La carrera del Espárrago, más rural todavía