Martos CD

El Martos CD se estrella ante nueve del Antequera

Pahama celebra el tanto del Martos. /IVÁN BALLESTEROS
Pahama celebra el tanto del Martos. / IVÁN BALLESTEROS

Los de Perales no fueron capaces de ganar un partido en el que tuvieron dos jugadores más sobre el césped durante 45 minutos

JESÚS MUDARRAJAÉN

El Martos CD parece enfadado con la victoria y ayer de nuevo le volvió a ser esquiva cuando las cosas se habían puesto más que favorables. No es fácil encarrilar un encuentro ante un rival como el Antequera de José Jesús Aybar pero, una vez hecha la parte más difícil, si se desperdicia la oportunidad de sentenciar lo más normal es que el rival tenga la suya, y en este caso la aprovechó.

De nada le sirvió al cuadro de la Ciudad de la Peña el estar con dos futbolistas más durante toda la segunda parte, al final los antequeranos acabaron llevándose de Martos un punto que, dadas las circunstancias, vale oro.

La primera mitad pasó sin que vaya a quedar de ella recuerdo alguno. Mucho centrocampismo e igualdad en una intensidad que hizo que los primeros 44 minutos pasasen con más pena que gloria aderezados con tímidas ocasiones, casi todas a favor del bando local. El minuto que quedaba de primer acto marcaría por completo el partido.

Se marchaba solo Paolo y Alejandro Portillo lo agarró pensando que más valía llevarse la roja que no recibir un gol. Le acabó saliendo bien la jugada visto el partido tras su final pero en ese instante lo que provocó fue ser expulsado y una trifulca que le saldría muy cara a su equipo. Rafael Vega se calentó en exceso y fue también expulsado por lo que lo de Aybar se fueron a vestuarios sabiendo que les quedaban más de 45 minutos por delante y que tendrán dos futbolistas menos que su rival.

Oportunidad

Nunca sabremos si lo que le sucedió al Martos CD fue exceso de confianza o falta de acierto pero de lo que no cabe duda es que los de Perales dejaron pasar una oportunidad única de haber hecho la primera victoria de la temporada. Y eso que llegó a ponerse por delante. Después de muchos minutos insulsos en los que el Antequera se replegó ante su portería y aguantó las embestidas con una dignidad que hay que elogiar, Pahama hizo un gol que parecía certificar que con nueve futbolistas es muy difícil llevarse algo positivo de un encuentro.

Claro que José Jesús Aybar y sus muchachos demostraron que esto del fútbol es más que una ciencia y que el corazón puede muchas veces más que las pesadas piernas. Perdonó en varias ocasiones el Martos CD pero el Antequera aprovechó la única que tuvo para conseguir un punto dorado. Fue en el 84 cuando el trencilla señaló pena máxima para estupefacción del respetable y un minuto más tardó Iván Aguilar en terminar de confirmar la hecatombe. Debe ponerse las pilas el conjunto tucitano y no dejar escapar más puntos así en su campo.

 

Fotos

Vídeos