Liga Femenina 2

«Pronto llegarán las victorias y creceremos como equipo»

Sydnor hace malabares en la previa del duelo de mañana contra Claret. /RAMÓN L. PÉREZ
Sydnor hace malabares en la previa del duelo de mañana contra Claret. / RAMÓN L. PÉREZ

Entrevista a Maryah Sydnor, jugadora del Hafesa Ramón y Cajal | La gran estrella del 'Raca' atiende a IDEAL justo antes de que el calendario sea algo más amable para las de Quique Gutiérrez

JOSÉ MANUEL PUERTASGRANADA

Imitando a su hermana mayor, comenzó a botar una pelota naranja con apenas cinco años. Y aunque tanteó también el voleibol y el fútbol, se aferró al baloncesto para ser hoy el principal sustento de un Grupo Hafesa Ramón y Cajal que lucha por afianzar definitivamente a Granada en la elite de la canasta nacional. Maryah Sydnor (Radford, Virginia, Estados Unidos, 1993) cumple su cuarta temporada en Europa, tras ser una de las mejores jugadoras en la historia de su universidad, Appalachian State, sufrir la entrada en el profesionalismo con una grave lesión de rodilla en el Vimpelin Veto finlandés, y dejar atrás las dudas dominando la liga danesa con el Horsholm 79ers. Y de momento, sus 20 puntos y 10'4 rebotes por partido demuestran que en la LF-2 también puede ser un referente.

-¿Qué siente una leyenda en su universidad?

-(Risa nerviosa). La verdad es que está bastante bien. Hubo otras jugadores de gran nivel, así que ser una en esa lista, es un sentimiento muy bonito.

-Como licenciada en Ciencias del Deporte, ¿qué diferencias ve entre los entrenamientos americanos y europeos?

-En Estados Unidos, desde muy pequeña, se trabajan mucho los aspectos básicos del juego, la técnica individual. Aquí el juego es más rápido y sofisticado, más táctico. Allí es más 'aprende lo básico y desarrolla aquello en lo que eres buena'.

-¿Qué queda en la profesional del baloncesto de aquella jugadora de fútbol y voleibol?

-Muchas habilidades técnicas. El juego de pies del fútbol, o la capacidad para saltar o taponar del voleibol me han ayudado en el baloncesto. También a nivel atlético, claro.

-¿Cómo fue su adaptación al baloncesto europeo en Finlandia?

-Desde luego que fue un cambio. Estaba acostumbrada a otra forma de jugar. La suerte fue que vivía con dos americanas que ya tenían experiencia en Europa. Y hablando mucho con ellas conseguí en ese primer año asumir cómo se entiende y se trabaja el juego aquí.

-Finlandia y Dinamarca antes de llegar a España. Eso sí que es un cambio radical.

-Sí, es bastante distinto (sonríe). Pero creo que me han ayudado esos tres años allí para conocer cómo es la vida al otro lado del Atlántico. Estar fuera de casa es duro sin importar donde estés. Lo peor es el lenguaje, ya que en Finlandia y Dinamarca todo el mundo habla inglés, y aquí es más complicado entenderse con la gente. Aunque para las cosas que hago, entrenar, ir al gimnasio o hacer la compra, me voy apañando. Es un nuevo aprendizaje, estoy muy contenta aquí.

-¿Qué le llevó a fichar por el Grupo Hafesa 'Raca'?

-Tenía claro que era una gran oportunidad. Una vez que salí de Estados Unidos quería jugar en España, era una de mis metas. No por un tema económico ni nada parecido, sí por la experiencia. Quería conocer el país, todo lo que había escuchado de Granada era magnífico. Y desde luego ahora estoy disfrutando mucho de mi vida aquí.

-El año pasado en su equipo había españoles trabajando, como el exjugador Rafa Monclova, ahora entrenador. ¿Le ayudaron a decidirse?

-Sí, también dos entrenadores asistentes en mi equipo, en la sección femenina del club, eran españoles. Creo que sí, que algo de influencia tuvieron en la decisión. Hablamos mucho sobre el baloncesto aquí.

