Grupo F I Jornada 1

Ter Stegen evita la derrota

Ter Stegen atrapa el balón tras detenerle un penalti a Marco Reus. /John MacDougall (Afp)
Ter Stegen atrapa el balón tras detenerle un penalti a Marco Reus. / John MacDougall (Afp)

El Barcelona no pasa del empate a cero en su estreno en la Champions, en un partido donde el portero alemán fue el héroe al salvar un penalti

JESÚS BALLESTEROS

De injusticia futbolística saben mucho en Dortmund, quizás por ello no debe escocer especialmente el resultado ante el Barcelona. Cualquiera que viera el primero de los duelos del conjunto azulgrana en la Champions, asumiría con total certeza que el Borussia mereció no solo ganar sino también golear a un romísimo equipo culé.

Lejos está el equipo de la ciudad condal de lo que se espera de él. También es verdad que, acostumbrado ya en la era Valverde a las debacles en Europa, con este inicio de competición no sabe uno si ponderar el resultado o resignarse a que lleguen las eliminatorias en febrero para comenzar a calibrar las verdaderas opciones de recuperar de una santa vez el trono continental.

Fue plenamente superior el Dortmund, que contó con ocasiones tan claras como el penalti que detuvo Ter Stegen a Reus o el balón que Brandt estrellaba contra la madera en los minutos finales.

0 Borussia Dortmund

Bürki, Achraf, Akanji, Hummels, Guerreiro, Sancho, Witsel, Delaney, T. Hazard (Brandt, min. 73), Reus y Alcácer (Larsen, min. 87).

0 Barcelona

Ter Stegen, Semedo, Piqué, Lenglet, Jordi Alba (Sergi Roberto, min. 40), Busquets (Rakitic, min. 59), Arthur, De Jong, Ansu Fati (Messi, min. 59), Griezmann y Luis Suárez.

Árbitro:
Ovidiu Haegan (Rumano). Amonestó a Delaney, Hazard, Piqué, Semedo y Rakitic.
Incidencias:
Estadio Borussia-Park. 81.000 espectadores. Primera jornada de la Champions.

Pero no llegaría el gol pese a los primeros minutos de Messi de esta temporada. Y se evitó la derrota porque Ter Stegen se marcó uno de los partidos más espectaculares que se le recuerdan como azulgrana.

Llegaban los dos equipos de resolver con enorme comodidad sus duelos ligueros y el partido se convirtió pronto en un mayor interés del Borussia por vencer y ampliar su buen momento en la Bundesliga. Pero la Champions exige un paso más, una marcha más que costó entrar en el cuadro de mandos de los de Valverde.

Aunque por momentos el Borussia parecía sentirse cómodo con el dominio del balón, era a la contra cuando más peligro traía a la portería de Ter Stegen. Las mejores ocasiones llegaban del bando local por mucho que no fueran en cascada. El cancerbero alemán tuvo que sacar su mejor versión en uno contra uno ante Reus que tuvo el primero de la noche en sus botas. Se hizo enorme el de Mönchengladbach.

No estaba fino el conjunto azulgrana y su escasa fluidez ofensiva era más que una evidencia. Sin tiros entre los tres palos se marcharía al finalizar el primero de los tiempos.

Que Messi calentara de inicio tras reiniciarse el partido invitaba a pensar que el duelo cambiaría para los intereses de los azulgrana. Más romo era imposible ser, por lo que la presencia del argentino estaba llamada a ser el revulsivo necesario.

Pero antes lo sería Ter Stegen que, segundos antes de la entrada del astro, mantenía a los suyos vivos deteniendo un penalti lanzado por Reus. Semedo pecaba de pardillo haciendo una pena máxima clarísima que daba alas al rival. Alas de cera que se quemaban al medirse al astro alemán bajo palos.

Al instante, Valverde movía el banco dando entrada al recuperado Messi y al denostado Rakitic. El Barça necesitaba recuperar un balón que había sido por completo de los alemanes.

El argentino saltaba al verde en lugar de Ansu Fati, el mejor de los suyos hasta el cambio y que se quedaría con el buen recuerdo de ser el debutante en Champions más joven de la historia del Barcelona. Jugando en banda, no pudo estar tan resolutivo como ante el Valencia, pero sigue dando pasos para crecer como futbolista.

El presente exigía más quilates y para eso saltaba un poco rodado Messi, que tardó en encontrarse cómodo.

A falta de potencial ofensivo, el Barça de Valverde encontraba a su redentor en la portería. Magistral fue el partido de Ter Stegen, que se le aparecerá en sueños a Reus durante una buena temporada. El cancerbero le volvía a sacar un gol claro al talentoso jugador bávaro cuando se consumía el último cuarto de hora de encuentro. Se convertía sin duda en el héroe culé de la noche y preguntarán en su país qué debe hacer para descansar a Neuer de la titularidad de la selección.

Más información