LEB Oro

«Aún es pronto para marcarse objetivos»

Bortolussi ataca con decisión la canasta rival en el duelo del pasado curso ante Oviedo. /Ramón L. Pérez
Bortolussi ataca con decisión la canasta rival en el duelo del pasado curso ante Oviedo. / Ramón L. Pérez

Álex Bortolussi admite la dureza de la preparación del Covirán y avanza que «nuestra dinámica de juego va a ser similar a la del año pasado»

JUANJO MARTÍNGranada

La plantilla del Covirán ya ha sobrepasado el ecuador de su pretemporada y eso es algo que empieza a evidenciarse en los jugadores. Sus rostros no esconden el considerable cansancio que acumulan por la intensidad de la preparación del cuadro granadino, que ha condensado en apenas cuatro semanas todo el trabajo estival para conformar un equipo de garantías de cara a la próxima campaña en LEB Oro. La carga de trabajo ha sido considerable en estos primeros días, en los que el apartado físico ha superado con creces al trabajo con balón.

Así lo detalla Álex Bortolussi, uno de los jugadores más veteranos en la plantilla nazarí, en la que cumple ahora su cuarta temporada consecutiva, las mismas que el capitán Carlos de Cobos y el granadino Carlos Corts. El argentino, siempre intenso y con capacidad para dotar de un plus de garra a sus compañeros cuando salta al parqué, reconoce que «estamos cansados, la pretemporada va bien pero está siendo dura. Al ser un poco más corta tienen que meternos mucha 'caña', pero en general estamos muy contentos».

El ala-pívot también admite que en los primeros amistosos disputados por el Covirán –derrotas ante Almansa (79-70) y Canoe (80-74) a domicilio– las sensaciones obtenidas «han sido raras, no pueden sacarse demasiadas conclusiones. Estos partidos están pensados para coger ritmo, probarnos como equipo y poco más». 'Borto' prosigue su argumento diciendo que «llevamos poco tiempo y aún nos falta por meter los sistemas de juegos. Estos primeros amistosos sirven para hacer grupo y entendernos más como equipo», lo que ratifica que el resultado de estos 'bolos' no deja de ser una mera anécdota.

En materia de generar química entre los miembros de la escuadra rojinegra sí se tiene mucho camino avanzado, pues las novedades en el plantel se pueden contar con los dedos de una mano. «Seguimos diez con respecto a la temporada anterior, así que es espectacular el hecho de conocerlos a casi todos. El grupo se ha mantenido estable durante los últimos años y eso hace que todo sea más fácil. En la pista nos entendemos bien y todo va mucho más rodado».

Los únicos integrantes que no defendieron la elástica nazarí el curso pasado, Earl Watson y Diego Kapelan, no han tardado en ser uno más a tenor de las palabras de Bortolussi. «Al principio parecía que el idioma podía ser una barrera, pero se han adaptado fenomenalmente. El equipo está haciendo un esfuerzo por hacernos entender en inglés, y ellos también para aprender el español. Son buena gente y lo cierto es que se están adaptando bastante bien y muy rápido», indica.

Sobre el estadounidense Bortolussi comenta que «es muy grande y nos va a aportar mucho por dentro. En la pintura es imparable y nos va a dar un plus de poderío bajo los aros que nos hacía falta». La presencia de Watson supone la solitaria variación en una batería interior en la que no habrá muchos cambios con respecto al último ejercicio, algo que también sucede en el perímetro. De ahí que el argentino considere que «nuestra dinámica de juego creo que va a ser más o menos la misma. Los fichajes vienen a sustituir a los que no siguen (Almazán y Wright). Las sesiones de trabajo han tenido un mayor componente físico que táctico y aún no puedo asegurarlo por completo, pero se está siguiendo la misma línea de otros años».

También se mantienen –e incluso crecen– las pretensiones de la grada, sobre todo tras la excelente temporada de estreno en LEB Oro en la que se acarició la 'Final Four' a la ACB. Bortolussi esquiva la presión al asegurar que «el año pasado se hizo una muy buena temporada e igualarla también sería muy positivo. Uno siempre quiere mejorar y mirar hacia arriba, pero aún es pronto para marcarse objetivos. Ahora mismo lo importante es empezar bien la Liga y firmar un buen arranque» en la competición.

Eso sí, el argentino no se cierra de antemano al sueño de la élite y abre un resquicio a la esperanza al añadir que «tenemos un equipo competitivo y somos exigentes con nosotros mismos. Estamos ilusionados y con ganas de hacerlo bien, de aspirar a lo más alto posible. Nuestra mente está centrada en la preparación, en la que debemos seguir mejorando, pulir errores y llegar así en las mejores condiciones al primer partido». Un encuentro que se jugará el día 28 de septiembre en el Palacio ante el Delteco GBC y para el que el Covirán continúa quemando etapas en su pretemporada.