Tercera

Un gol de Fran niega un punto al Maracena en Torreperogil

Once del Maracena. /UD Maracena
Once del Maracena. / UD Maracena

Un solitario tanto local dejó sin premio a un Maracena desdibujado

JOSÉ GUTIÉRREZJAÉN

No fue un buen partido. Para nada. Pareció recordar a los encuentros de la temporada pasada frente a los rivales de menor caché, en los que, paradójicamente, a los rojillos se les atragantaba el adversario y se solían cosechar peores resultados que frente a los gallitos del grupo.

1 Sporting Torreperogil

Pozo, Moreno, Padilla, Niza, Navas, Sergio García, Peces, Quesada (Toni, min. 53), Pocho (Borja, min. 78), Sergy (Adri, min. 64) y Fran.

0 UD Maracena

Rubén, Juanma, Martínez (Nico, min. 46), Rubén M., Peri, Molina, Fran Bea (Peinado, min. 77), Luisu, Adrián, Pablo y Juanfran (Manolo, min. 53).

GOL:
1-0: Fran, min. 42.
ÁRBITRO:
Camacho Garrote (Córdoba). Amonestó por los locales a Padilla.

La UD Maracena, recién ascendida y candidata a estar peleando por eludir el descenso, fue un equipo plano, tímido, estéril. Nunca dio sensación de peligro con el balón en su poder y hubiera firmado el empate al llegar a tierras de La Loma. Tampoco los de Torres desplegaron su mejor juego en la tarde de ayer. La primera parte, en suma, fue anodina, llena de imprecisiones y voleones en el césped. Y de bostezos en la grada.

Sólo a balón parado, cómo no, los locales tuvieron sus opciones. Primero con un saque de banda de Padilla peinado por Niza, que Sergio García no pudo remachar con su cabeza; y tras el consiguiente córner, con otro testarazo de Sergio que salió desviado. Se daba por lógico el 0-0 al descanso, cuando un tenso y genial centro de Sergy a pie cambiado desde la izquierda fue rematado de cabeza por Fran para inaugurar el marcador. El de Carchelejo está de dulce.

El segundo tiempo arrancó con dominio territorial rojillo. Peces, el mariscal, tiraba de jerarquía para adueñarse de la medular y los perogilenses controlaban desde la posesión el combate. Torres dotó de frescura a su línea de tres cuartos, sobre todo con la entrada del pequeño Adri, quien se erigió en el estilete torreño para abrir espacios en la zaga granadina. Los visitantes ni siquiera cercaban el área de Pozo, mas el encuentro llegó a unos últimos minutos de infarto, donde pudo pasar de todo.

Adri marró la sentencia en una contra y, acto seguido, un centro lateral granadino se paseó por el área torreña sin que milagrosamente nadie lo rematara a puerta. Y en el descuento, Nico cabeceó sin oposición fuera lo que bien pudo ser la igualada antes de que Luis Enrique enganchara una volea en la frontal que impactó en un jugador local, se reclamaran manos por parte visitante y Camacho Garrote indicara el final como respuesta.