Carabao Cup

El City supera al Chelsea solo en los penaltis y revalida título con sufrimiento

El City supera al Chelsea solo en los penaltis y revalida título con sufrimiento

El planteamiento defensivo de Sarri maniató al equipo de Guardiola, que estuvo a merced de los 'blues' pero alcanzó los lanzamientos desde los once metros y salió victorioso en una final que estuvo marcado por el gesto de Kepa, que se negó a obedecer a Sarri cuando le iba a sustituir por estar tocado y no pudo ser héroe en la tanda decisiva

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENLondres

El Manchester City logró el primer título de la temporada al llevarse a los penaltis una final de la Copa de la Liga igualadísima ante un gran Chelsea, que solo cedió desde los once metros ante un equipo que hace apenas unas semanas le había aplastado. El equipo de Guardiola, que renovó el título logrado hace un año mantiene así su aspiración al póker, estuvo muy lejos de ser el equipo arrollador que muchos esperaban. Solo fue superior en el arranque y acabó obtuso, agradeciendo llegar a la prórroga donde tampoco arriesgó por evitar los penaltis.

Y es que los que imaginaban un paseo del City similar al visto en el Ethiad comprobaron ya antes del primer minuto que aquello era otra cosa. Jorginho hizo falta a Kun pese a que el saque inicial fue del Chelsea. El 6-0 de hace dos semanas y los malos resultados condicionó al equipo del tocado Maurizio Sarri, que usó la versión más defensiva de su ideario para no volver a ser humillado. Los londinenses, con un 4-3-3 mutado a un 4-5-1 con Hazard de falso '9', apostaron por no arriesgar, huir de la pelota en zonas peligrosas y su guion era claro: cerrar espacios, esperar atrás, ceder la pelota al City para que cometiera un error casi por desesperación. Los de Guardiola no pudieron encontrar ni el ritmo ni los movimientos para romper el plan táctico de Sarri.

El plan, defensivamente, no funcionó mal porque sin cometer infracciones apenas concedió remates a un rival que le golpeó de manera cruel hace pocos días. Kepa apenas tuvo que hacer una parada. Eso si, estar 25 metros más atrás de lo habitual hizo que Ederson viviese una primera parte plácida. Veía desde su portería a sus compañeros tratar de encontrar espacio pero su ritmo lento de circulación de balón ante un rival que priorizó no cometer errores y respiraba con cada acción a balón parado hacia casi imposible que hubiese un gol. Apenas hubo opciones antes del descanso: una cesión peligrosa de David Luiz y un cabezazo de Otamendi hacia su propia portería. Y es que al cuadro londinense, centrado en no permitir remates, le faltaba al Chelsea conexión arriba y terminar las jugadas.

0 Chelsea

Kepa; Azpilicueta, Luiz, Rudiger, Emerson; Jorginho, Kanté, Barkley (Loftus-Cheek, m.89); Hazard, Pedro (Hudson-Odoi, 79) y Willian (Higuaín, m.95).

0 Manchester City

Ederson; Walker, Laporte (Kompany, m.46), Otamendi, Zinchenko; David Silva (Gundogan, m.79), Bernardo Silva, Fernandinho (Danilo, m.90); De Bruyne (Sané, m.86), Sterling y Agüero.

árbitro:
John Moss amonestó a Luiz (m.30), Rudiger (m.72), Jorginho (m.88) por parte del Chelsea y a Fernandinho (m.58), Otamendi (m.91) por parte del Manchester City.
incidencias:
Final de la Copa de la Liga disputada en el estadio de Wembley (Londres), con victoria del Manchester City en la tanda de penaltis,

De color azul tras el descanso

Kante, el encargado de enganchar con Hazard, estuvo muy impreciso ofensivamente por lo que el belga se pasó la mayor parte del duelo muy solo y con compañeros lejos. El '10' blue tenía que regatear a varios tras carrera para intentar llegar a zona de remate.

El City, que buscó cambios de juego sin éxito para desestabilizar a su rival, puso a su capitán Kompany en el campo en la segunda mitad por Laporte mientras Sarri dudaba si poner a Hudson Odoi para aprovechar algún balón largo u optar por Higuaín para fijar a los centrales citizen y evitar que vivieran en el campo del Chelsea.

El VAR, que sí se usa en esta competición y entrará en la Premier la próxima campaña, confirmó que un gol de Aguero había sido en fuera de juego tras unos segundos de espera interminables para los 81.775 espectadores del templo inglés. Eso agitó a la parte de Wembley de color azul, que visualizó gol -incluso alguno lo gritó- en la mejor (y primera) opción del Chelsea inventada por Hazard en un slalom mágico con pase atrás incluido pero que Kante envió arriba llegando al sprint.

Más noticias

A partir de ahí se creció el Chelsea, que se hizo con el control del partido sin apenas hacer faltas a su rival (7 por las más de 21 de su rival) y llegó a rematar casi tanto pese a disponer de menor posesión. Barkley disparó alto cuando más creían los londinenses. Guardiola se sentó meditando cambios para los 20 minutos finales, esos en los que Kante parecía tener un doble, y en los que Pedro no llegó a finalizar otra cabalgada de Hazard. Se fue el español y entró Hudson Odoi, canterano y bala que desea el Bayern, mientras que Pep buscó mayor control con Gundogan por un agotado Silva y vértigo por banda con Sané por De Bruyne. El Chelsea parecía más cerca del gol pero no pudo conseguirlo en la prolongación ni en la primera parte de la prórroga. Guardiola tuvo que usar en el cuarto cambio y motivó a los suyos con una charla... antes de colocar a Danilo de mediocentro, donde jugó alguna vez en Oporto.

Kepa, parada y show

Sarri por su parte reclutó a Higuaín y Hazard ocupó el espacio dejado por Willian. Seguía la final muy igualada, al punto que sus aficionados recordaban a los Del City que ellos nunca habían podido gritar «Campeones de Europa». Aquel día que lo fueron, en Múnich, el título se resolvió en los penaltis tras sufrir en el tiempo extra. Ahí apareció Kepa, que jugó tocado, para frenar a Aguero y lesionarse.

Entonces, cuando ya estaba listo para que fuese sustituido por Caballero -héroe hace tres campañas en esta final cuando estaba en el city- el vasco se negó a irse del campo. Imagen surrealista. Incluso el árbitro Jon Moss tuvo que acercarse a dialogar con ambos. El meta se mantuvo en el campo y pese al cabreo de un iracundo Sarri, que amenazó con irse del campo, se colocó en el fondo de los hinchas de su equipo. La autoridad del italiano queda en entredicho. Veremos que sucede con ambos en el futuro. «Apoyo a Kepa en esto, no creo que hubiera que sustituirle, ha jugado todo el partido y su confianza es alta. No estoy de acuerdo con que los porteros sean sustituidos antes de la tanda de penaltis, declaró tras lo sucedido el técnico transalpino.

Les pidió apoyo. Debía vestirse de héroe tras lo sucedido y sobre todo porque Jorginho falló el primero con su paradinha clásica. Mal día para errar. No adivinó el primero de Gundogan, pero Azpilicueta limpió las telarañas para darle otra opción al ex del Athletic. Se le escurrió el de Aguero, Emerson mantuvo la ilusión del Chelsea y Arrizabalaga detuvo el de Sane. Pero entonces David Luiz, uno de los héroes de la 'orejona' de 2012, se topó con el palo. Nadie volvió a marrar desde los once metros y el City se llevó la Copa. Quinto título para Guardiola en el Reino Unido, que ya lleva 25 en su carrera.