BALONCESTO

La mejor primera vuelta de un debutante en seis años

La mejor primera vuelta de un debutante en seis años
PEPE MARÍN

El Covirán firma con sus diez victorias y su sexta posición un registro en el ecuador que sólo palidece ante la segunda plaza del River Andorra en 2013

JUANJO MARTÍN

Con su victoria en Palencia (76-79), el Covirán ha cerrado por todo la alto la primera vuelta de su temporada de debut en la LEBOro. El conjunto dirigido por Pablo Pin ha rendido a un gran nivel durante este tiempo, como se refleja en una clasificación en la que aparece en sexto lugar con diez triunfos en su haber. Además de tener casi en el bolsillo la permanencia matemática en la segunda categoría nacional, el cuadro nazarí ha roto los registros previos de un club que se estrenaba en la Liga. Es necesario remontarse seis campañas hasta encontrar un precedente aún mejor del rubricado por los rojinegros en este curso.

Sólo el River Andorra fue capaz de rebasar en 2013 el elevado listón colocado por el Covirán en el ecuador. La entidad del Principado demostró sus ambiciosas aspiraciones al concluir en segundo lugar y con un balance de 11-2 la primera mitad de una LEB Oro con apenas catorce equipos. Unos meses después se quedó a las puertas del ascenso a la ACB, pues el Lucentum Alicante –en el que militaba entonces Jesús Fernández– se lo impidió en el quinto partido de la final de los 'play offs' (71-95).

Desde entonces, los clubes que se han estrenado en esta Liga se han dividido entre estar hundido en las últimas posiciones o rondar la mitad alta de la tabla, aunque sin alcanzar la magnífica decena de victorias obtenida por el equipo de Pablo Pin. En el curso 2013/14 el Oviedo poco acusó el cambio de categoría y terminó la primera vuelta en cuarto lugar, con nueve victorias y cuatro tropiezos. Peor le fue ese mismo año al Clínicas Rincón, que acabó en noveno lugar con una marca de 5-8.

La temporada siguiente quedó patente la diferenciación entre los dos equipos que suben cada año de la LEB Plata, pues el Palma cerró la primera vuelta en séptima posición (8-6) y el Prat en la última plaza (3-11). En la 2015/16, el recién ascendido Amics Castellón de los nazaríes Bortolussi y Manu Rodríguez llegó al ecuador liguero séptimo (8-7), mientras que el Cáceres se tuvo que conformar con ser undécimo (7-8).

Hace dos años, el Araberri sí igualó las diez victorias del Covirán, aunque sólo le valieron para hacerse con el octavo puesto. En el extremo inferior de la clasificación habitó el Marín, que tras pasearse para subir a Oro no logró conformar un equipo competitivo y lo pasó mal en su debut (3-14). La pasada campaña le tocó al Valladolid levantar asombro a su paso al conquistar la sexta posición con nueve victorias y ocho derrotas. En cambio, el Sammic tampoco tradujo su título de campeón de Plata del año anterior al terminar la primera mitad de la Liga en penúltimo lugar (5-12).

Todos estos registros de este último lustro han sido superados por el Covirán de Pablo Pin. Por su parte, el Canoe sí ha sufrido más la transición a Oro al ser decimotercero (7-10), con sólo dos triunfos de ventaja con un descenso que apunta a ser muy caro después de esta última jornada, en la que han ganado cuatro de los últimos cinco clasificados a rivales potentes como Bilbao o Palma. Una razón más para festejar el sobresaliente desempeño de un equipo nazarí que el próximo sábado iniciará la segunda vuelta en Ourense.