LEB Oro

La intrahistoria de un fichaje frenético para el Covirán

Kapelan celebra un triple en su etapa en Orense /Club Ourense Baloncesto
Kapelan celebra un triple en su etapa en Orense / Club Ourense Baloncesto

El interés estaba en conseguir un jugador capaz de crearse sus propios puntos, tanto en lanzamiento exterior como en penetración hacia el aro, aspecto donde Kapelan encaja como anillo al dedo

José Manuel Puertas
JOSÉ MANUEL PUERTASGranada

Más allá de la relevancia deportiva que tenga, con la adquisición de un escolta de campanillas para la LEB Oro, especialmente por su capacidad de ser desequilibrante en la cancha delantera, el fichaje del canadiense con pasaporte bosnio-herzegovino Diego Kapelan por el Covirán ha supuesto un auténtico golpe sobre la mesa de los rojinegros. No en vano, para hacerse con su nuevo escolta, los nazaríes han tenido que tumbar el interés por el jugador de algunos de los mejores equipos de la competición. Y no cabe duda de que superar en una puja a rivales del pedigrí de Breogán, Melilla o Palencia supone un golpe de efecto notable por parte de la entidad granadina. Pues bien, la clave de que Kapelan sea hoy rojinegro está en un rápido movimiento de mercado de Pablo Pin y Óscar Fernández-Arenas, capaces de convencer al americano de deshacer el acuerdo verbal que ya tenía con uno de sus antiguos equipos en España, el Club Melilla Baloncesto.

Tal y como ha relatado IDEAL durante las últimas semanas, la intención primaria del Covirán siempre fue la adquisición de un '3' que aportara, más allá de presencia física, una dosis de atleticismo que el equipo echó de menos el curso pasado y que ya se había sumado en la pintura con Earl Watson. Pero antes que nada, el interés estaba en conseguir un jugador capaz de crearse sus propios puntos, tanto en lanzamiento exterior como en penetración hacia el aro, aspecto donde Kapelan encaja como anillo al dedo.

En todo caso, los nazaríes no cejaron en su empeño de obtener al ansiado alero, pese a perder algunos objetivos. El primero fue Thomas Bropleh, seducido por el poderío económico en Palma. Algo similar ocurrió con el dominicano Dagoberto Peña que acabó firmando en el descendido de ACBBreogán de Lugo. Caleb Agada, siempre en el radar granadino, sencillamente nunca ha estado a tiro. Sus pretensiones económicas y anhelos deportivos eran, aún, inasumibles para el Covirán.

Tyler Haws

A primeros de julio, y ya con Watson en el zurrón, se produjo el viaje de Pablo Pin a la 'Summer League' de la NBA en Las Vegas. De ahí trajo algunos nombres apuntados en su libreta, mientras terminaba de pulir la renovación de Alo Marín y dejaba todo a expensas del exterior que cerrara la plantilla. El alero alto seguía siendo un objetivo, pero era obvio que el abanico debía abrirse ante las dificultades, lógicas, existentes.

Es ahí donde emerge el nombre del estadounidense Tyler Haws. Con experiencia en la ACB con el Obradoiro, el curso pasado se midió al Covirán con el Huesca, en el que cuajó una excepcional primera vuelta luciendo su gran lanzamiento exterior pero bajó sus prestaciones en la recta final liguera, como si de un termómetro de los oscenses se tratase. Practicante de la religión mormona, su ética de trabajo y vida ordenada convencían y Pin se lanzó a por su fichaje.

Mientras, a Diego Kapelan le habían llegado varias ofertas considerables de Oro. En Lugo, Palencia y sobre todo Melilla ansiaban incorporarle. De donde más cerca estuvo fue de retornar a la Ciudad Autónoma, club con el que pactó un acuerdo verbal, prácticamente a falta de redactar el contrato y firmar. Todo ello coincide en el tiempo con el rechazo de Tyler Haws a la oferta nazarí. Entonces, el Covirán no quiso esperar más y decidió hacerse fuerte, cual pívot en la pintura.

Consciente de que Kapelan seguía disponible, la maquinaria rojinegra se puso en marcha hacia él. Cierto es que no era un '3', pero sí probablemente el mejor jugador exterior disponible en cuanto a relación entre calidad y precio, por lo que no se podía escapar. Pin aprovechó sus buenas relaciones con Octagon, la potente agencia de representación que tiene al canadiense como cliente, para conseguir contraofertar la propuesta norteafricana. Y funcionó.

El cambio político en Melilla hace que la incertidumbre sobre la ayuda pública al equipo sea notable. El decano en la LEB ha vivido habitualmente de ofrecer cuantiosas cifras económicas, pero la nueva situación le ha puesto los pies en la tierra. Y con la cartera menos llena, Melilla es un destino no tan atractivo, conscientes los jugadores además de lo difícil que es llegar desde allí a la ACB. Con ello, y la solidez de un proyecto cumplidor, una economía en crecimiento y las ventajas de vivir en una ciudad como Granada, el Covirán convenció a Kapelan de ser su mejor opción para volver a España. El escolta un día se acostó pensando en azul y al día siguiente lo hizo en rojinegro. El Covirán empieza a sacar músculo en la LEB Oro.