Jornada 33

El Barça reivindica el valor de las victorias sufridas

Rakitic celebra con Jordi Alba el gol del lateral. /Afp
Rakitic celebra con Jordi Alba el gol del lateral. / Afp

Derrotó el sábado a la Real Sociedad sin brillo, pero con la efectividad suficiente para quedarse a seis puntos del título y para relativizar el 'caso Coutinho'

P. RÍOSBarcelona

Con goleadores atípicos como Lenglet y Alba, dos defensas. Recurriendo a dos paradas enormes de Ter Stegen, siempre importante. Perdiendo la posesión, aunque por muy poco, algo que en otros tiempos supuso una cruz para un técnico como el Tata Martino. Sufriendo ante una Real Sociedad que plantó cara. Pidiendo la hora. Así sumó el Barça tres puntos de oro el sábado, con un 2-1 muy apurado, pero válido para mantener los 9 puntos de ventaja sobre el Atlético cuando sólo quedan 15 en juego. Y lo mejor es que la afición y el entorno lo dieron por bueno. Al equipo de Ernesto Valverde, que pagó el esfuerzo de su gran partido ante el Manchester United, le faltan dos victorias para conquistar el título y la plantilla parece mentalizada para cerrarlo todo venciendo el martes ante el Alavés en Vitoria y el sábado al Levante. Eso sin esperar un tropiezo colchonero. Pero tendrá que mejorar sus prestaciones del sábado.

«Este partido tiene que servir para poner en valor lo que hacemos. Se dice que se va a ganar a la Real, al Alavés y al Levante, seguro. Y eso es una broma. Nadie nos va a regalar nada. Hoy había que ganar y delante había un rival que también quería ganar. Y cuesta», comentó Ernesto Valverde tras el partido, llamando a la prudencia, aunque él mismo alimentó el viernes en la previa que había que intentar cerrar rápido la Liga »porque es una semana de nueve puntos».

El discurso de Lenglet, autor de un gran gol de cabeza, el primero en Liga con el Barça, no fue tan cauto: «Queremos ser campeones lo más rápido posible, pero hay que trabajar para hacerlo. Se puede acabar esta semana y vamos a intentar hacerlo para festejar con nuestra gente». Y Jordi Alba, autor del 2-1 definitivo con la derecha, reivindicó que se valore la Liga que está haciendo el Barça pese a partidos espesos como el del sábado: «Ha costado un poco, veníamos de un gran esfuerzo. Nosotros vamos al cien por cien en todos los partidos. Ahora parece muy fácil porque llevamos muchos puntos sobre los rivales, pero tiene mucho mérito, el trabajo, la dedicación de los jugadores y del cuerpo técnico. Y hay que dar las gracias a la afición por haber venido y por animarnos con el tiempo que hacía».

«Yo siempre he sido una persona con respeto a todos... y la verdad es que esto es para que las personas vean que muchas veces tengo que taparme los oídos para mantener el foco en el partido o en mi trabajo para evitar que no me afecte»

Como en el Barça nunca llueve a gusto de todos, Coutinho, que entró por Dembélé al final, centró la polémica por el recibimiento de la afición tras su gesto del martes en la celebración del 3-0 ante el Manchester United, tapándose los oídos por las críticas. «Yo siempre he sido una persona con respeto a todos... y la verdad es que esto es para que las personas vean que muchas veces tengo que taparme los oídos para mantener el foco en el partido o en mi trabajo para evitar que no me afecte», comentó el jugador en una entrevista con el youtuber Koko. Coutinho se refirió especialmente a la Prensa. «Fue como una liberación», añadió.

Aunque el sábado recibió más pitos que aplausos, Guillermo Amor, ex jugador y director de relaciones institucionales, salió en su defensa: «No hubo muchos pitos, pero hay opiniones para todos. Es un lujo para cualquier equipo tener a jugadores como Coutinho, es de los mejores y hay que disfrutarlo como culés. Hay que estar con estos jugadores porque son los nuestros y son los que nos van a hacer ganar títulos, así que hay que ayudarlos».