Martos CD

Antonio de la Torre: «A mí me sirve sumar y es para lo que estoy aquí»

Antonio de la Torre: «A mí me sirve sumar y es para lo que estoy aquí»
E.

El punto sabe a gloria y cogen ánimos para sumar en su próxima salida a Melilla

Á. M.

Antonio de la Torre acabó muy contento por el derroche físico de sus jugadores para frenar a uno de los equipos ofensivamente más peligrosos de la categoría. El punto sabe a gloria y cogen ánimos para sumar en su próxima salida a Melilla.

Analizó el 0-0 como «un partido donde el ritmo y el dominio lo llevó, como era previsible, el Linares. Intentamos contrarrestar su sistema a base de muchas ayudas, basculaciones, coberturas y conscientes de las dificultades de lo que teníamos en frente. El dominio territorial del Linares también lo propiciamos nosotros, era la consigna que teníamos desde el principio».

No le pesa que el Martos no dispusiera de buenas ocasiones de gol, porque «el que tiene que disparar es el que marca una diferencia notable en la tabla. Si hacemos un buen partido y perdemos 3-0, no me vale de nada. A mí me sirve sumar, que es para lo que estoy aquí ahora. Tuvimos dos ocasiones aisladas, en las que Nauzet hiciera intervenciones importantes fueron dos o tres. Nosotros somos conscientes de nuestras limitaciones. Yo no me voy a poner a jugar el sábado contra el River Melilla de la misma forma que lo he hecho contra el Linares, porque el Linares es mejor que yo».

El secreto era aguantar el 0-0 lo máximo posible. Los azulillos son un equipo que si tiene la tarde de cara te puede golear con facilidad cuando hay espacios, pero al mismo tiempo ha acusado ya varias veces esta temporada cierto nerviosismo cuando los minutos pasan y el marcador no se pone de cara.

Recordando lo que han sido las dos últimas jornadas para el Martos en el calendario, las situaciones en La Victoria y Linarejos fueron similares. «Si la semana anterior contra el Jaén no encajamos gol a los 3 minutos, el partido hubiese sido otro. Si el Linares marca al inicio, el partido se hubiese abierto y yo no tengo los cambios que tienen ellos. Sólo tengo un delantero, que es Paolo. Juego con mis armas, que son trabajo, pelea, disputa y arañar donde me dejen».

Torreca planteó el encuentro como un ejercicio mental. «Teníamos un sistema preconcebido, si el Linares nos marca, se acaba el partido, si van pasando los minutos somos nosotros los que nos íbamos a encontrar más enteros y la precipitación la tendría el Linares. A partir de ahí, es un juego psicológico entre el que se va a llevar un punto que no espera y el que ve que se le escapan dos ante un equipo al que debía ganar», añadió el preparador marteño en torno a lo que ofreció su equipo en Linarejos.