Atlético de Madrid

La extraña relación entre Simeone y los fichajes

Kalinic durante el encuentro ante el Celta/REUTERS
Kalinic durante el encuentro ante el Celta / REUTERS

El argentino puso en Balaídos un once sin ninguna de las incorporaciones de este verano, algo que confirma una falta de confianza inicial en los nuevos jugadores que se repite temporada tras temporada

JACOBO CASTROMadrid

La derrota del Atlético de Madrid en Balaídos estuvo marcada por el planteamiento de Diego Simeone. El argentino decidió sacar un once, por primera vez esta temporada, sin ningún fichaje de los realizados este pasado verano. Una circunstancia que no es novedosa en lo que se refiere al técnico colchonero, que siempre ha tenido cierto recelo a la hora de dar entrada a sus nuevas incorporaciones.

Los dos mejores ejemplos de esta idea son, seguramente, sus dos máximas estrellas: Antoine Griezmann y Jan Oblak. Ambos llegaron al conjunto colchonero en el verano de 2014 y estaban llamados a cubrir las salidas de Diego Costa y Thibaut Cortouis. Sin embargo, los dos tardaron en entrar en el equipo. En el caso del francés, fue titular en varios de los primeros encuentros de la temporada. Aún así, al principio no completaba nunca los 90 minutos y llegó a ser suplente en un derbi ante el Real Madrid en el Santiago Bernabeu. Después de que hasta Simeone fuese pitado en el Calderón por cambiarle, jugó por primera vez 90 minutos en un enfrentamiento ante el Athletic de Bilbao en diciembre de 2014. Aquel partido anotó tres goles. Fue el día de su proclamación como jefe colchonero.

En el caso del esloveno, el proceso fue incluso más largo. Fichado del Benfica, se lesionó en la pretemporada y perdió la partida por la titularidad contra Miguel Ángel Moyá. Simeone le puso en la Champions, pero una actuación calamitosa en el campo del Olympiakos en la primera jornada de la competición, lo relegó al banquillo, jugando únicamente la Copa del Rey. Su revancha vino en la misma competición donde había debutado. Una lesión de Moyá en los octavos de final contra el Leverkusen lo devolvió al equipo, del que no volvería salir nunca más. No fue hasta Marzo cuando el esloveno se hizo con un puesto que hoy no imagina otro dueño. Son los dos casos más significativos de una larga lista en la que se podría meter a Yannick Carrasco y Fernando Torres, que terminaron jugando pese a tener un inicio complicado.

No todos tuvieron la misma suerte. Los hubo que no contaron con la confianza del argentino desde un principio y jamás pudieron lograrla. Emre Belozoglu vino contrastado de Turquía y duró media temporada; Josuha Guilavogui y Toby Alderweireld llegaron como potenciales titulares y apenas jugaron; Cerci fue una petición del Cholo y en Enero hizo las maletas; Nico Gaitán, que arrasó al Atlético en un partido con el Benfica, no contó con minutos en la temporada y media que estuvo y acabó cogiendo rumbo a China. Incluso Vitolo, que llegó a mitad de la pasada campaña, parece no haber llegado nunca a contar para Simeone ante sus continuas lesiones.

Los delanteros, la única excepción

Sólo ha roto Simeone su idea en una posición: la de delantero centro. David Villa, Mario Mandzukic, Jackson Martínez, Kevin Gameiro y Diego Costa (en su segunda etapa) tuvieron confianza total desde un primer momento, pero solo el primero y el último acabaron consolidándose en el equipo. Esta temporada, parecía que el Cholo iba a cambiar su idea, sobre todo al ver la titularidad de Thomas Lemar y Rodrigo en la Supercopa de Europa. Sin embargo, únicamente esos dos jugadores han entrado, mínimamente, en los planes del argentino, y en el caso del español sin demasiada continuidad, ya que ha jugado dos de los cuatros partidos disputados. Santiago Arias, pese a la baja de Juanfran, fue suplente ante el Celta; Gelson Martins suma 33 minutos en cuatro partidos; y Kalinic debutó este sábado ante el Celta cuando había que levantar un 2-0.

Las razones no están claras pero Simeone se mantiene fijo en su idea. La necesidad de adaptarse al modelo del argentino, basado en gran parte en el compromiso y el esfuerzo, puede ser uno de los motivos para confiar poco en los nuevos fichajes. Sin embargo, jamás el argentino había tenido incorporaciones de tanto nivel. El tiempo dirá si Rodri, Lemar y compañía siguen el camino de Griezmann y Oblak, o terminan como tantos otros que pudieron ser y no fueron en el Atlético de Madrid.

Fotos

Vídeos