Mercado de fichajes

Veintinueve días para seis fichajes

Gelson, Lemar y Arias junto a sus nuevos compañeros./EFE
Gelson, Lemar y Arias junto a sus nuevos compañeros. / EFE

Barça, Madrid, Atlético y Valencia, los cuatro clubes Champions de la Liga, todavía tienen que decir su última palabra en el mercado

MIGUEL OLMEDAMadrid

Hace tiempo, escuchar las excusas de los futbolistas brasileños para alargar sus vacaciones se convirtió en el pasatiempo del verano. Las historias constituían un género cinematográfico aparte: más de uno se 'cargó' a sus abuelas y a las de un par de compañeros para pedir días extra. ¡Marchando otro mojito! Ahora impera la seriedad. Ganan los clubes y pierde la industria del entretenimiento.

Otra costumbre que se ha olvidado últimamente es la de dejar para mañana lo que puedes hacer hoy. Las temporadas cada vez empiezan antes y ya casi nadie aplaza los deberes para el último día. Escasean las operaciones a contrarreloj con el fax de LaLiga echando humo el 31 de agosto. Si acaso una inesperada oportunidad o una negociación que se enquistó más de la cuenta alteran los biorritmos del mercado. La idea es cerrar el grueso de la plantilla con varias semanas de margen.

El Atlético de Madrid es el paradigma de la planificación. Quién lo hubiera dicho hace diez años sin esbozar una sonrisa. Acaba de comenzar el mes de agosto y Simeone, con Adán, Rodri, Santiago Arias, Gelson Martins y Lemar presentados, ya tiene controladas todas las fichas de su tablero para este curso. Sólo le baila una, la del tercer '9', que podría cambiar de perfil pero no de nacionalidad. Entre franceses anda el juego: el contragolpeador Kevin Gameiro cedería su sitio al hombre boya Olivier Giroud, siempre y cuando el Valencia se decida a desembolsar los 20 millones que piden en el Metropolitano y que ipso facto volarían a las arcas del Chelsea.

En la capital del Turia también escucharán el himno de la Champions esta temporada, en parte gracias a que Marcelino García Toral y Mateu Alemany han revolucionado la forma de hacer mercado de Peter Lim. Jorge Mendes ya no mueve los hilos de Mestalla a su gusto y el equipo lo nota. Completadas las incorporaciones de Diakhaby, Piccini, Wass y Racic, sólo Gameiro, la posible salida de Zaza y el regreso de Gonçalo Guedes -o un extremo izquierdo de su perfil- alteran la calma de la dirección deportiva che.

Ocurre en todas las escuelas que los alumnos más capaces tienden a trabajar menos que el resto para sacar, aun así, mejores notas, y el aula de la Liga no iba a ser la excepción que confirme la regla. Hay dos colosos con infinidad de recursos económicos y un proyecto deportivo casi inigualable que ofrecer a sus futuribles. Sin embargo, ni Real Madrid ni Barcelona han estudiado la lección cuando queda menos de un mes para que comience el examen. Por suerte para ambos, la nota final dependerá de una evaluación continua. Por desgracia, un tropiezo en las Supercopas afilará los cuchillos del profesorado, o en este caso, de los aficionados, que al fin y al cabo son quienes dictan sentencia.

Palos de ciego

El Barcelona arrastra varios cursos aprobando por los pelos. Le salvan las genialidades de Messi, un superdotado con la pelota. La dirección deportiva ha tenido la tarea de sustituir a Xavi, a Iniesta, a Neymar... Y hasta la fecha sólo ha cosechado suspensos. A la espera de que Dembélé explote, de que Coutinho tire del carro con Messi y de que Malcom y Arthur aprendan el 'idioma Barça' -en el caso del mediocentro, las primeras impresiones son inmejorables-, Eric Abidal centra sus esfuerzos en cerrar a otro centrocampista que acompañe a Rakitic y Busquets, ambos con la treintena recién estrenada. El problema es que ni siquiera el francés tiene claro dónde apuntar: por su mirilla han pasado un prometedor y fino holandés -De Jong-, un francés frío pero de fantástico pie -Rabiot- y un 'todocampista' chileno de sangre hirviente -Vidal-. Como responder un examen rellenando la Quiniela.

Peor aún están en Concha Espina, sin portero ni '9' a doce días de jugarse su primer título en Tallín. El fichaje de Thibaut Courtois para la meta del Real Madrid lleva siendo cuestión de horas las últimas tres semanas, y quizás esta vez sea la definitiva, siempre y cuando el Chelsea le encuentre un reemplazo de garantías. Para la delantera no hay tanto optimismo: Neymar se queda en París con Mbappé, Kane y Hazard son demasiado caros, el Bayern se niega a vender a Lewandowski... Algo tendrán que decir Benzema y Bale. O Vinícius Junior, el fichaje más caro de la temporada.

Fotos

Vídeos