Baloncesto

El CB Cazorla confecciona para esta temporada una plantilla joven y versátil

El CB Cazorla renueva su proyecto para la temporada 2019-2020./ JOSÉ LUIS GONZÁLEZ
El CB Cazorla renueva su proyecto para la temporada 2019-2020. / JOSÉ LUIS GONZÁLEZ

Ha sido enteramente planteada por el nuevo director técnico y entrenador del equipo, Nicolás Justicia, con nueve incorporaciones

JOSÉ LUIS GONZÁLEZJaén

Un nuevo tiempo se inicia en el Jaén Paraíso Interior CB Cazorla Shooting Pro Camp de la mano de su director técnico y entrenador, Nicolás Justicia. Con la excepción, por ahora, de Nicolás Justicia Jr. -que continuará en el equipo-, la renovación de la plantilla cazorleña ha sido total. Hasta la fecha de hoy, se han incorporado nueve flamantes efectivos que aúnan juventud, versatilidad, fuerza física y una «confianza tremenda en este equipo y en este nuevo proyecto deportivo», ha asegurado Justicia. De este modo, tan solo faltaría por dar algún que otro retoque a este conjunto, que podría anunciarse en próximas fechas.

Dos bases puros son los que, en este momento, integran el equipo. Uno de ellos se convirtió en la primera buena noticia que el club cazorleño ofreció su afición: la renovación del joven director de juego madrileño Nicolás Justicia. Con 21 años, ya prepara su segundo ejercicio en el club verde tras superar felizmente la lesión que le tuvo apartado de las pistas durante varios meses. Antes de este percance dejó muestras de sus grandes cualidades a la afición del 'José Jorquera de la Hoz', tanto en el manejo de balón como en el tiro de larga distancia o en las entradas a canasta.

El segundo base será, además, el jugador más joven del equipo: Fran González Rosco. Con tan solo 16 años y 186 cm de altura, tras el campeonato de España cadete masculino de Comunidades Autónomas -disputado en enero de este mismo año-, la revista Gigantes lo catalogó como uno de los siete mejores jugadores de la competición, definiéndolo de este modo: «Escandaloso su manejo de balón. A la hora de marcar los pasos es un verdadero especialista. Controla el uso de paso cero y sabe cuándo aplicarlo. Tira mucho de fintas y tiene gran envergadura, lo que le permite dejar la bandeja por delante de su par colocando la mano por debajo del balón y soltando la pelota en el instante justo, una vez ha sorteado a sus defensores. Gran mano desde lejos».

Juego exterior

Para el juego exterior, Nicolás Justicia dispondrá de varios efectivos. Entre ellos está el último jugador dado a conocer por el club verde, Christian Mampouya, un alero de 20 años y 198 cm. de altura. Nació en Lyon (Francia) y puede jugar tanto de 2 como de 3, lo que demuestra su versatilidad. Físicamente está bien proporcionado, es buen pasador y con un tiro fiable tanto de media como de larga distancia, además de buen reboteador. En las categorías inferiores del baloncesto francés formó parte de la Preselección Nacional Sub-16 en 2015. También muy joven, llega a Cazorla Marco Mariani que, con tan solo 18 años y 197 cm. de altura, vestirá con el número 12. La sólida base de su juego quedó demostrada durante su trayectoria en la Liga Canaria Junior donde alcanzó unos números extraordinarios tanto en lo que se refiere a anotación como en la valoración individual. Está dotado de una gran capacidad de salto, por lo que no será extraño por tanto verle este año machacar la canasta contraria en más de una ocasión.

Por su parte, Artem Yailo es un alero ucraniano de 19 años, nacido en Kyiv y que alcanza los 202 cm. de altura. En tierras valencianas, Yailo ha demostrado sobradamente sus cualidades atléticas y su facilidad para anotar tanto desde el perímetro como culminando sus eléctricas penetraciones en la zona. Su buen trabajo en el equipo Junior del CB TerrAlfás le ha hecho merecedor del MVP en varios partidos. Por último en esta posición, hemos de hacer mención del alero Iván del Río Ruiz. Durante su paso por el CB Valle de Egües se reveló, por encima de las cifras, como un jugador muy importante para su equipo. Promedió 7,8 puntos y 4,2 rebotes en los 25 partidos que disputó con el equipo navarro. Muy fuerte en el uno contra uno y entrando desde fuera al rebote, sus 195 cm le dotan de gran versatilidad.

Pero si hablamos de versatilidad hay que destacar los tres ala-pívots de los que dispondrá el Jaén Paraíso Interior CB Cazorla Shooting Pro Camp. El primero, Kalei Carter, es un jugador hispano-estadounidense de 22 años y 2,04 que parece no tener puntos flacos. Posee grandes fundamentos dentro de la zona, tanto a nivel ofensivo como defensivo, unas cualidades físicas extraordinarias y buen tiro a media distancia. Es hijo de Perry Carter, aquel rocoso jugador de la ACB durante los años 90. El segundo es Giorgi Tvalabeishvili, un georgiano nacido en Tiflis, de 21 años y una altura de 206 cm. También, su agilidad y su gran envergadura le permiten jugar de 3 o de 4, ofreciendo grandes prestaciones para el equipo dada su habilidad para el tiro de media distancia y para alcanzar un buen número de rebotes. Comenzó a jugar en la cantera del Dinamo Tbilisi, en su país natal, llegando a debutar con el primer equipo en la Superliga georgiana con tan solo 16 años. En España, durante la temporada 2017-2018 en el Morabanc Andorra de Liga EBA, fue convocado en alguna ocasión con el equipo ACB.

Y el tercero es David Navarro, de 20 años y una punta de lanza para sacar de la cueva a las defensas contrarias. Sus buenos porcentajes en los lanzamientos desde la línea de 6,75 -50% el pasado año- contribuirán sin duda a sumar puntos en el casillero cazorleño y a que el juego de nuestro equipo sea más variado. Además se trata de un jugador de considerable envergadura merced a sus 2,03 de altura, cualidad que le otorga cierta ventaja en la defensa de sus pares.

En la zona

En el interior de la zona, Nicolás Justicia tendrá a sus disposición a Daniel Martín. Llega desde LEB Oro, donde la pasada temporada estuvo vinculado al Bilbao Basket, club que consiguió el ascenso a la ACB. Inmejorable tarjeta de presentación para el joven jugador de 21 años que alcanza los 209 cm de altura y que promete ser uno de los pilares del equipo dirigido por Nicolás Justicia. Desde luego, creció como jugador en una de las canteras con más solera el Estudiantes.