LA CRÓNICA

Juanca, el genio estaba en casa

El duelo provincial estuvo muy igualado durante los 90 minutos./JUANDE ORTIZ
El duelo provincial estuvo muy igualado durante los 90 minutos. / JUANDE ORTIZ

El Real Jaén derrotó al Linares Deportivo con un gol de bella factura del jugador jienense. El clásico de rivalidad provincial fue muy igualado, y solo Juanca pudo desnivelarlo con un tanto de bella factura desde la frontal del área

JOSÉ ANTONIO GUTIÉRREZJAÉN

Hay jugadores que valen el precio de una entrada. Peloteros con clase que destilan fútbol de muchos quilates por sus botas y que son capaces de firmar la jugada que salva el juego. Cuando el Real Jaén no encontraba el fútbol, Juanca dio con el gol para confirmar su condición de genio.

0

0

Su gol dio los tres puntos al Real Jaén ante un Linares que demostró buenas maneras y que siempre creció a la altura de las dificultades que encontró, bien resguardado por un coloso bajo palos como Lopito. Solo Juanca pudo derribarlo.

En el minuto 89 el estadio sufrió un apagón que obligó a detener el partido durante unos 15 minutos
Juan Arsenal se quejó de esta situación y especuló sobre los motivos del fallo eléctrico.
Real Jaén CF
Ángel de la Calzada, Choco, Higinio Vilches, Fragoso, Javi Pérez, Heras, Juan Carlos (Jorge Vela, min. 66), Juanma Espinosa (Fran Hernández, min. 66), Antonio López (Migue Montes, min. 84), Juanca y Raúl García.
Linares Deportivo
Lopito, Miguelito, Dani Espejo, Rosales (Juanfran, min.78), Josema, Fran Lara, Rodri, Pablo Ortiz, Iván Sales (Chinchilla, min.60), Jorge Barba y Pedro Beda (Chendo, min.71).
Goles
1-0, min. 75: Juanca.
Árbitro
Juan Carlos Valero Barales (Colegio granadino). Amonestó a los locales Javi Pérez y Fran Hernández y a los visitantes Barba, Dani y Fran Lara.
Incidencias
Algo más de 3.300 espectadores en las gradas del Nuevo La Victoria. Cerca de 400 azulillos.
Cerca de 400 azulillos se dieron cita en el coliseo blanco para vivir un partido intenso e igualado
El Real Jaén volvió a subrayar que no permitirá esta temporada «ningún tipo de ofensa a los rivales. No nos representan los cánticos u otro tipo de ofensas que se puedan escuchar hoy en el campo».

El Linares había encontrado petróleo en el pasado Trofeo del Olivo en la forma de sacar el esférico desde atrás por los locales. Miguelito estuvo a punto de repetir la fórmula del éxito, pero su disparo se perdió a saque de esquina.

Minuto 7 y el estadio fundido en un emotivo aplauso en recuerdo del eterno capitán, Fran Carles. Gestos que llenan un campo y que valen por una entrada.

Es difícil ofrecer tu mejor versión en la primera jornada del curso liguero. Pero para el aficionado un Real Jaén Linares no entiende de fechas en el calendario.

El partido, dentro del habitual corsé táctico del inicio, se desarrollaba con alternativas en ambas áreas. Sin dominador.

Crespo había dejado fuera de la convocatoria a dos pesos pesados la temporada pasada como Víctor Armero y Cervera, señal inequívoca de lo caro que va a estar entrar en la lista de 16 esta campaña en la casa blanca.

La mejor jugada llegó en el minuto 25. Juanma Espinosa se sacó de su chistera mágica una asistencia para Antonio López que se llevó el esférico con un sutil toque con la testa y encaró a Lopito, el cancerbero del Linares dibujó una estirada para la galería fotográfica con la que desvió el lanzamiento a saque de esquina.

26 de agosto, no estaba siendo un buen día para el talento. Ambas escuadras solo lograban crear incertidumbre al rival en las acciones a balón parado. El duelo, rendido durante muchas fases a un caos tan emocionante como angustioso, necesitaba de un ejercicio de supervivencia para no acabar sin goles antes del descanso.

