Hitos, marcas y maleficios del torneo

Luiz Gustavo y David Luiz lloran sobre el césped tras el humillante 1-7 que le infligió Alemania a Brasil en 2014. /Dennis Sabangan (Efe)
Luiz Gustavo y David Luiz lloran sobre el césped tras el humillante 1-7 que le infligió Alemania a Brasil en 2014. / Dennis Sabangan (Efe)

Del enfrentamiento más repetido a las mayores goleadas: un repaso a las particularidades de la Copa del Mundo

JACOBO CASTROMADRID

El Mundial de Rusia será el vigesimoprimero de la historia. Una competición que cumple 88 años, y que, salvo en los años de la Segunda Guerra Mundial (1942 y 1946), se ha disputado sin interrupción cada cuatro años desde la década de los treinta del siglo pasado. Veinte ediciones que han dado para muchas marcas y registros curiosos que todas las selecciones desplazadas a Rusia tratarán de batir.

Récord de participaciones

Será el vigesimoprimer Mundial para Brasil, que no se ha perdido ni uno desde que se comenzó a celebrar. Le sigue Alemania, que disputará esta cita por decimonovena vez (fue excluido en dos tras la Segunda Guerra Mundial como sanción a los crímenes nazis). Destaca la ausencia de la tercera en discordia, Italia, que ha jugado esta competición en dieciocho ocasiones. España, al igual que Francia e Inglaterra, disputará un Mundial por decimoquinta vez.

El enfrentamiento más repetido

Alemania-Argentina, final del último mundial, y Brasil-Suecia, son los dos partidos que más veces se han repetido en la Copa del Mundo, hasta en siete ocasiones. Puede que en Rusia uno de los dos enfrentamientos tenga un octavo capítulo.

Si Brasil es primera de grupo y Suecia segunda, se enfrentarían en octavos. En cuanto a Argentina y Alemania, si ambas fuesen primeras de grupo, algo que, en principio, parece lógico, no se verían las caras hasta unas supuestas semifinales. Eso sí, argentinos y alemanes se han enfrentado en los últimos tres mundiales; Brasil y Suecia no lo hacen desde 1994. El rival con el que más ha repetido España es Alemania, con cuatro enfrentamientos.

Mayores goleadas

La mayor goleada de la historia de los Mundiales se pudo ver, curiosamente, en España. Fue el 15 de junio de 1982, cuando Hungría venció por 10-1 a El Salvador en el Martínez Valero de Elche. Pese a ese marcador, que tuvo lugar en la jornada inaugural, los húngaros no pasaron la fase de grupos. En las últimas dos ediciones se vivieron dos claras goleadas: 7-0 de Portugal a Corea del Norte en 2010 y, en 2014, la histórica humillación de Alemania a Brasil por 7 goles a 1.

En cuanto a España, para la historia quedará el 6-1 a Bulgaria en el Mundial de 1998, mayor goleada de la selección en una Copa del Mundo, aunque en aquella ocasión no sirvió para pasar de la fase de grupos

Los goles no son garantía de exito

Solo nueve de los veinte campeones de la Copa del Mundo han sido a la vez los máximos goleadores de su edición. Uno de los grandes ejemplos de que los goles a favor no aseguran el éxito es Hungría, que aún mantiene el record de anotación en la historia de un Mundial, con 27 tantos anotados en la cita de 1954, cuando fue subcampeona. Caso totalmente contrario es el de España, que con solo ocho, fue capaz de llevarse la Copa del Mundo de 2010, el registro más bajo de la historia.

Sin embargo, no encajar resulta decisivo para ser campeón. Más de la mitad de los campeones de la Copa del Mundo fueron el equipo menos goleados de los cuatro que llegaron a semifinales.

Campeones en territorio europeo

Hasta el momento, de los veinte Mundiales disputados, once han sido ganados por países europeos, mientras que nueve se los han llevado selecciones americanas. El de Rusia será el décimo disputado en tierras europeas, donde la diferencia en lo que a títulos se refiere es brutal. Sólo Brasil, en la Copa del Mundo de Suecia 1958, fue capaz de romper el dominio de los países europeos en los torneos disputados en su continente. De hecho, la principal dominadora en Europa no estará en Rusia. Italia ha logrado sus cuatros títulos en tierras europeas. No anda lejos Alemania, con tres, que aspira a igualarla este verano.

Rendimiento en las finales

Llegar a la final no siempre es sinónimo de victoria. Que se lo digan a Alemania, que es la selección que más ha disputado, un total de ocho, con un 50% de exito: cuatro ganadas y cuatro perdidas. Brasil, la gran dominadora de los Mundiales, le sigue con seis. En su caso el éxito es practicamente total, con solo una final perdida, aunque seguramente la más dolorosa de la historia: la del Maracanazo. Holanda, que no va a disputar este Mundial, ha perdido hasta tres finales sin sumar ningún título.

La maldición de la Champions

El Mundial lleva cohabitando con la Copa de Europa desde 1956 y de los quince Mundiales disputados desde entonces, sólo en una ocasión ha coincidido la nacionalidad del campeón del mundo con la del campeón de la Champions. Fue en 1974, cuando el Atlético de Madrid rozó el título y solo un gol en los últimos minutos evitó que se llevase su primera 'orejona'. La gloria fue para el Bayern de Múnich. Muchos de los jugadores del conjunto bávaro fueron también campeones del mundo meses después, al ganar con Alemania el Mundial disputado en su país. Este año la nacionalidad del campéon de la Champions es española, por lo que veremos si los chicos de Lopetegui son capaces de romper este maleficio.

Ganar la Eurocopa anterior, mal presagio

Nadie olvida lo logrado por España en 2008 y 2010, cuando ganó consecutivamente Eurocopa y Mundial. Sin embargo, eso solo ha ocurrido una vez más, cuando Alemania Federal consiguió ganar la Euro del 72 y el Mundial del 74. La historia demuestra que ir al Mundial como campeón de Europa es un mal negocio. Ha habido selecciones que han llegado a no clasificarse para el Mundial siguiente, como Grecia en 2006, o a quedarse en fase de grupos, como España en 2014. Veremos que es capaz de hacer Portugal, que acude a la cita como actual campeona del viejo continente.

Fotos

Vídeos