Suárez aprieta los dientes en su centenario

Luis Suárez celebra su gol a Arabia Saudí. /AFP
Luis Suárez celebra su gol a Arabia Saudí. / AFP

El delantero charrúa celebra sus cien partidos con Uruguay abriendo el marcador ante Arabia Saudí y se reivindica tras un gris debut

MIGUEL OLMEDA

Luis Suárez tenía una espina clavada con el Mundial. Estas cosas le duelen especialmente en el alma al delantero charrúa, un futbolista temperamental donde los haya al que le hierve la sangre cuando los goles no acompañan a su ímpetu. En el debut contra Egipto, precisamente, las redes se le resintieron provocando una ola de críticas que no es nueva para él: esta temporada ya fue juzgado tras la eliminación del Barcelona en Liga de Campeones, donde marcó sólo un tanto en 884 minutos.

La segunda jornada ante Arabia Saudí se presumía especial para el 'Pistolero' de Salto, que cumplía 100 partidos como celeste con la mente puesta en certificar el pase para octavos y sumar su gol internacional número 50. Suárez no estaba firmando una actuación brillante, de hecho se le vio algo lento y pesado, pero mediada la primera parte hizo gala de su característico olfato para embocar en el área chica un córner que se había 'tragado' el portero asiático. Se convertía así en el único uruguayo en marcar en tres Mundiales diferentes.

Más información

El '9' de Uruguay apretó los dientes y celebró con rabia un gol importantísimo para su selección, incapaz de inquietar la meta saudí, pero sobre todo para él. Y es que su último recuerdo mundialista antes de naufragar contra Egipto no podía ser más triste. El 24 de junio de 2014, en el estadio Das Dunas de Natal, Suárez pagó su frustración mordiendo a Chiellini un minuto antes de que Godín marcase el tanto de la victoria charrúa. En aquel momento el delantero no fue expulsado pero posteriomente sí que sería sancionado, perdiéndose no sólo los octavos de final, sino los siguientes cuatro meses de competición con el Barcelona.

Cuatro años antes, en el Mundial de Sudáfrica, Suárez ya se quedó sin jugar la semifinal contra Holanda... Por haberse convertido en el héroe de Uruguay parando con la mano un gol de Ghana en los cuartos de final que a la postre permitiría al combinado de Óscar Tabárez clasificarse en la tanda de penaltis.