LEB Oro

Reinventarse sin perder la idea original

Pablo Pin, pensativo durante un partido. /IDEAL
Pablo Pin, pensativo durante un partido. / IDEAL

Las inaccesibles pretensiones de muchas de las grandes perlas del mercado obligan al Covirán a modificar sus planes en la búsqueda del ansiado alero

JOSÉ MANUEL PUERTASGranada

Aunque el devenir de los acontecimientos en el mercado entra dentro de lo previsible en un periodo de tanta competencia, la situación que está afrontando el Covirán Granada tiene algunos aspectos paradójicos, especialmente en lo que se refiere a la búsqueda del alero referente en el juego exterior que ansía Pablo Pin.

Los nazaríes abordaron el verano con gran parte del trabajo avanzado. Hasta nueve jugadores con contrato, de ellos cuatro por dos temporadas más: Josep Pérez, Joan Pardina, David Iriarte y Alejandro Bortolussi. Sólo quedaban tres piezas para cerrar la plantilla. Y la intención, apoyada por un incremento de presupuesto del 15%, era dar un salto de calidad notable, muy especialmente en la posición de '3'. Esto obligaba a hilar muy fino al no hacer una remodelación profunda del equipo y que la exigencia para acertar en las caras nuevas fuera máxima.

Además, con el fichaje de Earl Watson los rojinegros han logrado atar a uno de sus primeros objetivos para el juego interior, con lo que la satisfacción en el club es notable, al cerrar la que se consideraba una de las mejores opciones disponibles en el mercado para el nuevo perfil de pívot deseado y que ocupará la plaza que hasta ahora pertenecía a Devin Wright. Sin embargo, donde todo está resultando más complicado es en la llegada de un nuevo alero, pues la realidad es que el presupuesto granadino aún se encuentra lejos de los más poderosos de la competición y eso está haciendo que, sin perder el objetivo de incorporar a un exterior de nivel, se estén abriendo nuevos frentes para reforzar el perímetro.

El primer gran reto fue la incorporación de Thomas Bropleh. Los granadinos entraron en la puja pero el potencial económico del Iberojet Palma encaminó al estadounidense con pasaporte liberiano hacia las Islas Baleares. Otra de las joyas del mercado LEB Oro es John Dee, también ex del Betis, pero el tirador tiene casi finiquitado un acuerdo con Gipuzkoa Basket, aparte de no ser exactamente el perfil deseado en Granada. Steve Vasturia directamente ha volado más alto, hacia el Rasta Vechta de la Bundesliga, dirigido por Pedro Calles y Migue Zapata. En los planes nazaríes también estuvo el dominicano 'Dago' Peña, descartado por sus altas pretensiones monetarias, y que está próximo a firmar por el Breogán de Lugo, recién descendido de la Liga Endesa. De esa forma, queda claro que el mercado está poniendo en su sitio la economía rojinegra, lejos de las más poderosas de la categoría.

Así, los granadinos valoran ya otras opciones de jugadores que no han estado el último curso en Oro. Aunque la idea sea un jugador con experiencia en LEB, la tesitura ha hecho abrir el abanico hacia otras ligas. Entretanto, la figura de Alo Marín ha vuelto a cobrar fuerza, con sus opciones de renovación claramente en aumento. Y en el horizonte, un nombre que ya adelantó IDEAL que gusta mucho pero que de momento resulta inabordable. Eso sí, si se pusiera a tiro, sería el gran objeto de deseo nazarí: Caleb Agada.