Liga Femenina 2

Turno para reinventar el juego interior

Piñar (d) dialoga con la pívot Calvelo durante un entrenamiento del Hafesa 'Raca'. /Ramón L. Pérez
Piñar (d) dialoga con la pívot Calvelo durante un entrenamiento del Hafesa 'Raca'. / Ramón L. Pérez

La dirección deportiva del Hafesa 'Raca' ha de sondear ahora alguna alternativa para sustituir a Bea Cala tras su marcha voluntaria del equipo

JUANJO MARTÍNGranada

Los responsables deportivos del Hafesa Ramón y Cajal han invertido mucho tiempo de la planificación estival pensando en las posibilidades en el juego interior. Con las piezas garantizadas del fichaje de Claudia Calvelo y las renovaciones de Rebe Ortiz y Bea Cala, la entidad granadina se centró en la búsqueda de una jugadora que pudiera complementar las virtudes que ya había en la plantilla. Después de muchas horas de estudio y análisis, la escogida finalmente fue Ladondra Johnson, ala-pívot que también puede está habituada en ocupar un lugar en la rotación exterior.

Maribel Piñar, entrenadora del 'Raca', destacó de la estadounidense que «es versátil y muy rápida. Puede jugar en posiciones interiores y exteriores, es buena defensora y posee facilidad para anotar». Es decir, un perfil de '4' abierto con el que obtener algo más de 'pólvora' no sólo en la pintura, sino también en el perímetro. Se relativizó el hecho de perder potencia por dentro con la incorporación de la norteamericana, quien cerró en un principio su plantel rojillo.

«Le hemos dado muchas vueltas al juego interior. Podíamos haber optado por traer a una jugadora grande, pero las que nos encajaban en el perfil económico no nos completaban en lo deportivo», matiza Piñar. La entrenadora añade que con un '5' voluminoso «perdíamos en otras facetas y por eso hemos tomado la decisión de incorporar a Ladondra Johnson. Además, las jugadoras del año pasado como Rebe (Ortiz) y Laura (Arrojo) están acostumbradas a fajarse por dentro sin esa figura del '5' rocoso». Así lo demostraron las nazaríes durante los partidos previos a la llegada de Marta Miscenko, quien sí se ajusta a ese modelo de 'center' con un rango de movimientos muy cercano al aro.

Con la contratación de Johnson, el cuadro granadino había logrado cuadrar el círculo de sus limitadas opciones económicas, pero ahora ese esquema ha sufrido un revés considerable. La marcha voluntaria de Bea Cala ha desbaratado el planteamiento trazado para esta temporada por la entidad nazarí, que ha perdido de manera imprevista a un comodín que iba a dar minutos de rotación a las 'torres' del Hafesa.

Si bien el rol de la gaditana no estaba previsto que fuese fundamental, el 'Raca' ya no tiene esa figura que dote de oxígeno a la batería interior. De ahí que el club ya haya comunicado su intención de buscar en el mercado la pieza que le falta tras el inesperado adiós de Cala. El problema viene derivado de la escasez de posibilidades que ofrece actualmente el mercado, sobre todo por acudir al mismo con un presupuesto muy reducido.

De este modo, Piñar debe sopesar entre darle la alternativa a alguna de las jugadoras del filial o escudriñar en el ámbito del baloncesto provincial para hallar un elemento que impida que el 'Raca' cojee por dentro desde antes incluso del salto inicial de la campaña. Eso sí, en ese último caso tendría que contar con el beneplácito de los clubes granadinos, que ya están en marcha para la próxima campaña en Primera Nacional y a los que se les trastocaría la plantilla de la misma manera que ha sufrido el Hafesa con la salida de Cala.

En cualquier caso, el conjunto rojillo demanda centímetros para que todo el peso interior no recaiga exclusivamente sobre los hombros de Calvelo, Johnson y Ortiz. Afrontar el curso en LF2 con sólo tres interiores resultaría una temeridad, sobre todo porque cualquier contratiempo físico o de personales les dejaría bajo mínimos en la pintura. Las posibilidades de permanencia del 'Raca' se reducirían considerablemente y, con tal de evitarlo, el club se afana en solventar cuanto antes este imprevisto entuerto que le obliga a reinventarse por dentro.