Fútbol Sala

Se fue un derbi para recordar

Ramon anotó uno de los goles del año de chilena./IVÁN BALLESTEROS
Ramon anotó uno de los goles del año de chilena. / IVÁN BALLESTEROS

Un gol de chilena de Ramón no fue suficiente para lograr los tres puntos | Hubo reparto de puntos entre el Jaén Paraíso Interior FS y el Besoccer UMA Antequera en un duelo que pasó por muchas fases

JESÚS MUDARRAANTEQUERA

Hay quien dirá que el reparto de puntos entre el Besoccer UMA Antequera y el Jaén Paraíso Interior FS de ayer fue justo porque la intensidad puesta por ambos conjuntos sobre la pista fue la misma, y no le faltará razón. También habrá quien diga que fue Jaén el que propuso un juego más elaborado y quien tuvo en su poder el balón durante la mayor parte del tiempo y que por ello mereció ganar, y también acertará. Lo único seguro del derbi andaluz fue que acabó en empate y que va a dar que hablar durante muchos días.

No le faltó de nada al enfrentamiento entre los de Dani Rodríguez y los de Moli. Ni siquiera la Marea Amarilla, que se desplazó hasta el Fernando Argüelles para que no se sintiesen solos en el mismo los amarillos. No volvieron sin embargo los jienenses igual de contentos que lo que lo estaban los aficionados locales, que marcharon a sus casa con un punto bajo el brazo y con la sensación de que su equipo está a la altura de la mejor liga del mundo.

De hecho, comenzaron por delante en el marcador. Había salido el partido tosco, sin que los jaeneros fuesen capaces de trenzar esas jugadas desde atrás que tanto gustan a su entrenador y sin que a la UMA terminase de salirle el plan que había determinado para el partido. Este no fue otro que acabar todas las jugadas en busca de acciones de estrategia que pudieran desequilibrar la balanza.

No dieron resultado pero si el juego de pívot, con el que los malagueños percutieron una y otra vez sobre la zaga amarilla en busca de unas fisuras que acabaron apareciendo cuando menos se esperaban. Pero no adelantemos acontecimientos.

Primer tanto

El que consiguió abrir la lata en el derbi andaluz fue Óscar. Íker estaba cuajando un partido sensacional, respondiendo así a la confianza depositada en él por su entrenador que le otorgó una titularidad que no tuvo en la Supercopa. Una lástima que el madrileño no consiguiese atajar el disparo de puntera y raso que le envió el jugador local.

El tanto pareció espolear a un Jaén Paraíso Interior FS que consiguió darle la vuelta en lo anímico al partido antes de hacerlo en el luminoso. Se pusieron el mono de trabajo los de Dani Rodríguez, se cargó de faltas el UMA Antequera y rodó alguna que otra gota de sudor frío por las espaldas de los hinchas antequeranos. No es para menos ya que cuando Jaén encuentra su juego y es capaz de hilvanar, hay pocos equipos en la Primera División que creen tanto peligro como el que puede generar el cuadro de Dani Rodríguez.

Las tuvieron de todos los colores los amarillos pero la que acabó entrando no fue la más vistosa. Giasson fue el más listo de la clase y también el más rápido porque suyo fue el primer pie que tocó un balón rebotado en el área para poner el uno a uno en el luminoso. Lejos queda ese tanto de la estética del que les contaré a continuación.

Gol del año

Obra de arte. Maravilla. Espectáculo. Increíble. Cualquier calificativo se queda corto ante el gol que logró Ramon ayer. La puso Íker desde su portería con el pié y, sin dejarla caer, con una chilena espectacular el brasileño puso en pie a todo el respetable del Fernando Argüelles que se dedicó al aplaudir a un futbolista que parecía destinado a vivir unas de sus mejores noches dentro de una pista de fútbol sala.

Por desgracia para él no fue así. Su gol acabó siendo deslucido en un encuentro a cuyo descanso se llegó con la mínima ventaja en el marcador para Jaén y que tuvo en su segunda mitad una remontada a la inversa.

No pudieron empezar mejor los últimos 20 minutos para los jienenses. Sin hacer un fútbol sala precioso y sin resultar todo lo efectivos que a ellos les habría gustado, consiguieron abrir brecha. Deben gran parte del tercer gol a Conejo, que tardó más de lo reglamentario en sacar y regaló una falta al borde del área que Carlitos se encargó de transformar en gol.

De vuelta al empate

Ese tanto fue decisivo en su momento, porque parecía encarrilar definitivamente la contienda, pero hay que alabar la actitud y el corazón que pusieron los de Moli en la pista. Miguel Fernández, retomemos al protagonista, fue dueño y señor del juego en ataque de los suyos. Las tuvo todas él y aún así aguantaba bien la zaga amarilla, hasta que la mala fortuna hizo su aparición.

Restaba seis cuando Dani Ramos ganó la espalda por la izquierda y llegó hasta la línea de fondo, desde donde la puso para que entre Piqueras y Óscar acabasen introduciendo en la portería de Íker el balón. Ese tanto fue plena vida para un cuadro de Moli que estaba a punto de hincar la rodilla y que a partir de ese momento tuvo el apoyo vital de un público que apretó de lo lindo.

Todo ello pudo acabar en un balón con el que habrá soñado Alan Brandi. La tuvo el hispano-argentino en un contragolpe de los que de cada 100 mete 99, pero tocó la excepción que confirma la regla y el esférico acabó fuera de la portería del UMA.

Y acción, reacción. El deporte tiene la norma por lo general de que si uno perdona lo acaba pagando y ayer el Jaén Paraíso Interior FS pagó ese error de su pívot con un empate que llegó obra del que fue uno de los mejores jugadores del partido. Miguel Fernández, a la media vuelta, después de haberse pegado con todos y de haber luchado por cada balón, consiguió el premio del gol a la media vuelta.

Parecía cansado el cuadro malagueño y sacó toda la artillería Dani Rodríguez, pero el destino del derbi andaluz ya estaba dictado y el reparto de puntos fue inevitable. Mucho de lo que hablar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos