LEB Plata

El 'quijote' Hernández cambia de aires

Javi Hernández, a la izquierda, defiende a Wright con La Roda en el Palacio de los Deportes./A. AGUILAR
Javi Hernández, a la izquierda, defiende a Wright con La Roda en el Palacio de los Deportes. / A. AGUILAR

El ala-pívot granadino vivirá su tercera campaña consecutiva en Castilla La Mancha tras fichar este verano por el recién ascendido Almansa

Juanjo Martín
JUANJO MARTÍNGRANADA

Dos años han pasado desde que la dirección deportiva de la Fundación CB Granada decidiera no prolongar su vinculación con Javi Hernández. El ala-pívot, uno de los jugadores por los que el club decidió salir a competición en Primera Nacional en 2012, puso así punto y final a su vinculación como nazarí y emprendió rumbo a Castilla La Mancha. El granadino encontró allí acomodo en La Roda, un equipo modesto que militaba entonces en Liga EBA y con el que ascendió a la primera a LEB Plata.

De esa manera, Hernández tuvo la oportunidad de regresar al Palacio de los Deportes, aunque fuese como rival. De hecho, el cuadro albaceteño se convirtió el pasado curso en la némesis de los rojinegros, hasta el punto de disputarle tanto la final de Copa como el ascenso directo a LEB Oro. En ambos pulsos salió vencedor el conjunto de Pablo Pin, dejando así con la miel en los labios al que fuese durante años discípulo del técnico granadino.

Hernández reconoce que «en el momento no pude alegrarme por el ascenso del Covirán. Soy de Granada pero el hecho de madurar te ayuda a implicarte en el sitio en el que estás. Fuera de eso te olvidas de quién sube o quién no, y yo estuve fastidiado por no haber podido conseguir el ascenso». El jugador recuerda que «estuvimos peleando durante treinta jornadas, pude vivir una final de Copa en el Palacio o un partido a vida o muerte por la primera plaza a siete jornadas del final. No pudimos subir y luego en los 'play offs' las cosas no nos fueron como esperábamos».

El granadino habla así del pobre rendimiento que tuvo La Roda en las eliminatorias de ascenso, en las que cayó a la primera pese a tener el factor cancha. De nada sirvió certificar la segunda plaza en la Liga regular -por delante de Alicante- pues en la primera eliminatoria sucumbió con estrépito ante Canoe (0-3). «Conformamos un equipo del que nadie esperaba que llegase a cotas tan altas. Se dio una conexión que ningún rival supo frenar, pero al final nos pudo la ansiedad y terminamos segundos. Luego, en el primer partido de cuartos, perdimos después de tener una renta de hasta 18 puntos. Ese fue el detonante de nuestra eliminación, que no borra la temporada tan buena que firmamos aunque sí le da un final un tanto amargo», expone.

Esa serie fue el último compromiso de Hernández con la camiseta de La Roda, dado que los albaceteños «decidieron dar un lavado de cara a la plantilla y puse así fin a dos años muy buenos con ellos». Eso sí, este verano no ha tenido que trasladarse demasiado lejos, puesto que se ha enrolado en las filas de otro conjunto de esa misma provincia, el Almansa, que acaba de subir a la recién remodelada LEB Plata.

La tercera categoría nacional tiene ahora dos conferencias (Este y Oeste) y un nuevo formato que siembra un punto de incertidumbre. «No sabemos si este cambio va a ser a mejor o a peor. Lo que tenemos claro es que tanto la pretemporada como las primeras jornadas van a ser más importantes que nunca. Será clave empezar a buen ritmo y sacar victorias al principio para después no echar de menos esos triunfos», valora Hernández.

«Un club como La Roda»

El granadino comenta sobre su nuevo club que «a nivel humano es parecido a La Roda. Ha vivido dos ascensos en dos años para pasar de Primera Nacional a Plata. Ha tenido un crecimiento muy rápido y puedo identificarme con ese proyecto para seguir creciendo, que es al final lo que uno busca».

Las dos semanas de preparación que acumula hasta el momento con el Almansa le han servido al jugador para comprobar que «tenemos un grupo genial, con dos norteamericanos muy implicados con los que subió hace unos meses y eso da garantías para construir un bloque que actúe con confianza y estabilidad. A partir de ahí sólo cabe esperar que la Liga te ponga en su sitio». Para Hernández no hay este curso otro objetivo distinto a la permanencia, pues «un recién ascendido siempre busca la salvación lo antes posible. No nos ponemos ningún techo pero con los pies en el suelo. Ir jornada a jornada puede llevarte muy lejos, como ya viví con La Roda».

El ala-pívot se muestra convencido de que «mis dos primeros años aquí fueron una gran experiencia, aunque ahora en Almansa va a ir mejor. Mientras siga a gusto, que sean muchos años más los que permanezca en La Mancha». Así las cosas, el 'quijote' Hernández puede continuar su evolución en la pista mientras prosigue su carrera como psicólogo deportivo. Esa labor ya la desarrolló en La Roda con la cantera y este año continuará realizándola con su nuevo club. «Tengo claro que el baloncesto no va a darme de comer a medio-largo plazo, por lo que todo lo que pueda hacerse por otro lado siempre ayuda», afirma con sinceridad un granadino que permanecerá una campaña más pertrechado en tierras manchegas.

Fotos

Vídeos