Baloncesto

Derrumbe del Covirán

Guille Rubio recibe una falta en la zona del Huesca durante el partido de anoche./LOF
Guille Rubio recibe una falta en la zona del Huesca durante el partido de anoche. / LOF

El equipo de Pin lleva la iniciativa pero desperdicia una ventaja de quince puntos y cae en la segunda prórroga

ALBERTO BELLERA (OPTA)HUESCA

El desplome del Covirán Granada en los cuatro últimos minutos del último cuarto, en el que encajó un parcial de 11-1, echó por tierra el buen trabajo que había llevado a los pupilos de Pablo Pin a dominar el encuentro desde el inicio. El conjunto rojinegro, en claro declive físico, fue capaz de resistir a una primera prórroga en la que Haws (MVP con 20 puntos) parecía haber decidido el encuentro, pero no pudo plantar cara en la segunda ante el acierto desde el perímetro de un cuadro oscense que sigue manteniendo el pleno de triunfos como local.

El Covirán Granada volvió a sorprender a su rival con un gran inicio. Como hiciera en el triunfo frente al líder Força Lleida en la pasada jornada, el equipo granadino trató de marcar diferencias desde el salto inicial. La primera anotación de Nurger dio paso al un vendaval ofensivo del bando rojinegro que, con una serie de tres triples consecutivos, los dos primeros de Manu Rodríguez y el tercero de Carlos de Cobos, se despegó en el marcador ante un Levitec Huesca que solo consiguió responder con una canasta de Sans (4-9). La poca fluidez en ataque del conjunto de Guillermo Arenas, que se quedó atascado en esos cuatro puntos conseguidos en las dos primeras posesiones, chocó con el sólido empuje del equipo de Pablo Pin, muy superior en la pintura aunque sin acierto en el tiro. El control del rebote ofensivo -llegó a capturar el rebote en ataque en cuatro posesiones seguidas- permitió a Granada seguir ampliando la ventaja. Un triple del lituano Aukstikalnis frenó en siete los minutos de sequía anotadora del bloque oscense, en los que encajó un contundente parcial de 2-15, que volvió a ampliar, de nuevo desde el perímetro, el edetano Josep Pérez para cerrar el primer cuarto (7-18).

Intensidad defensiva

El conjunto nazarí siguió basando su juego en la intensidad defensiva. Dos hombres, Olmos e Iriarte, fueron los máximos exponentes de este modelo de juego que siguió maniatando a Huesca. Solo la figura del gigante estonio Nurger fue capaz de inquietar a una defensa visitante que aguantó con entereza. El mejor reflejo de ese alto nivel de intensidad fueron las tres faltas de Iriarte en apenas dos minutos, lo que obligó a Pablo Pin a recortar el tiempo de descanso de un excelso Guille Rubio que llegó a coger hasta nueve rebotes en la primera parte. La escuadra rojinegra siguió controlando el duelo hasta que a Olmos, que puso la máxima diferencia del encuentro a favor de lo locales (15-29, min. 15), se le acabaron las fuerzas. En ese momento entró en juego el poderío de Nurger. Dos canastas suyas animaron al frío pabellón oscense y dieron paso a un torrente ofensivo, con Johnson y Haws como protagonistas, en el que se gestó un parcial de 9-0 (26-31).

En el último minuto y medio el Covirán recobró la claridad en ataque para marcharse al descanso con una cómoda diferencia (28-37).

Tras el paso por los vestuarios, el partido continuó por los mismos derroteros. Levitec Huesca no fue capaz de igualar la intensidad visitante. Sans, como hiciera en el primer cuarto, consiguió la canasta, pero Wright y Carlos Cobos respondieron con contundencia (33-46). Pese al pobre porcentaje de acierto en el tiro -inferior al 30%-, el cuadro de Guillermo Arenas se reenganchó al encuentro con una serie de tiros acertados por Gjuroski, Hartwich y Haws (40-48). Olmos, aprovechando la permisividad de los colegiados en los contactos, sofocó la reacción para afrontar el último cuarto con un cómodo margen (41-52).

89 Levitec Huesca

Martin Haws 22, Isaiah Johnsson 13, Rauno Nurger 13, Agustí Sans 5 y Karahodzic 0 – quintet titular – Lukas Aukstikalnis 14, Stojan Guroski 8, Philipp Hartwich 8 y Dani García 6.

82 Coviran Granada

Alejandro Bortolussi 3, Manu Rodríguez 8, Guille Rubio 8, Joan Pardina 8 y Carlos de Cobos 13 – quinteto titular – Eloy Almazán 0, Josep Pérez 13, Devin Wright 5, Alo Marín 7, David Iriarte 3 y Sergio Olmos 14.

Árbitros
Jesús Martínez, Joaquín García y Jorge Caamaño. Eliminaron por cinco faltas personales a Stojan Gjuroski.
Parciales
7-18, 21-19, 14-14, 19-10, 10-10 y 18-11
Incidencias
Partido correspondiente a la novena jornada de competición en LEB Oro disputado en el Palacio Municipal de Deportes de Huesca ante 1800 espectadores.

Pese a que el Levitec Huesca nunca llegó a estar cómodo sobre la pista, en el bando granadino no se confiaron ni con las dos canastas de Ortega que estiraron la renta hasta el 42-55 (min. 32). Y las previsiones fueron buenas, porque tocó sufrir. Sufrir mucho. Sin llegar a desplegar un buen baloncesto ofensivo, seis puntos de Haws, cuatro de ellos desde la línea de tiro libre, y una bandeja de Hartwich dieron emoción al los últimos cuatro minutos (50-57). Ortega cortó la racha con un triple de mérito, pero Johnson apareció para vestirse de héroe anotando la canasta que establecía el 59-60 a falta de 18 segundos tras los aciertos de Hartwich y de Gjuroski desde el perímetro. Le tembló el pulso a Bortulossi, que solo consiguió anotar un tiro libre y abrió la vía para que Haws llevase el partido a la prórroga. El desgaste físico marcó una prórroga en la que Olmos buscó la quinta recurrentemente la quinta falta de Nurger. Haws, en la cresta de la ola, parecía haber decantado el duelo con dos canastas en el último minuto y medio, pero Olmos y Pardina, con un triple sobre la bocina, enviaron el duelo a la segunda prórroga. En el segundo intento, el Covirán ya no pudo plantar cara.