LEB Oro

«Hemos vuelto a ser el equipo que queremos»

Devin Wright espera a ver si el balón se decide./RAMÓN L. PÉREZ
Devin Wright espera a ver si el balón se decide. / RAMÓN L. PÉREZ

Pablo Pin resalta que «hemos resistido con las bajas de dos meses» para recuperar el tono físico y la agresividad

JOSÉ MANUEL PUERTASGRANADA

Antes de valorar el triunfo de su equipo, Pablo Pin agradeció en rueda de prensa el apoyo «de toda la gente que ha venido en un día complicado por la festividad, la hora y el clima y en el que hemos tenido un gran ambiente en el que la afición en el momento 'chungo' del último cuarto nos ha impulsado a defender con dureza y seguir creyendo». Tras ello, recordó cómo su equipo ha «aguantado el tirón de las bajas durante dos meses» para ahora «volver a ser el equipo que queremos, agresivos a todo campo y con un alto nivel físico». En el debe, aseguró que «el único fallo han sido las pérdidas del último cuarto, pues llevábamos ocho en los tres primeros periodos y hemos perdido cinco en el decisivo».

Pablo Pin, que definió al Retabet Bilbao como «un equipazo con jugadores que llevo muchos años viendo en televisión, como Salgado o Schreiner» afirmó que el duelo ante los vizcaínos fue «digno de 'play offs'», y que vio a los suyos «muy reforzados por volver a estar todos, incluso ya Alo Marín».

Asimismo, aseveró que su equipo está «feliz» pero recordando que «hay que ganar el próximo en Cáceres para seguir peleando por la ilusión que tenemos y el premio que nos merecemos todos, fijándonos sólo en nosotros y sin hacer cuentas de otros resultados».

Iriarte, Corts y Olmos

En el aspecto individual, pese a estar «muy satisfecho con todos», el granadino remarcó el rendimiento de David Iriarte «con un gran nivel defensivo en el último cuarto sobre el bloqueo directo de Bilbao» y de un Carlos Corts que, en un su opinión, fue «determinante en la recta final». También reseñó el partido de Sergio Olmos con «14 de valoración y un más/menos de 8, pero sobre todo con un esfuerzo enorme en defensa para salir a diez metros del aro a defender a Salgado, que era el plan que teníamos». Igualmente, sobre los problemas de faltas del alicantino recordó que «es algo que hablamos mucho con él, incluso le ponemos vídeos de las que hace y algunas se ven claras aunque estamos trabajando en que se ahorre otras», y apuntó que la tercera personal del pívot ayer, que le obligó a irse al banquillo, «ha sido un poco rara, sobre todo por el nivel de contacto que había en el partido, y eso te desequilibra un poco». Finalmente, Pin, sobre la decisión de no hacer falta en el último ataque visitante, estimó que «el año pasado defendimos casi siempre y solía salir bien, pero a lo mejor la semana que viene hacemos falta, es algo que depende un poco de las sensaciones».

El triple de Carlinhos

Por su parte, Álex Mumbrú, entrenador del Retabet Bilbao definió el choque como un «partido igualado en el que nadie se ha ido nunca en el marcador» y donde «pese a que lo hemos tenido controlado, sabíamos en todo momento que sería difícil por los contactos tan duros que estaban produciéndose». Respecto a la clave, afirmó que su equipo cometió «dos o tres errores en los últimos minutos, sobre todo uno en defensa donde hemos dejado un tiro liberado que nos ha hecho ir a remolque», en alusión al triple de Carlos de Cobos que supuso el 72-68 a 54 segundos del final. Un lanzamiento que llegó ante una sorprendente defensa zonal ordenada por Mumbrú que «habíamos preparado y sabíamos lo que teníamos que hacer y el sistema que jugaría el Covirán ante una zona, pero nos hemos confundido al ejecutarla», algo que el ex internacional español justificó diciendo que «el baloncesto es un deporte de errores».