LEB Oro

«El equipo tiene mucho rodado, sabemos a lo que vamos a jugar»

'Carlinhos' se adueña de la bola en el partido de la pasada temporada ante Palencia. /A. Aguilar
'Carlinhos' se adueña de la bola en el partido de la pasada temporada ante Palencia. / A. Aguilar

Carlos de Cobos, capitán del Covirán, aboga por «abstraerse» de las altas exigencias de la grada y centrarse en «construir un buen equipo»

JUANJO MARTÍNGranada

Llegó en el verano de 2016 al Covirán y desde entonces ha tenido una enorme ascendencia sobre una plantilla que capitaneará por tercera campaña consecutiva. Carlos de Cobos, encargado de portar el brazalete una vez se retiraron Jesús Fernández y Pablo García, no contará en este curso con la sabiduría de Eloy Almazán, retirado del profesionalismo y que ahora impartirá lecciones en La Zubia de Liga EBA. No obstante, el propio 'Carlinhos' adelanta en declaraciones a este periódico que «la capitanía habrá que compartirla. Es mejor tener a dos personas para ir turnándonos a la hora de ponerle las pilas al vestuario si las cosas van mal. No es que haya sido necesario estos últimos años, pero es mejor si no recae todo sobre una única persona».

Mientras el vestuario decide la identidad de su socio, el director de juego está ya preparado para una nueva campaña portando la batuta del Covirán en LEB Oro. De Cobos sostiene que el equipo ha llegado «con ilusiones renovadas. Este año también contamos con más canteranos ahora en pretemporada y eso siempre ayuda. Tenemos muchas ganas de hacer un buen trabajo, como ocurre cada campaña, y esperamos que así sea».

El malagueño reconoce que el hecho de disponer de una plantilla en la que continúan hasta diez jugadores del ejercicio anterior supone un plus en cuando a aclimatación y conformación del bloque. «La adaptación tiene que ser más sencilla. El equipo tiene mucho rodado y todos sabemos a lo que vamos a jugar». En ese sentido, 'Carlinhos' profundiza que «diez de nosotros ya conocemos la filosofía de Pablo (Pin) y lo que quiere de nosotros. Eso es algo que nos tiene que ayudar, y seguro que los nuevos –Watson y Kapelan– se adaptan bastante rápido».

Con respecto a las incorporaciones, el veterano timonel comenta que «Watson nos sorprendió a todos el año pasado por su capacidad física. Puede recordar un poco a Devin Wright por ser 'undersized' –de corta estatura para ser pívot–, pero más explosivo, pues más de la mitad de sus canastas fueron mates. Esperemos que se adapte y nos dé tanto en defensa como juego por encima del aro, ya que es el único que nos puede aportar en esa faceta». Sobre Kapelan, el base asegura que «tiene puntos en sus manos. El año pasado nuestro juego era más coral, pero a veces necesitábamos un desatascador, alguien que genere puntos desde el uno contra uno. Seguramente es el que más capacidad tiene en ese sentido del equipo, por lo demostrado otros años».

Pese a lo mucho ya trabajado en cuanto a química, el base matiza que «en las primeras jornadas será complicado que se vea nuestra mejor versión. En las pretemporadas influyen muchos factores; son semanas de mucha carga y el objetivo no es llegar bien al principio. Si eres ambicioso hay que plantearse la temporada para estar lo mejor posible al final». Eso sí, De Cobos detalla que «se intentará afrontar bien el primer partido porque empezar con victoria es muy importante, sobre todo ante un rival de entidad –el descendido Gipuzkoa– que nos puede ayudar a que el Palacio se ilusione. Pero no será nuestro tope, ni mucho menos». 'Carlinhos' añade que «por falta de ambición no va a ser, pues hay que pensar que se puede ganar a cualquier contrincante y luchar por ello».

El director de juego es consciente de que este curso tendrán que lidiar con un nuevo enemigo, la presión por la excelencia después de un extraordinario debut en LEB Oro en el que se rozó la 'Final Four'. «La grada va a pedirnos objetivos altos, pero hay que abstraerse de todo eso y empezar desde el primer momento a construir un buen equipo. Si lo logramos estaremos en un buen lugar para luchar por los 'play offs'», asevera una voz más que autorizada en un Covirán que continúa acumulando carga de trabajo en esta primera semana de pretemporada.