LEB Oro

Una identidad que se mantiene intacta para continuar soñando

Pablo Pin durante un partido de la pasada campaña. /RAMÓN L. PÉREZ
Pablo Pin durante un partido de la pasada campaña. / RAMÓN L. PÉREZ

El conjunto dirigido por Pablo Pin conserva las características que le permitieron sorprender la temporada pasada en su estreno en LEB Oro

CHEMA RUIZ ESPAÑAGRANADA

El Covirán Granada quiere seguir soñando. Después de que el barco de la ilusión rojinegra encallase en Palma de Mallorca, hace algo menos de cuatro meses, a las puertas de una 'final four' impensable al comienzo de la temporada, el conjunto nazarí afronta un nuevo curso en el que desea seguir creciendo, con los pies en el suelo pero sin poner techo a su ambición. Para ello, Pablo Pin apuesta por reforzar la identidad que le permitió sorprender a propios y extraños en su estreno en LEB Oro, unos rasgos asimilados por el núcleo de la plantilla, que continúa un año más, y de los que tratan de contagiarse los recién llegados.

El cuadro rojinegro ya no es un desconocido para la categoría. Tras firmar un notable estreno, los rivales saben cómo se las gastan los nazaríes, un grupo sólido y aguerrido capaz de plantarle cara a cualquiera. Un solo punto le privó de pelear por el ascenso en Bilbao, cerrando una campaña que despertó admiración y asombro a partes iguales, a pesar de los nombres que formaron la plantilla.

Diez de estos continúan, un bloque que tiene bien asumida la idea de baloncesto que planea sobre la cabeza de Pablo Pin, que no ha variado ni un ápice. Lo dejó claro tras la victoria frente al Lucentum este miércoles, cuando resaltó las líneas que marcan la construcción de su proyecto deportivo. El preparador granadino quiere un equipo muy físico, que vaya al límite y sea capaz de incomodar a su rival.

Su patrón se construye desde la defensa, fundamental tanto en el ascenso a LEB Oro como en la última campaña, por lo que reclama atención continua a sus pupilos. «Lo que hace falta ahora es completar un partido serio desde el inicio, con todos los jugadores concentrados», indicó tras el triunfo, a lo que añadió que «no somos tan buenos como para tirar diez minutos por la borda», en relación al primer cuarto del cuadro granadino, en el que cayó por 12 puntos.

«En el descanso hemos recordado un poco quiénes somos en este club, cómo nos hemos hecho, que todo parte siempre del esfuerzo. Todo lo que hemos conseguido en aquí ha sido con mucho esfuerzo y no nos vale que la gente nos diga que somos muy buenos, ni que vamos a subir seguro ni que tenemos tres equipaciones. No nos valen esas pijadas. Lo que nos vale es ponernos a trabajar y sacar los partidos adelante», advirtió de forma contundente, remarcando los pasos que señalan el camino que quiere seguir el técnico granadino. Las características que guían el sueño rojinegro.