-Ha sido dominante en su universidad y también en Finlandia, Dinamarca y ahora en el Grupo Hafesa. ¿Cuál es el siguiente paso?

-Trato de hacerlo lo mejor que puedo sin importar dónde juego o en qué nivel esté. Veremos qué nos trae el próximo paso. Con suerte podré seguir dando el máximo. Ese es mi único objetivo.

-Pero sus números, 20 puntos y 10'4 rebotes, indican que está preparada para seguir creciendo. ¿Aspira un nuevo salto de categoría, quizá en España?

-Eso sería fantástico. Si llega esa propuesta, la afrontaré. Pero ahora mismo sólo puedo estar pendiente del próximo partido y de seguir dando mi máximo.

-En todo caso, aunque en un nivel superior, este año ha pasado de jugar por títulos a hacerlo por la permanencia. ¿Cómo lo lleva?

-Desde luego es diferente. Vengo de dos años peleando por ganar la liga en Dinamarca, de hecho el pasado año la ganamos. Y sí, no es lo mismo aspirar a eso que simplemente a quedarte en la categoría. Son distintos pasos con distintas metas. Pero espero que con suerte podamos ganar un par de partidos próximamente y crecer como equipo.

-Hicieron una pretemporada sin derrotas. Ahora, con un calendario complicado, el balance es de un triunfo en cinco partidos, ¿cuál es el nivel real de este 'Raca'?

-En pretemporada sólo jugamos contra dos equipos, contra Almería tres veces por ejemplo. Y así es difícil evaluar cómo te va a ir, aunque desde luego fue una pretemporada positiva. Ahora en la liga hemos tenido un calendario muy duro, todos nuestros rivales hasta ahora están en la parte alta. Ha sido una adaptación complicada para el equipo, pero tenemos más partidos y una temporada muy larga por delante para arreglar este inicio. Creo que podemos conseguir pronto ese par de victorias a partir de las que creceremos.

-Sus números impresionan, ¿echa en falta un paso al frente de sus compañeras?

-Es difícil hablar de eso. Lo que creo es que necesitamos tener más confianza. Estamos fallando tiros abiertos, pero hay que seguir. Porque si no lanzas esos tiros, básicamente estás fallando igual. Se trata de crecer como equipo y seguir mejorando nuestra química.

-¿Le da pena que no vaya más gente a ver al equipo?

-Es complicado ver que a los equipos masculinos, aunque puedan hacerlo mal, siempre hay miles de personas viéndolos. Pero creo que el baloncesto femenino tiene una buena presencia. Aficionados locales hay, se ven en los colegios, no sólo por la gente que haya en la grada. Por desgracia estoy acostumbrada a ello, pero espero que esto vaya creciendo, que la gente se interese más.

-¿Quizá si llegan esas dos victorias de las que habla se animen?

-Eso espero. Que logremos victorias y así haya más apoyo. Estamos encantadas con los que vienen a vernos, pero tenemos que dar motivos para que vengan más. Depende de los dos lados de la ecuación.

-Hablábamos antes de leyendas, ¿cómo es jugar con Cerqueira?

-Es alucinante. La energía que transmite, cómo se cuida, el estado de forma en el que está. Sí, sé que es alguien muy importante en el 'basket' femenino español. Sólo el hecho de querer seguir jugando, y hacerlo con esa entrega, es algo fantástico. Espero poder hacer algo así algún día. Veo que me saca 20 años, y sólo puedo decirle, ¡Guau, eres increíble!

-Hablando de eso, ¿dónde se ve en el futuro?

-Cada año me planteo lo que voy a hacer el siguiente, y he tenido altibajos. Hace dos años no sabía si iba a poder seguir jugando. No lo tengo muy claro. Con suerte me gustaría ser fisioterapeuta, pero para eso tengo que volver a la universidad, a casa. Y de momento no sé cuándo va a acabar mi carrera en el baloncesto para que empiece la carrera de la vida real. Todo se andará.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos