LEB Oro

Un bendito problema para Pablo Pin

Pablo Pin junto a Guille Rubio en un partido de esta temporada. /LOF
Pablo Pin junto a Guille Rubio en un partido de esta temporada. / LOF

Con la recuperación completa de Alo Marín, toda la plantilla del Covirán Granada está disponible

JOSÉ MANUEL PUERTAS Granada

El Covirán Granada se jugará mañana a las nueve de la noche ante el Chocolates Trapa Palencia la opción de finalizar su temporada con un sobresaliente en caso de certificar su paso a los 'play offs' de ascenso a la Liga Endesa o hacerlo con una calificación notable pero con cierto tono agridulce si no lograse lo que ha estado en disposición de firmar en treinta de las treintaicuatro jornadas de la temporada. Y de cara al citado duelo ante los de Carles Marco los rojinegros llegan, por primera vez en todo el curso, con la opción de poder elegir entre los trece jugadores de la plantilla, una vez recuperado completamente el escolta Alo Marín de su lesión en el tobillo derecho.

Han sido casi tres meses complicados para el Covirán desde que Marín se torciese dicha articulación días antes de recibir al Barcelona B. Sucesivamente Alejandro Bortolussi, Josep Pérez, Sergio Olmos y Carlos Corts pasaron también por la enfermería, llegando incluso a coincidir todos ellos en el dique seco en la visita al Real Betis, cuando Pablo Pin apenas pudo contar con ocho efectivos pese a que el fichaje de Xabi Oroz palío parcialmente un problema que se agudizó posteriormente. Una situación que afectó a la competitividad de un equipo visiblemente cansado en partidos como el de Sevilla o ante el Carramimbre Valladolid y que sobre todo redujo la calidad de los entrenamientos, al ser imposible completar sesiones largas y a máxima intensidad, como ha recordado en varias ocasiones el técnico.

Sin embargo, Marín lleva ya dos semanas entrenando con el resto de sus compañeros y, si bien no se vistió de corto ante Retabet Bilbao ni en la visita a Cáceres, sí formó parte de la expedición a Extremadura por primera vez desde que cayera lesionado. Además, esta semana ha trabajado con total normalidad, y el de San Fernando ya está totalmente disponible para Pin, que ahora deberá decidir si vuelve a confiar ante Palencia en lo que puede darle el gaditano o si prefiere mantener el bloque de doce jugadores que han jugado los tres últimos partidos, desde que Sergio Olmos volviera a la actividad en la cancha del Prat. Un situación nueva para el técnico al poder contar con todos sus efectivos pero tener dar la mala noticia a uno de ellos de que no jugará por decisión técnica, hecho sin precedentes hasta la fecha.

La ficha de Almazán, clave

La ventaja que tiene el club nazarí a la hora de gestionar este hecho es que la ficha federativa de Eloy Almazán es con el Manzano Fundación, equipo filial en el que juegan entre otros Pablo García, Nacho Pin o el mismo Jesús Fernández en la liga provincial. Ello permitió en su día que no hubiera que dar la baja a Marín para incorporar a Oroz, y ahora vuelve a facilitar el trámite a los nazaríes, que no necesitarán de ningún proceso administrativo si Pin finalmente cuenta con Marín mañana. Simplemente, habrán de inscribir a doce jugadores en el acta y dejar a uno fuera de la convocatoria, sin ninguna comunicación oficial previa.

Así las cosas, la plantilla trabaja con trece jugadores disponibles por primera vez en toda la temporada, con la incertidumbre de quién será el damnificado que no se vista de corto. Lógicamente Alo Marín es uno de los candidatos, al tener un ritmo de competición inferior a sus compañeros después de casi tres meses sin jugar, por lo que no debería extrañar que Pablo Pin mantuviera al gaditano fuera de la lista.

Pero si Pin quisiera recuperar la creatividad ofensiva del gaditano deberá tomar la difícil decisión de dejar fuera del equipo a otro compañero. Si volviera a la estructura original de la plantilla, el elegido sería Xabi Oroz. Sin embargo, el alto nivel defensivo del guipuzcoano hace indicar que, ante un equipo con el talento ofensivo exterior del Chocolates Trapa, Oroz jugará. La amenaza de Jordi Grimau, Steve Vasturia y Calvin Hermanson parece muy alta como para que el técnico rojinegro prescinda de su mejor defensor exterior.

Otro candidato podría ser Carlos Corts, como él mismo reconoció la semana pasada a IDEAL, pero el granadino pasa por un gran momento y el gusto de Pin por jugar con dos bases no parece apuntar en esa dirección. Finalmente, los otros dos nombres que se podrían aventurar son los de Manu Rodríguez o Eloy Almazán, pero tampoco resultará sencillo prescindir de la amenaza exterior del primero, por mucho que no atraviese un momento de gran acierto, o la intensidad y centímetros del segundo, dejando demasiado solo a Joan Pardina en el puesto de '3'.

En definitiva, el técnico Pablo Pin tendrá que hilar fino para valorar los pros y contras que le aporta cada una de las opciones que tiene sobre la mesa ahora que al fin puede contar con todas ellas, y eligiendo cuál es de la que prefiere prescindir. Un bendito problema que le llega al entrenador granadino justo en el partido más decisivo de la temporada.