LEB Oro

Prórroga en las renovaciones

Alo Marín ataca el aro del Melilla Baloncesto /Pepe Marín
Alo Marín ataca el aro del Melilla Baloncesto / Pepe Marín

El Covirán sigue sin tomar una decisión definitiva sobre la continuidad o no de Devin Wright y Alo Marín

JOSÉ MANUEL PUERTASGranada

La semana recién comenzada bien podría ser una de las más relevantes del verano en lo que a la planificación del equipo de la próxima temporada del Covirán Granada se refiere. Y es que la decisión definitiva sobre el futuro de Alo Marín y Devin Wright debería estar cercana en el tiempo.

Tal y como ya informó este periódico la semana pasada, durante las reuniones que el club mantuvo con toda la plantilla nada más concluir la temporada, tanto al pívot lucense como al escolta gaditano se les solicitó un margen de dos semanas para tomar una decisión sobre su continuidad en el equipo. El club expresó a ambos jugadores y sus representantes su intención de explorar las posibilidades del mercado antes de decidir la opción o no de lanzar una oferta sobre los dos jugadores. Con nueve jugadores ya asegurados, no existe ninguna prisa en las oficinas de la avenida Salvador Allende y no quieren precipitarse a la hora de tomar una decisión.

El propio entrenador y director deportivo, Pablo Pin, dio alguna pista más en la entrevista que concedió a IDEAL hace unos días sobre los planes de futuro del club. En la misma, apuntó su intención de fichar «un jugador más físico y explosivo» en el puesto de alero para reemplazar la baja del retirado Eloy Almazán. Con ese perfil, el técnico granadino buscará encontrar un exterior que aporte el punto de determinación para atacar el aro rival que tanto el entrenador como parte de la plantilla ha echado en falta en momentos puntuales durante el curso recientemente finalizado. No en vano, ese tipo de jugador no ha existido en los últimos años en el club rojinegro, pues desde la salida de Adrian Bowie tras el segundo año en Plata, el equipo nazarí no ha tenido esa figura de un escolta muy físico ni en el ejercicio del ascenso a Oro ni en la primera campaña en la segunda categoría nacional.

Asimismo, Pin reconoció a IDEAL que habrá un desembolso importante en al menos una de las tres incorporaciones. «Podemos dar alguna sorpresa aunque hay clubes en la Liga con presupuestos aún inalcanzables para nosotros», vaticinó. Por todo ello, parece claro que el gran anhelo granadino pasa por reforzar el puesto de alero con un fichaje que de un importante salto de calidad a una plantilla que ya se ha mostrado muy competitiva en su estreno en la LEB Oro. Con ese primer objetivo entre ceja y ceja, la Fundación CB Granada se está tomando con más calma la búsqueda de las otras dos piezas que deben cerrar su plantilla.

A la espera

Así, según ha podido saber IDEAL, no ha existido de momento ninguna novedad en forma de comunicación con Alo Marín y Devin Wright ni sus representantes, pese a que las dos semanas de margen solicitadas por el club ya están virtualmente cumplidas. En todo caso, los nazaríes siguen sin descartar ni mucho menos la continuidad de ambos, y bien podría ser el fichaje del alero el que desenquistara su situación.

En lo que a Devin Wright se refiere, el pívot es consciente de que la idea del Covirán es lograr un perfil distinto al suyo. «Más físico», valoró Pin en la entrevista a este medio, si bien aclaró posteriormente que «me gustan los pivots pequeños, así que nunca se sabe», dejando totalmente abierta la puerta a la renovación del gallego. Tanto el pívot como su agente, el ex base del Pamesa Valencia César Alonso, son conscientes de la realidad y de hecho están agradecidos al club por la sinceridad con la que ha afrontado la situación.

Por lo que a Alo Marín respecta, las dudas de Pin parecen mayores. El de San Fernando es un jugador muy del gusto del técnico granadino y que aporta esa creatividad ofensiva de la que los granadinos han adolecido en algún momento de la temporada. Eso sí, la lesión de tobillo que sufrió en febrero le lastró en la fase decisiva de la competición, pero el técnico sabe que, con un estado de plenitud física, el escolta podría aportar todavía cosas relevantes al Covirán en la que sería su tercera campaña en Granada, al igual que en el caso de Wright. En román paladino, Pin no quisiera perder al gaditano sin tener la certeza de que su puesto quedara muy bien cubierto.

Y es ahí donde empieza la ingeniera de fichajes y las piezas de dominó se mueven. Si finalmente el Covirán pudiera acceder a un alero dominante, Alo Marín sería un complemento perfecto a la plantilla, al ser además un jugador no especialmente caro. Pero obviamente el jugador no puede esperar eternamente y su agente ya sabe del interés de al menos dos clubes de LEB Oro en sus servicios. La prórroga del Covirán, claro, no puede ser eterna.