Atlético Mancha Real

El Atlético Mancha Real se reencuentra consigo mismo

Salva Rivas anotó un auténtico golazo./JUANCA MARTOS
Salva Rivas anotó un auténtico golazo. / JUANCA MARTOS

Los verdes se impusieron por cuatro a uno ante un Alhaurín de la Torre que no tuvo opción al verse ante la mejor versión del equipo de Manuel 'Rizos'

JESÚS MUDARRAMANCHA REAL

Arrancó el partido con un calor propio de finales de agosto y una intensidad digna de mediados de temporada. Sobre todo en el bando local. Entregó demasiado pronto la posesión de la pelota el cuadro malagueño a los verdes y ese un error terrible ante un conjunto que la trata tan bien. Con Manu Castillo el Mancha Real gana en movilidad y de hecho fue él el que comenzó la jugada del primer gol. Bajó a recibir hasta casi el centro del campo y la aguantó para Nando. Este se la cedió a Joaquín que entraba por el centro y el ocho de los verdes vio a la perfección el desmarque por la derecha de Juanlu. El lateral está en un momento de forma excepcional, algo igual que excepcional fu el pase que metió al segundo palo para que Nando solo tuviese que empujarla. Pareció fútbol sala.

Por desgracia con el gol desapareció esa clarividencia que habían tenido los mancharrealeños en los primeros minutos. Permitió esto que los blanquiazules se asomasen por primera vez a los dominios de Jorge cuando se llegaba al minuto 20 y que su defensa tuviese un respiro, sobre todo en los laterales. Las bandas fueron la principal vía de generación de peligros los manchegos en el primer tiempo.

Amago de reacción

Siguieron creciendo los visitantes hasta tal punto que Jorge tuvo que salvar a su equipo. Tiró de reflejos el guardameta para detener el envío cruzado de Amin tras una jugada algo trastabillada. Trató de tranquilizar el asunto el Mancha Real a través de largas posesiones que comenzaban siempre con Salva incrustado entre los centrales pero escaseaba la movilidad arriba y la profundidad pareció haberse escondido a la sombra para huir del sofocante calor.

El que nunca se esconde es Juanlu. Ya decíamos que el lateral derecho del Mancha Real está en un momento de forma digno de otra categoría. Suya fue la asistencia del primero y suyo fue el segundo. Cuando no había soluciones en ataque, el de Espeluy tiró el enésimo desmarque por la derecha que le fue correspondido con centro medido detrás de la espalda de la defensa. El control orientado con la diestra fue exquisito y la definición muestra del corazón que Juanlu pone en cada jugada. Se lanzó al suelo, la tocó con la zurda y amplió así la ventaja de su equipo en el luminoso.

Los carrileros van a dar muchas alegrías a la afición verde. Dio una nueva prueba Nando justo cuando varios de los directivos del Mancha Real ponían rumbo a la barra para atender la gran demanda de 'barbacoa' que suele haber en los descansos. Señaló fuera de juego el línea en el remate de Goku que se marchó por centímetros el pase rato que le metió el lateral izquierdo a este fue un espectáculo. Le debió venir bien el partido de ayer a Nando para redimirse del fallo cometido hace dos jornadas ante el Motril.

Cambios en el descanso

Introdujo hasta dos cambios Raimundo en el descanso pero ninguno de ellos evitó que en el comienzo de la segunda mitad siguiente imperando la voluntad de los mancharrealeños. Siguió entrando el Mancha Real a su libre albedrío por banda y las ocasiones visitantes se limitaron a acciones aisladas y fruto de las individualidades. Darío la tuvo en un lanzamiento de falta magistral que se marchó por muy poco, pero lo cierto es que equipo no había hecho méritos para llevar un gol en su cuenta particular.

Gol de la sentencia

El que sí lo merecía era Manu Castillo. El ariete estaba teniendo uno de esos partidos oscuros, en los que el trabajo del delantero queda limitado a esperar la suya mientras estorba lo máximo posible a la defensa rival. Pero tuvo premio. Garrido encontró el carril por la izquierda y vio el desmarque de Manu por el centro. Controló bien el nueve de los verdes y recortó en la llegada del defensa, quedándole solo elegir un lado de la portería al que enviar el balón. Se decidió por la izquierda, imposible para el portero.

Por desgracia para él, fue como si el gol no hubiese pasado al marcador ya que anotó el gol del honor el Alhaurín de la Torre. Buen centro raso desde la derecha que Robert controló dentro del área para a posteriori reventarla a la redes de Jorge. Duró poco el susto porque en la jugada siguiente Amin, que llevaba pasado de revoluciones desde que empezó el partido, vio la segunda cartulina amarilla y dejó con uno menos al conjunto malacitano.

Se terminó de confirmar la victoria verde a 20 minutos para el final cuando Salva Rivas puso la guinda al gran partido que estaba haciendo. Tremendo el zapatazo desde uno 25 metros que se sacó de la chistera el centrocampista para firmar el cuarto gol de su equipo. Por suerte el partido tenía guardadas aún algunas sorpresas. Quedó tiempo para que Paredes le hiciese a Darío un regate de ensueño, para que Garrido fallase un remate de cabeza a bocajarro (es noticia que Garrido falle en algo) y para que de nuevo Paredes tuviese un mano a mano que acabó adivinando Goyo. El cuatro a uno fue suficiente.

 

Fotos

Vídeos