Baloncesto

Sin mala leche no hay paraíso

Sin mala leche no hay paraíso
FUNDACIÓN CB GRANADA

El Covirán pierde ante el Betis en el duelo de ida de la semifinal de la Copa Andalucía | El equipo rojinegro echa en falta un mayor nivel de concentración y dureza para plantar más cara a un rival que luchará por el ascenso de categoría

JOSÉ MANUEL PUERTASSEVILLA

El Real Betis Energía Plus propinó ayer un sopapo de realidad al Covirán Granada en la ida de las semifinales de la Copa Andalucía. Que los rojinegros tienen que adaptarse a la nueva categoría y eso llevará tiempo es evidente. Que el listón de la LEB Oro requerirá de un sobreesfuerzo y no permitirá despistes, también. Anoche los de Pablo Pin compitieron con honor, siendo capaces de levantar un par de amagos de los locales de romper el partido, pero la diferencia final de cara al duelo de vuelta demuestra que si los granadinos quieren enfrentarse al Unicaja en la final, y más allá tener una temporada exitosa en la segunda categoría nacional, deberán mantener un nivel de concentración y dureza superior al exhibido en San Pablo.

No puede obviarse que el rival por esa final es probablemente la mejor plantilla de la categoría, mermada ayer eso sí con las notables bajas de tres de sus puntales, los pívots Stainbrook y Marcius y el alero granadino Pablo Almazán. Pero para que el Covirán mire cara a cara a rivales de tal enjundia deberá aumentar la magnitud exhibida de un factor que en el baloncesto tiene un peso importante aunque no se haya inventado aún nada para medirlo: la mala leche.

Ante las ausencias interiores verdiblancas, los de Pin buscaron con insistencia balones a la zona, pero se encontraron con demasiados errores que un equipo como el sevillano supo penalizar. 18 pérdidas de balón, muchas de ellas cuando el Covirán dominaba el ritmo de juego, y demasiados tiros cercanos al aro fallados supusieron un puente de plata perfectamente aprovechado por los dos estiletes verdiblancos: John Dee y Thomas Bropleh. Cada uno en su estilo, el primero tan efectivo como académico, el segundo tan espectacular como anárquico, se asociaron para ajusticiar al Covirán con 51 puntos y 11 triples entre ambos. Otro aviso a navegantes, buena muestra de lo que se puede encontrar el equipo rojinegro a partir de la primera semana de octubre.

94 Real Betis Energía Plus

J. Dee 26, T. Bropleh 25, D. Rodríguez 14, R. Malmanis 0 y O. Enechionyia 16 - quinteto titular – Borg 6, Olumuyiwa 2, L. Costa 2, Pluta 3 y Cecilia 0.

79 Coviran Granada

Josep Pérez 9, Manu Rodríguez 10, Eloy Almazán 4, Devin Wright 6 y Guille Rubio 21 - quinteto titular – Alo Marín 0, Alejandro Bortolussi 11, Sergio Olmos 7, Carlos Corts 0, Carlos de Cobos 3, David Iriarte 2 y Joan Pardina 6.

Parciales
26-25, 22-15, 20-18 y 26-21.
Árbitros
Palomo, Lizana y García.
Incidencias
Partido correspondiente a la ida de las semifinales de la Copa Andalucía disputado en el pabellón de San Pablo ante mil espectadores.

Ya la primera parte se vislumbró lo que sería el partido. Los visitantes aceptaban el reto del alto ritmo local, pero con demasiadas imprecisiones para controlar el tempo, mientras cada balón interior buscando los centímetros de Sergio Olmos suponía un dolor de muelas en la circulación granadina.

Pin, consciente de la necesidad de un toque a rebato, llamó a filas en el descanso a su mejor soldado para esas lides. Y Ale Bortolussi no le falló. El rosarino prendió la mecha de la remontada, endureciendo el partido atrás en lo emocional y sumando en un santiamén un triple, un 2+1, dos robos de balón y una asistencia en lo tangible, pasando del 48-40 del descanso al 50-51. Empero, el entrenador granadino, fiel a su estilo y más aún a la necesidad en pretemporada de enchufar a todos sus efectivos, alargó la rotación en su máxima extensión y solo Guille Rubio demostró el mismo nivel de mala uva que el argentino. El catalán, con 21 puntos y 12 rebotes, fue con mucho el mejor en la estadística nazarí.

Racha de errores

Pero no fue suficiente. Una nueva racha de errores permitió al Betis desatarse desde el perímetro, con Dee poniendo patas arriba San Pablo y Dani Rodríguez, veterano base pretendido por el Covirán este verano, disparando de nuevo la renta hasta los diez al final del tercer cuarto (68-58).

Con Rubio de faro interior se las apañó el Covirán para ponerse a cuatro (73-69), pero Bropleh y Dee mantuvieron su estado de éxtasis con Curro Segura entregado a cuatro pequeños y con sólo un pívot sobre la pista, estirando la ventaja hasta los quince finales que supondrán un gran reto si su rival quiere remontarlos el próximo viernes. Pero para ello, bien hará el Covirán en repartir en la plantilla el diente afilado que mostraron ayer Rubio y Bortolussi.

Fotos

Vídeos