Liga Femenina 2

Las vigías del nuevo Grupo Hafesa 'Raca'

Ortiz y Cerqueira, capitanas del nuevo Grupo Hafesa 'Raca'./José Manuel Puertas
Ortiz y Cerqueira, capitanas del nuevo Grupo Hafesa 'Raca'. / José Manuel Puertas

'Peque' Cerqueira y Rebeca Rodríguez, nuevas capitanas del 'Raca', valoran las opciones nazaríes para el próximo curso

José Manuel Puertas
JOSÉ MANUEL PUERTASGranada

La salida de Isa Pastor y la necesidad de recuperar el hambre por la competición han obligado al Grupo Hafesa 'Raca' a establecer dos nuevas capitanas en su equipo. Y las dos elegidas para ello han sido la más veterana, 'Peque' Cerqueira, quien a sus cuarenta y cuatro años está iniciando la pretemporada de su sexto curso como rojilla, y la pívot Rebeca Rodríguez, seguramente el mejor exponente la pasada temporada de que era posible mantener la ambición necesaria para disputar la Liga Femenina 2 un tercer año. Con la que ahora empieza la alicantina sumará tres temporadas en Granada.

«Llevábamos un par de años siendo casi las mismas, en la misma dinámica, y quizá necesitábamos aire nuevo», reconoce Rodríguez. Efectivamente, entre el primer y segundo curso de las nazaríes en la segunda categoría nacional, la diferencia de ambición resultó notable. Parte del grupo había perdido el hambre del debut. «Es verdad que el año pasado estaba todo un poco viciado», valora igualmente Cerqueira. El nuevo 'Raca' tendrá cambio en el banquillo, con Maribel Piñar en el puesto de Quique Gutiérrez, y a sólo seis jugadoras del ejercicio previo, tras la inesperada salida de Bea Cala por motivos personales. Aires de cambio que llegan hasta en los rivales tras la reorganización de la LF2. En ello también ve cosas buenas Rebeca Rodríguez:«el cambio de grupo también nos ha venido como si fuera empezar de cero en la categoría y tener esa ilusión de enfrentarte a equipos nuevos», apunta.

Y es que realmente el curso pasado se hizo largo para las granadinas, quienes solo pudieron certificar la permanencia en la penúltima jornada. «Otro problema fue la lesión de Maryah Sydnor, porque desde que empezó con molestias en el hombro lo notamos bastante», sostiene la alero gallega. Pero más allá del apartado físico, había algo en lo emocional:«si algo caracterizaba al equipo el primer año era la ilusión, porque no éramos mejores que nadie física ni técnicamente y ganamos tres partidos nada más empezar por hambre, eso es lo que hay que recuperar», analiza Rodríguez.

Velocidad

Por cambiar, a las rojillas les tocará modificar hasta el estilo de juego. Las de Maribel Piñar prometen ser un equipo muy veloz esta campaña. «La impresión es que la forma de jugar será con un juego más rápido, pero eso también es más difícil de ejecutar, así que a ver cómo sale», avisa 'Peque'. «Maribel (Piñar) transmite ilusión, trabajo, ir todas a una... Y correr mucho», confirma su compañera en la capitanía entre risas.

En lo que no habrá novedades es en el déficit de centímetros respecto a los rivales, por más que Claudia Calvelo sí asegure una presencia interior. Ladondra Johnson, a quien se espera el día 11 en Granada, no anda sobrada de centímetros, con apenas 178. «Creo que echaremos de menos a Maryah, pero confío en que Claudia y Ladondra puedan suplir lo que ella aportaba», valora Cerqueira. «Siempre nos van a faltar centímetros, pero si cambiamos la forma de juego y logramos ser más rápidas tanto adelante como atrás, seremos peligrosas», completa Rodríguez. La ala-pívot cree que «si jugamos en estático no podemos parar físicamente a muchas jugadoras grandes y físicas, por lo que la clave para nosotras es apretar en las dos pistas».

Sobre el nivel de la liga, se observa un salto de calidad, basado en que Unicaja y Girona, los recién ascendidos, serán potentes. «Es el año que nos va a tocar sufrir más o por lo menos trabajar más duro para salvarnos», vaticina 'Peque'. Rodríguez, por su parte, se centra en lo propio. «Lo que nos toca es empezar de nuevas y sacar esto adelante», afirma.

No será una temporada fácil. A las dos capitanas del 'Raca' les tocará bajar al barro en alguna ocasión. «A mí me gusta motivar, siempre estoy al 100% tirando de mis compañeras», confirma Rodríguez, cuyo perfil parece encajar perfectamente en su nueva responsabilidad.