta tensión por la igualdad entre ambos en la tabla clasificatoria como principal aliciente, y cierta rivalidad provincial no tan marcada como la que se respira en otros choques como el clásico provincial que ayer s vivió en Linarejos. Sin embargo no faltó tampoco el calor de la grada en este duelo comprovinciano que acabaron llevándose los rojiblancos.

El cuadro de Torres viajó a la ciudad de Tosiria para conseguir darse una última alegría en un 2018 histórico para Torreperogil. No cabe duda de que, pasase lo que pasase sobre el verde, los rojillos no iban a manchar de ninguna manera lo conseguido en los últimos 365 días. Pero ayer les tocó hincar la rodilla ante un equipo que ha demostrado tener alma de ave fénix. No se puede dar por muerto a un equipo de Chumilla bajo ninguna circunstancia y ayer los rojiblancos dieron una prueba más de que el arranque de liga fue fruto de un mal conjunto de casualidades que hicieron que el Torredonjimeno bagase por posiciones de la tabla que se correspondían con su potencial.

Máxima igualdad

Pese a que fueron los tosirianos los que acabaron llevándose los tres puntos, cabe destacar que la primera parte fue para sus rivales. La igualdad fue la tónica imperante durante los 90 minutos de juego pero en los primeros 45 las mejores ocasiones de gol fueron para el cuadro visitante.

Tal vez la mejor de la que gozaron los torreños la protagonizó Sergio García. Tuvieron que sacarla bajo los palos los zagueros rojiblancos cuando los más de 30 desplazados desde Torreperogil ya cantaban el gol. Heredia hizo de héroe para evitar el tanto.

Salieron de la caseta mejor asentados los torreños pero eso no quitó que el Torredonjimeno enseñase sus uñas. Rus dio la primera mala noticia del encuentro para Chumilla al tener que abandonar el tapete por lesión antes de llegar al minuto 10 de juego. Entró Luque.

Joselillo tuvo la primera ocasión para los locales con un disparo que no acertó por muy poco, y Carrillo también lo intentó aunque su envío fue directo a la manos de Pozo, que bloqueó sin problemas el esférico.

Cuando más apretaban los locales llegó también una lesión para el Torreperogil. El afectado fue Navas y el que le sustituyó uno de los hombres-gol de los rojillos: Ángel.

Virgilio también la tuvo antes de que se acabase el primer acto. No consiguió llegar al segundo palo el atacante del conjunto del Abdón Martínez Fariñas a un balón que le quedaba franco para ser empujado a portería. Así que la falta de gol provocó que se llegase al receso ecuatorial con el mismo marcador con el que se había empezado.

El cero a cero hizo pensar a más de un aficionado rojillo que se había dejado escapar una buena oportunidad para haber golpeado primero a un conjunto que iba a despertar. Si en la primera mitad habría ganado a los puntos el Torreperogil, en la segunda fue el Torredonjimeno el que sí consiguió llevarse el gato al agua.

Segunda parte

De hecho nada más arrancar la segunda parte comenzaron a complicarse las cosas en exceso para los de Torres. Virgilio también cayó lesionado y tuvo que volver a la caseta nada más salir de ella. Y a los siete minutos de reanudación llegó la jugada que terminó por decidir el choque.

Bauti es un futbolista temperamental que por ese mismo motivo aporta motivación e ímpetu a su equipo pero también es cierto que en ciertas circunstancias esto puede ser contraproducente. Fue lo que ocurrió cuando acabó derribando en su defensa a Joselillo dentro del área. Penalti clarísimo el que cometió el lateral. Demasiado regalo para un futbolista de la categoría de Carrillo. Transformó el nueve de los rojiblancos y con ello dejó el partido vista para sentencia.

Claro que antes de que esta se hiciese efectiva, los torreños tenían que decir su última palabra. Apretaron de lo lindo los rojillos con la intención de rascar al menos un punto del último partido del 2018. Acusaron el reánimo de estos los rojiblancos que, ya fuese por el cansancio acumulado, por las ganas de tomarse las uvas en tranquilidad o simplemente porque se vieron superados, dieron un paso atrás.

Fue un auténtico sufrimiento para los de Chumilla el tramo final del partido aunque a los torreños les sobró corazón pero les faltó acierto. Las acciones de ataque respondieron más a las prisas de quien sabe que el cronómetro corre en su contra que al buen hacer de un equipo que tiene más fútbol del que propuso en este tramo final. De hecho y, aunque estaba siendo mejor el Torreperogil, fue el Torredonjimeno el que tuvo una ocasión inmejorable para haber matado el partido.

Carrillo

No se le puede pedir más a Carrillo de lo que hizo ayer salvo lo que hubiese metido la última ocasión del encuentro. Fue muy claro el mano a mano del que dispuso ante Pozo pero acabó disparando al muñeco.

Se le acabó el tiempo y el año al CD Torreperogil y los tres puntos fueron para el Torredonjimeno en un derbi igualado y en el que los rojillos acabaron con diez por la expulsión de Ildefonso, que cogió el cuello a un rival.

Así pues el CD Torreperogil termina el año como decimosexto clasificado, entre los puestos de descenso por rebote, mientras que el Torredonjimeno sigue escalando y ya es decimotercero con 29 puntos en su haber.

Temas

Fútbol