LEB Oro

«Me gusta defender, que el rival no meta a veces es mejor que meter tú»

Xabi Oroz posa boca abajo agarrado a un balón en el Palacio de Deportes. /ALFREDO AGUILAR
Xabi Oroz posa boca abajo agarrado a un balón en el Palacio de Deportes. / ALFREDO AGUILAR

Xabi Oroz analiza su integración en el equipo granadino y el duelo decisivo del próximo viernes ante el Palencia en el Palacio

JOSÉ MANUEL PUERTAS Granada

Hijo de baloncestista amateur, Xabi Oroz (Azkoitia, 19 de enero de 1996), que se recuerda siempre «con un balón en las manos, porque nunca fui de consolas», se ha convertido en apenas dos meses en uno de los líderes defensivos del Covirán, tras una rápida operación acelerada por su amigo Joan Pardina. Encarando semanas cruciales para su futuro, tanto deportivo por la opción de jugar los 'play offs' como contractual al finalizar vinculación en el Delteco GBC, club que podía renovarle por dos años más si siguiera en la ACB, atiende a IDEAL dejando la puerta abierta a continuar en Granada el próximo curso.

–Dos meses ya en Granada, ¿qué tal?

–Es mi primera experiencia lejos de casa y no esperaba que todo fuera tan bien. En lo deportivo y fuera de la cancha. La ciudad es muy visitable y los compañeros siempre están ahí, estoy muy contento.

–¿Qué es lo que más disfruta y qué echa más de menos?

–Me gusta la forma de ser de la gente. Al menos a mi alrededor siempre están con una sonrisa, y eso se agradece cuando tienes un día malo. Yo no soy muy así, y pensaba que todos los días con tanta broma al final un día iba a saltar, pero de momento lo llevo bien. A mí también me gusta chinchar un poco. Lo que más añoro es ver el mar cada día y el verde del norte. Por suerte mi familia ha venido a visitarme.

–Le ha cogido el gusto a fotografiar Granada.

–Si tengo una o dos tardes libres no me gusta estar encerrado. Prefiero salir, integrarme, aprender otras culturas. Y aunque no me gusta aparecer en fotos porque no soy fotogénico, sí me gusta hacerlas.

–Hablemos de su llegada a Granada. ¿Es cierto que pasó dos semanas antes por la ciudad?

–(Sonríe). Tengo gran relación con Joan Pardina desde el año del ascenso en San Sebastián. Cuando descansamos por la Copa del Rey vine a pasar el fin de semana, incluso al partido con el Barcelona B, donde Alo Marín ya estaba lesionado. Pero no me planteaba nada en absoluto, estaba de vacaciones. Cuando llegué a casa el martes el propio Joan me contó que la lesión iba a ser larga, y que el club se podía plantear un fichaje. A partir de ahí hablé con mi agente y con el GBC. Y el lunes ya estaba aquí.

–Cuando acabe la temporada en LEB volverá al GBC. Eso podría ser el lunes, ¿Cómo lleva esa incertidumbre?

–No va a ser el lunes, estoy seguro. Sólo intento pensar en positivo, y si se diera el caso, tendré que volver a pensar en positivo. Es verdad que es posible, pero ahora mismo ni lo pienso. Sólo en ganar el viernes y ya.

–¿Es una semana tensa?

–Este es un grupo que trabaja muy bien, me ha sorprendido mucho. Todas las semanas hay tensión porque es necesaria. No veo nada diferente de momento.

–¿Cómo lleva eso de hacer el trabajo sucio, el que luce menos?

–Quizá no soy un anotador constante, pero no es que se me dé mal. Soy bueno leyendo el juego y generando ventajas para otros compañeros. Y atrás, simplemente me ha gustado siempre y también me ha ayudado tener buenas piernas. Que el rival no meta a veces es mejor que meter tú.

–Contra el Betis tuvo que jugar de base. Pablo Pin recordó entonces que cuando ascendió con el GBC era algo habitual.

–Ese año lo jugué todo de base. Con Ricardo Uriz, incluso compartiendo minutos. Todo vino porque Thierno Niang llegó tarde por un problema de visado y empecé a jugar de '1'. Y cuando llegó él, ya era yo claramente base y al final Niang se fue cedido. Me gusta jugar ahí, a veces incluso más que de '2', porque siento más el balón y puedo tomar decisiones.

–Esta temporada apenas tenía minutos en GBC. ¿Se hizo largo?

–Era mi primer año así. Cuando las cosas van mal es normal usar jugadores expertos. Lo bueno que saco es que seguí trabajando bien día a día. Pero me veía con riesgo de descender y sin jugar casi, y para el futuro eso era complicado.

–¿Le dejó claro ese rol Sergio Valdeolmillos desde el inicio?

–En pretemporada jugué bastante, aunque el equipo estaba sin hacer. Me sentía cómodo en la cancha, sin cometer errores. Pero la liga empezó mal y decidió contar con otros compañeros. Lo respeto, tenemos buena relación.

–Ante su situación en San Sebastián, ¿Ve posible seguir de rojinegro el próximo curso?

–¿Por qué no? Estoy muy bien aquí. Realmente no sé qué va a pasar este verano. Si Gipuzkoa se queda en ACB y quiere, lo haré encantado. Pero si desciende, tendré que pensar. Allí me han tratado muy bien, pero igual que aquí. Hay que valorar todo, pero no es imposible.

–Hablando del viernes. Palencia tiene mucho talento exterior: Grimau, Vasturia, Hermanson. Va a tocar currar.

–Pero siempre, ¿No? A eso venimos aquí. Este equipo se pone siempre el mono de trabajo. Algún partido hemos empezado mal, pero no creo que por no trabajar, quizá por la toma de decisiones. Tenemos que intentar que sus tiros sean en malas elecciones, lo que bajará sus porcentajes, y que no se sientan cómodos, que es cuando nos la pueden liar.

–¿Qué supondría no jugar 'play offs' tras casi todo el año dentro?

–Yo lo veo como que hemos ganado 19 partidos. Con 15 igual es un chasco no entrar, pero ganando tanto, ¿Qué más puedes hacer? Hemos perdido alguno que se pudo ganar, pero también al revés.

–El partido será en pleno Día de la Cruz, ¿Qué espera del Palacio?

–No sé cuánto puede afectar el festivo, pero lo que es verdad es que los que vienen siempre están a muerte con nosotros. Las peñas animan todo el rato y contagian al resto. Lo importante es que los que vengan suplan a los que puedan faltar.

–Acabemos, ¿Qué opina de las condiciones de la FEB para albergar la 'Final 4'?

–No estoy de acuerdo, porque además hay que pedirla el 7 de mayo, cuando no sabes si la vas a jugar. ¿Y qué ganancias tienes? Si la juegas quizá, pero si no las pérdidas son totales. Lo de las habitaciones de hotel que exigen podría entenderlo si dieran toda la publicidad al organizador, pero tampoco es así. Tampoco entiendo lo de los partidos televisados cada semana, creo que se podrían elegir bastante mejor.