Fútbol

Juan Araujo, un jienense máximo goleador andaluz de Primera

Juan Araujo Pino nació en La Carolina un 24 de noviembre de 1920. /SEVILLA FC
Juan Araujo Pino nació en La Carolina un 24 de noviembre de 1920. / SEVILLA FC

Nació en La Carolina y sus goles fueron clave en la consecución del único título liguero del Sevilla, al marcar al Barcelona en la última jornada

JOSÉ A. GUTIÉRREZJAÉN

La provincia jienense puede sentirse orgullosa de contar con el máximo goleador andaluz de Primera División. Juan Araujo Pino nació en La Carolina el 24 de noviembre de 1920. Firmó 139 tantos en 210 partidos. Por detrás encontramos a peloteros con clase ilustres como el malagueño Fernando Hierro (105) o el sevillano Diego Tristán (95). También están los gaditanos Kiko Narváez y Joaquín Sánchez (60).

Conocido como 'Pato' Araujo, porque corría sobre los talones hacia el área contraria, destacó por su juego de cabeza, su valentía ante los defensas contrarios, su efectividad de cara al gol y su potencia física. Es el jienense con más goles en la historia de la máxima categoría de nuestro fútbol y ocupa el puesto 25 en la lista de artilleros históricos, clasificación liderada por Messi (383), Ronaldo (311) y Telmo Zarra (251). Araujo supera en esta lista a nombres ilustres como Bakero, Kubala, Forlán, Benzema, Butragueño o Griezmann.

Falleció en Sevilla a los 81 años, tras una larga enfermedad y formó parte del Sevilla más laureado de toda su historia, ya que jugó en el club entre 1945 y 1956 y en su primera campaña sevillista consiguió el título de Liga, el único que tiene hasta la fecha. En la consecución del título liguero, Araujo logró el tanto del empate que le dio al club la posibilidad de cantar el alirón en el estadio de Las Corts frente al FC Barcelona. El partido se disputó un 31 de marzo de 1946, los nervionenses llegaron a la última jornada con un punto de ventaja sobre el Barcelona y tenían necesariamente que empatar. En el minuto 7 del encuentro Araujo conectaba un cabezazo al fondo de las mallas, logrando batir al meta Velasco. Y aunque los culés consiguieron empatar, el Sevilla se proclamaba campeón de Liga. En su palmarés destacan también la Copa del Rey de 1948 y los subcampeonatos de Liga y Copa de las campañas 1950-51 y 1955-56.

Araujo es el goleador 25 de la historia de Primera, por delante de Bakero, Kubala, Forlán o Griezmann

Sus primeras patadas a un balón empezó a darlas en el equipo local y cuando hizo la mili en Sevilla los sábados cogía un tren que le llevaba a Vilches y de allí en el camión del pescado a su pueblo, donde tras jugar con su equipo regresaba al cuartel sevillano. Era el año de 1940.

Al conjunto de Aviación, cuerpo en el que prestaba servicio, se le lesionó el delantero centro y por mediación del teniente Canto, Araujo se integró en el equipo. Marcaba en todos los partidos. Un día el equipo se desplazó a Coria para jugar un amistoso y Araujo tuvo una brillante actuación. Le propusieron fichar, aceptó y allí estuvo hasta el final de la temporada 1941-42.

El vicepresidente del Sevilla le pidió que firmase por el club. Era su sueño desde niño y a cambio le dieron 1.000 pesetas y ropa para vestir. El Sevilla lo cedió al Triana para que se fuese formando. También jugó siete partidos con el Sevilla aficionados, marcando quince goles.

Pichichi de Segunda

Al comienzo de la temporada 1943-44 Araujo jugó medio tiempo en el partido homenaje a Torrontegui. No hizo un buen encuentro y fue cedido al Xerez para continuar su formación. Allí firmó dos trofeos pichichi en Segunda División.

En 1945 regresó a las filas del Sevilla, esta vez para jugar en el primer equipo. Debutó con el equipo en Alicante ante el Hércules el 23 de septiembre de 1945.

En su primera campaña con los blanquirrojos se hizo un hueco en el once de Moncho Encinas y sus actuaciones fueron claves para lograr el campeonato de liga, logrando 11 dianas incluidos sendos dobletes al Atlético Aviación y Athletic Club. El Sevilla tuvo una dura pugna con el F. C. Barcelona y el Athletic Club durante todo el torneo y no fue hasta la última jornada cuando se decidió el campeón. Incluso a las pocas semanas lograron apear a los blaugranas de la Copa por un global de 8-1, con dos tantos de Araujo.

En las siguientes temporadas el Sevilla no luchó por el título de liga, pero la Copa del Generalísimo dio otra alegría a los aficionados sevillistas. Araujo se perdió la final al haber sido sancionado.

En la temporada 1950-51 el Sevilla llega al final del campeonato con posibilidad de repetir título de Liga. Araujo realizó un gran papel con 19 goles en su haber, firmando soberbios duelos como el disputado ante el Alcoyano, al que anotó cuatro goles, o frente al Real Madrid, donde firmó dos.

Tenía que vencer en su campo al Atlético de Madrid por dos tantos. Empezó marcando el Sevilla pero el Atlético empató por mediación de Ben Barek. Precisamente le fue anulado un gol al Sevilla, obra de Araujo, al entender el colegiado que el esférico había salido antes del centro de Ayala.

Araujo nunca llegó a ser internacional a pesar de pedirlo prensa y afición. Le cerraron las puertas del combinado nacional jugadores como Zarra, Mundo o César.

En las últimas campañas de Araujo en el Sevilla se combinaron grandes cifras de tantos como en 1952 y 1955, donde consiguió 20 y 16 goles, con otras más discretas como las 5 dianas en 1954. El Sevilla ya no peleaba las ligas y muchas de sus esperanzas las depositaba en la Copa.

La temporada 1955-56 no comienza bien para Araujo que pide la carta de libertad. Se la conceden. Se marchó con un bagaje entre todas las competiciones de 242 partidos y 160 goles.

En diciembre ficha por el Córdoba que milita en Tercera División y consigue el ascenso. La temporada siguiente Araujo se proclama máximo goleador del grupo segundo de Segunda División donde militaba el equipo.

Terminada su andadura en Córdoba Juan Araujo no puede resistirse a la llamada del Xerez. Con 38 años firma por este equipo y cierra su carrera firmando 16 dianas, su último encuentro lo jugó contra el Betis, precisamente cuando el conjunto sevillano iba a lograr el ascenso a Primera. Colgó las botas y se dedicó a sus negocios.

Fotos

Vídeos