LEB Oro

Pablo Pin pierde la L de novel

Pablo Pin analiza desde el banquillo un partido de la pasada campaña en LEB Oro. /Ramón L. Pérez
Pablo Pin analiza desde el banquillo un partido de la pasada campaña en LEB Oro. / Ramón L. Pérez

El granadino deja de ser un técnico novato en la segunda categoría nacional, en cuyos banquillos aterrizan este curso varios exjugadores

Juanjo Martín
JUANJO MARTÍNGranada

Pablo Pin completó la pasada temporada un aprendizaje particular. El técnico granadino, nacido en 1982, no sólo fue el segundo más joven en los banquillos de la LEB Oro –aventajado por el entrenador del Prat, Dani Miret (1985)–, sino que también se trataba de su primer curso en la segunda categoría nacional. Dos factores que a veces jugaron en su contra, sobre todo en su relación con los colegiados. «Ante Melilla se me escapó una sonrisa por hablar con un compañero y me dijeron si es que estaba riéndome de sus decisiones arbitrales. Ha sido mi primer año y hay colegiados que no me han pitado tanto. Ahí estamos por hacer», admitió el nazarí en declaraciones a este periódico al concluir la campaña.

Ese período de instrucción ya ha llegado a su fin, por lo que Pin puede dejar de lucir la L de novel a su espalda y recibir el mismo respeto que el resto de entrenadores. En este colectivo, la figura más emblemática volverá a ser un año más Gonzalo García de Vitoria, quien completará su duodécima temporada como primer espada de un equipo de LEB Oro y la séptima al mando del Ourense. El bilbaíno es toda una institución e infunde respeto por donde quiera que va.

Por detrás, pero a cierta distancia, aparece Alejandro Alcoba, entrenador del Melilla Baloncesto. Siete son las campañas que ha dirigido al equipo de la ciudad autónoma en la segunda división nacional, si bien su trayectoria en el club se remonta a 2007, cuando ejerció de preparador físico de la entidad. Después pasó a ser ayudante y en 2013 tomó la alternativa como primer entrenador. Su mayor logro se fraguó en 2016 con el ascenso deportivo a la ACB, un éxito que luego no se materializó en los despachos. El podio de técnicos más veteranos en la LEB Oro lo completa Guillermo Arenas, quien impartió su magisterio durante dos años en Oviedo y que aterrizó en Huesca en 2016. Se trata por tanto de su cuarta temporada consecutiva al frente de la escuadra aragonesa y su sexta en total.

Dentro de esa clasificación por el bagaje en la categoría, Pablo Pin ha ascendido hasta la undécima posición. El granadino encara su segundo ejercicio en la Liga, una experiencia compartida con Roberto Blanco –ascendido a primer entrenador del Cáceres a mitad de la pasada campaña–, Miguel Ángel Aranzábal (Canoe), el exjugador Javi Rodríguez (Oviedo), Rubén Perelló –quien ascendió a la ACBcon el Lucentum en 2012 con el granadino Miguel Ángel Zapata de ayudante y ahora retorna en las filas del ascendido Almansa– y Javi Llorente (Marín).

El más joven

Este último regresa a la LEB Oro después de debutar en la temporada 16/17, en la que el conjunto gallego descendió. Tras la polémica por no ser inscrito en Plata ese verano, el Marín empezó de cero desde EBA y desde entonces ha firmado un ascenso por curso hasta regresar a la segunda categoría. En ese camino siempre ha contado con la batuta de Llorente, el técnico más joven de toda la Liga del próximo curso (1983) y que, desde que tomó la alternativa en 2013, ha comandado la nave pontevedresa con pulso firme.

Entre los novatos que han arribado este verano a los banquillos de Oro emergen tres nombres, si bien cuesta etiquetarles como inexpertos en estas lides. En el Delteco GBC tomará las decisiones Marcelo Nicola, el que fuera pívot de Panathinaikos, Barcelona, Tau o Benetton, entre otros. Una vez colgó las zapatillas, el argentino fue ayudante de Óscar Quintana en el Murcia (ACB), para luego emprender su aventura en solitario en Lituania, Israel, Alemania, Italia y ahora en el club donostiarra, recién descendido de la élite y que se marca como objetivo único el ascenso.

Otro exjugador que se estrena en Oro será Pedro Rivero, quien tras retirarse en el Lucentum pasó al otro lado del banquillo para devolver al cuadro alicantino al segundo escalón del baloncesto patrio. En ambos casos, su prolongada experiencia de corto seguro que le allana su camino hacia el respeto de los colegiados, una baza de la que no pudo hacer uso Pablo Pin.

El otro debutante de esta temporada es Hugo López (Valladolid). Sustituye en la ciudad del Pisuerga a un mito como Paco García, quien rechazó la renovación que le ofreció el equipo pucelano semanas atrás. Tras estar a las órdenes de Pablo Laso en el GBCy en el Real Madrid, López inició un periplo internacional que le llevó por Guinea Ecuatorial, Canadá y Angola, con un fugaz paso intermedio por el Fuenlabrada de ACB. Hace un año fue nombrado seleccionador absoluto de Suecia, con la que roza el billete para el Eurobasket de 2021. Un bagaje más que considerable que también le ayudará en su primer año enOro.

Aunque aún sea pronto para saber qué entrenador pagará este año la novatada, lo cierto es que Pin ha dejado de aparecer en esas quinielas por mor de su sensacional debut del curso anterior con el Covirán.