Fútbol sala

El Jaén FS mereció mucho más en Murcia

El conjunto jienense presionó en zona alta con efectividad, logrando ahogar al Pozo en las salidas de balón./PASCU MENDEZ
El conjunto jienense presionó en zona alta con efectividad, logrando ahogar al Pozo en las salidas de balón. / PASCU MENDEZ

El cordobés Andresito evita la primera victoria de los jienenses en el feudo del líder de la LNFS

JOSÉ A. GUTIÉRREZJAÉN

«No mandé mis naves a luchar contra los elementos», debió pensar el técnico jienense tras el pitido final. El Jaén Paraíso Interior FS logró mantener la concentración y sobreponerse a las expulsiones en un partido en el que dos genialidades de Andresito impidieron que se llevara los tres puntos. Y todo esto en un escenario nada propicio, donde no ha ganado, feudo de un líder que puede dejar de serlo si el Barcelona gana hoy en la cancha del Santa Coloma.

El Pozo Murcia se vio superado en todo momento por un bloque jienense muy serio y solidario a la hora de anular las virtudes del rival. Los lagartos marcaron el ritmo de un partido que fue una batalla psicológica. Mucho más intenso que efectivo en cuanto a juego. El Jaén FS mereció firmar su primer triunfo en la cancha de un Pozo que fue siempre a remolque.

Presión jienense
Los amarillos se mostraron solidarios en una presión muy alta que ahogó la salida de balón de los locales.
Jugada al palo
En el último minuto el disparo de Campoy desde su cancha se topó con el palo y en la siguiente acción Andresito firmó el dos a dos.

Ramón, con una contra eléctrica en la que le faltó precisión a la hora del remate, fue el primer lagarto en mostrar las garras. Fede blocó el lanzamiento de Alan Brandi poco después. El partido tenía un ritmo muy alto en su inicio. Y los de Dani Rodríguez firmaban una clara declaración de intenciones.

La presión, muy alta y al hombre, de Jaén Paraíso Interior, estaba logrando incomodar a los charcuteros. Giustozzi pidió un tiempo muerto, con solo siete minutos disputados, para reordenar las ideas de los suyos y pedirles algo más de profundidad en ataque.

Los lagartos habían salido con las garras afiladas. Llevaban las riendas del encuentro y Espíndola no veía peligrar su área.

Superado el ecuador del primer round el juego se volvió mucho más equilibrado. Los locales dieron un paso al frente y pisaban, con mayor asiduidad, la pista jienense.

El capitán del Jaén FS, Mauricio, que ya tenía una cartulina amarilla fue expulsado cuando estaba en el banquillo. Curiosamente también lo fue en la ida. Y a renglón seguido vio la roja Iker López por protestar al colegiado desde la banda.

Dani Rodríguez quiso cortar esta dinámica negativa con un tiempo muerto. El Jaén FS estaba perdiendo la concentración que había exhibido hasta ese momento. «Solo hablamos del partido. Hemos firmado 13 minutos perfectos, con intensidad muy alta», señaló y pidió que sus jugadores se olvidaran de los colegiados y no se volvieran locos. El juego se reanudó con otra cartulina para Piqueras.

Con poco más de cuatro minutos para llegar al descanso los locales entraron en el bonus fatídico de las cinco faltas.

El partido había seguido manteniendo su intensidad pero fue perdiendo su juego conforme se acercaba el descanso. Demasiadas imprecisiones y miedo a cometer un error.

A falta de 30 segundos para marcharse al túnel de vestuarios Espíndola firmó la parada del duelo ante un disparo lejano del capitán local Miguelín.

En la primera vuelta, en el pabellón de IFEJA, se vivió un duelo cargado de tensión. De esos que caracterizan a este deporte. Empate a cuatro con Carlitos, el máximo artillero de la LNFS, salvando un punto en el último suspiro. Se vivieron polémicas como la del técnico Diego Giustozzi retando a un combate de boxeo a Dani Rodríguez.

Curiosamente ambas escuadras habían perdido sus últimos partidos ante el mismo rival, el Barcelona en la reciente Copa de España disputada en Valencia.

La peña Olivo Mecánico fletó un autobús que se sumó a los aficionados que se desplazaron en sus coches particulares. Había una nutrida presencia de aficionados jienenses y eran visibles algunas pancartas como las de Siles.

La consigna en el arranque del segundo periodo pasaba por volver a ahogar al Pozo con una defensa individual. El partido empezaba a sacudirse los rígidos corsés tácticos.

Los puntos en juego eran muy valiosos en ambos bandos. El Pozo, líder con dos puntos de ventaja sobre el Barcelona, y el Jaén FS, con cuatro victorias consecutivas, a punto de sellar su presencia en el play off por el título.

El duelo tenía también otros alicientes. Por un lado la presencia de Alan Brandi, campeón del Mundo en 2016, que se medía al entrenador con el que alcanzó ese título. Y por otro la presencia de jugadores con pasado charcutero como Piqueras, Mauricio o Míchel.

Llegan los goles

En el minuto 26 golpeó el Jaén FS. Salida de balón de escuela con mucha clase de Piqueras, Carlitos asiste con su pierna derecha y Bingyoba la aloja en la jaula. Su quinto tanto de la temporada para el jugador madrileño. Tremenda la visión de Carlitos para cambiar el esférico y habilitar la llegada, libre de marca, de Ángel Bingyoba.

Respondió El Pozo en la siguiente acción pero se topó con una doble parada de Espíndola, que necesitó ser asistido, ante Pito, primero con el pie y en segunda acción con la testa.

Carlos Espíndola seguía coleccionando paradas. Ahora abajo ante Andresito. Los locales apretaban en ataque buscando la igualada.

La pizarra del 'arquitecto' Rodríguez frenaba los intentos charcuteros de dar continuidad a su juego ofensivo. Les costaba generar ocasiones de gol.

Con siete minutos para el final, el técnico jienense pidió un tiempo muerto.

Se notaba la ansiedad en los locales por la posibilidad de ceder el liderato.

Con 4.40 para el final los murcianos apostaron por la opción del portero jugador. Tras varios ataques con las ideas muy espesas Xuxa casi sorprende a Espíndola. Giustozzi pidió un tiempo muerto para centrar su juego ofensivo.

Y de la manera más desafortunada el cordobés Andresito, en el 38, marcó a placer tras una indecisión entre Míchel y Espíndola. Una jugada, tras tres rechazos en la que El Pozo ya corría para defender la contra jienense.

Los locales insistieron con el juego de cinco. Pero Carlitos interceptó el esférico en defensa y no falló desde su propio campo. Su tanto número 25 de la temporada. Un minuto de sufrimiento.

En los últimos compases Andresito tuvo el empate, solo en el área, pero Espíndola tapó todos los huecos. Campoy desde su campo se topó con el palo izquierdo y en la continuación el cordobés Andresito firmó un tanto de espuela en el aire, de pura fantasía, tras un pase medido de Pito. Dos últimos minutos de puro fútbol sala.