No sucedió nada más antes de que el descanso diera tiempo para la reflexión. Los primeros 45 minutos resultaron faltos de imaginación, de gracia técnica y, hasta por algunas fases, de intensidad. No estuvieron a la altura de las expectativas.

Más que buscar el peligro, los dos huyeron de él, como esos chicos de buena familia que tienen prohibido ir a ciertos barrios problemáticos.

Pero tampoco hay que perder la perspectiva del momento en el que el calendario quiso que se disputara este clásico. La ausencia de fútbol estaba más relacionada con la falta de rodaje. En ambos bloques se intuía una convicción al servicio de una idea. Faltaba encontrar el equilibrio en el juego y que brotaran picos de buen fútbol. Paciencia, el talento debe aparecer en dos conjuntos que estaban demostrando capacidad para asociarse. Tocaba abonar con algo más de atrevimiento en el segundo round.

Cambio de intenciones

El Real Jaén dio la sensación, en la primera acción, de haber salido a atropellar a su rival. Y casi lo logra en un saque de esquina que cabeceó al travesaño Antonio López. Y en la siguiente acción, Pedro Beda se topó con De la Calzada en una contra eléctrica de los azulillos.

El partido tenía otro ritmo y Lopito volvió a salvar a su equipo en una acción trenzada desde la izquierda, por el ataque local, que culminó Antonio López sin fortuna. Otra intervención providencial del meta visitante.

Con Germán Crespo el estilo no se negocia. La filosofía para esta año pasa por ser protagonista, no despreciar la tenencia de la pelota, provocar y no esperar el error del rival. Y desde la directiva mandan mensajes con un denominador común: no se sentirán empujados por posibles malos resultados. Los de la capital jienense no habían cambiado su estilo pero sí su intención en este segundo round.

El partido estaba más abierto y la pelota aumentaba su protagonismo.

Ambos entrenadores empezaron a mover sus piezas al cuarto de hora de la reanudación, justo cuando el Linares volvía a dar un paso al frente. Josema, tras un saque de esquina, cabeceaba la pelota al travesaño.

Los pupilos de Juan Arsenal habían tomado el timón del partido y Crespo sacó del campo a Juanma Espinosa y a Juan Carlos por Fran Hernández y Jorge Vela.

A falta de 15 minutos para llegar al final regresó la alergia al riesgo. No se quería apostar el esférico driblando a un rival porque la pérdida se paga cara. Y así el fútbol corre el peligro de hacerse muy rutinario. O pelota segura o pelota larga. Y el encuentro estaba pagando el precio de no ser sorprendido, que es no sorprender.

Con un partido amenazado por el tedio un genio, con DNI jienense, levantó a los aficionados de sus asientos. Se zafó de todos los rivales que encontraba a su paso y desde la frontal del área firmó un zapatazo que limpió de telarañas la escuadra de Lopito, la única forma de batirlo.

El Linares acusó el golpe, hasta que en el 82 Chinchi mandó por encima del larguero una acción individual.

Fran Hernández también destiló algo del fútbol que lleva en sus botas en una acción individual escorado por la izquierda que repelió el palo. Y en la siguiente acción De la Calzada evitó la igualada primero ante Chendo, y en la continuación su defensa se cruzó cuando Juanfran llegaba para empujarla. Corría el minuto 87.

Y poco después, minuto 89, fundió todo a negro. Se apagaron los focos y el duelo estuvo parado unos 15 minutos.

Tocaba refugiarse en el sótano para pelear por una supervivencia que requiere oficio, solidaridad y esfuerzo. Lopito subió a rematar un saque de esquina sin fortuna y el partido acabó con los blancos mordiendo el área rival.

Ganó el Real Jaén el primer asalto, pero esto es muy largo y por lo que se intuyó ayer ambos equipos presentan sus credenciales al ascenso y a pelear por el liderato.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos