LEB Oro

«Mejorar en defensa me lo tomo como un reto para ser un jugador más completo»

Pérez sonríe ante el futuro del Covirán/Ramón L. Pérez
Pérez sonríe ante el futuro del Covirán / Ramón L. Pérez

El base valenciano atiende a IDEALpara analizar un inicio de temporada con «sensaciones un poco raras» en los rojinegros

JOSÉ MANUEL PUERTASGranada

Josep Pérez (Lliria, 11 de mayo de 1994) tiene un plan. Sabe que el trabajo defensivo será el punto de partida que le permita alcanzar el alto techo al que su indudable talento le permite aspirar, y en ello ha puesto su objetivo tras renovar por dos temporadas con el Covirán al final del curso previo. Mientras, fuera de la cancha la guitarra sigue siendo su punto de fuga.

–¿Ha empezado la Liga un poco loca?

–Yo recuerdo muchos años de cosas raras al inicio. Me acuerdo del Burgos que subió dominando tres años seguidos empezando mal. El mismo Betis el año pasado perdió dos de los tres primeros. Cada año pasa aunque cada año extrañe porque no lo esperas. Es raro pero no es nuevo.

–¿Sigue siendo Palma el gran favorito pese a este inicio?

–A mí es que me gusta más Breogán, la verdad. Más que nada porque son el mismo bloque que ya subió y tienen un entrenador que se ha pasado la LEB Oro tres o cuatro veces. Obviamente descartar a Palma sería de locos, pero para mí está medio pasito detrás del Breogán.

–Palma está notando que no vale sólo fichar bien.

–Es que lo del Betis solo ha pasado una vez, batió el récord de victorias. Burgos también dominó así algún año, pero pare de contar. No es solo tener buenos jugadores y buena química, sino sacar casi cada partido que se complique. Es muy difícil.

–¿Cómo está el Covirán, más allá de resultados?

–Un poco raro. Con momentos buenos y otros en los que no nos hemos encontrado. En Huesca perdimos por inconsistencia, pero no estuvimos mal. Eso sí, con errores salvables. Hay que acumular trabajo y partidos y poner la velocidad de crucero para encontrar la línea regular.

–¿Son errores normales aún?

–Creo que sí. Aunque seamos diez del año pasado hemos tenido una pretemporada corta. No es lo mismo conocerse y entrenar que competir, la cosa cambia. Estamos un poco espesos, pero mejoraremos.

–Imprecisiones aparte, ¿Qué fue lo mejor del equipo en Huesca?

–Que no nos deshicimos y que en la segunda parte hubo un momento en el que les costaba mucho anotar. Nos metieron canastas bien defendidas pero tuvimos momentos de solidez, aunque tenemos cosas por mejorar hasta encontrar el punto.

–En la previa recordaban la derrota en Huesca del año pasado. ¿Se acordarán de esta?

–Luego habrá partidos que saquemos con los que contáramos a priori. Han sido derrotas distintas porque el año pasado la teníamos y la tiramos y este año no la llegamos a tener y ellos se merecieron ganar, igual que nosotros. Confío en que no nos acordemos de esto.

–El sábado llega Marín, que ha empezado mal. ¿Partido trampa?

–Si miras la clasificación en teoría tienes que ganar, pero no estamos para mirar quién viene. Queremos ganar que es lo que nos gusta pero casi tan importante como eso es que la victoria sirva para seguir construyendo, para coger sensaciones y estar muy bien más adelante.

–Este año los pronósticos generales de la LEB les están situando arriba, a diferencia del curso previo. ¿Eso dificulta las cosas?

–Eso no tenemos ni que valorarlo. Lo que se diga puede ser interesado. Tenemos que estar pendientes de nuestro trabajo y ya está. Si trabajamos muy bien y acabamos sextos, ¿Qué hacemos? Es lo que hay. No podemos atender a esas cosas.

–Pero abstraerse de eso es difícil.

–No es fácil, pero hay que hacer un esfuerzo mental. Es lo más útil y lo mejor para salud del equipo. Porque obviamente queremos ganar.

–En este Covirán se ven cosas nuevas. En el primer cuarto ante GBC, Kapelan asumió muchos tiros, algo apenas visto el año pasado.

–Es un jugador de un estilo que no teníamos el año pasado. Tiene mucho nivel y nos da matices distintos. Nos hace más peligrosos y mejor equipo. Sólo hay que adaptarse, estamos muy contentos con él.

–Sé que ha trabajado mucho este verano. ¿En qué ha incidido más?

–En el físico. Me encuentro muy bien físicamente y estoy contento. A partir de ahí, quiero ser más incisivo. En los entrenamientos lo estoy siendo, ahora toca en los partidos. Sobre todo eso, hacerlo todo a mayor nivel físico y no jugar tanto desde la amenaza del tiro sino ser más completo en ataque, aunque no deba de dejar de tirar.

–Precisamente, hasta ahora apenas ha tirado cinco veces.

–Los partidos se han dado así. Es cierto que me falta rodaje y algo de competición pero no creo que vaya a cambiar tanto mi juego.

–En ese primer partido se le vio angustiado en ataque. ¿Qué pasó?

–Son esos días que no te sale nada. Mi madre se reía de mí tras el partido, porque intentaba hacerlo pero no salía. Cuando no tienes ese punto tampoco puedes forzar, no hay una fórmula mágica que te haga tenerlo. Es verdad que me frustré un poco. Ante Huesca, sin estar muy bien, tuve mejores sensaciones.

–Sí se le ve muy centrado en el esfuerzo defensivo.

–Lo tomo como un reto. Mejorar atrás para ser más completo. Si queremos mejorar el año pasado todos tenemos que subir el nivel.

–Y usted es una gran apuesta del club, con dos años de contrato.

–Estoy muy contento con la situación contractual, pero ni estaba más presionado cuando tenía un año ni ahora estoy más relajado por tener dos. Me lo tomo siempre igual. Me encanta competir y quiero ganar. En ese sentido, nada ha cambiado.

–¿Cómo va la guitarra? ¿Que está tocando ahora?

–Un poco de todo. Si se puede decir tocar (risas), este verano he practicado bastante 'Stairway to heaven'.

–¿Qué le recetaría al equipo? ¿Rock & roll o una balada?

–Al ser principio de temporada y faltarnos cocción, voy a traicionarme a mí mismo. Diría que nos falta una balada. Tiempo y 'timing'.