Fútbol sala

El Jaén Paraíso Interior FS, por primera vez en el 'play off' de liga y crecimiento social

El Jaén Paraíso Interior FS, por primera vez en el 'play off' de liga y crecimiento social
ALFREDO AGUILAR

Hubo que trasladarse y Granada se volvió amarilla, por los miles de desplazados y por el calor de la gente local y, aunque se cayó contra Movistar Inter, la grandeza de una temporada idílica era imborrable

A. O.JAÉN

El club consiguió meterse por primera vez en su historia en unas semifinales del 'play off' por el título de liga tras imponerse ante un Osasuna Magna al que ya mira a los ojos y recibió una vez más el cariño de la gente y la respuesta de una ciudad que no era la suya. Hubo que trasladarse y Granada se volvió amarilla, por los miles de desplazados y por el calor de la gente local y, aunque se cayó contra Movistar Inter, la grandeza de una temporada idílica era imborrable.

La ilusión sigue intacta

Va a ser muy difícil de repetir un año que ha dejado varias imágenes para el recuerdo. De nuevo el equipo estará en Copa de España y en los cuartos de final de la Copa del Rey, se ha convertido IFEJA en un pabellón de más de 4.000 asientos y, a pesar de la renovación en la plantilla, el equipo vuelve a ser competitivo, por lo que motivos sobran para seguir con la ilusión intacta.

Nunca sabremos qué parte de todo el crecimiento que ha tenido el club en los últimos años, y en especial en el 2018, se debe a lo deportivo y qué parte a todo el trabajo que el Jaén Paraíso Interior FS hace fuera de la pista. En el año más frenético de su historia deportiva, la entidad presidida por Germán Aguayo no ha descuidado su obra social, gracias a la cual hemos volvemos a ver a jugadores de élite sacando tiempo para pasar la mañana en centros escolares, visitar a los menores hospitalizados, participar en recogidas de alimentos y juguetes, hacer gimnasia en residencias de ancianos y en definitiva tender una mano a todo aquel que realmente lo necesita.

Este año el club no solo ha logrado casi todos los objetivos fijados en lo deportivo sino que además lo ha hecho siendo fiel a sí mismo, trabajando con humildad y la máxima exigencia sin pararse a pensar en las limitaciones del presupuesto y tirando de creatividad para difundir al máximo su marca. ¡Si hasta en el mundo de los videojuegos han conseguido los amarillos hacerse con un hueco importante!

Luego es imposible que alguien se extrañe de que la Salobreja se llene todas las semanas hasta la bandera. Y lo mejor de todo es que este 2018 ha acabado como empezó: con la ilusión de saber que este equipo tiene en su mano la oportunidad de seguir dando alegrías.