Liga Femenina 2

Primeras pinceladas del vertiginoso 'Raca'

Carmen Mir divide con ímpetu la defensa del Alhaurín. /Ramón L. Pérez
Carmen Mir divide con ímpetu la defensa del Alhaurín. / Ramón L. Pérez

El club rojillo supera al Alhaurín de la Torre en el primer amistoso estival al apretar atrás y meter una marcha más en ataque en el último acto

JUANJO MARTÍNGranada

El Hafesa Ramón y Cajal sumó ayer una victoria frente al Alhaurín de la Torre (72-50) en el duelo que abrió su pretemporada. La amplitud del resultado no refleja la tónica de igualdad que se vivió durante los tres primeros cuartos, en los que a las rojillas les costó encontrar regularidad en su juego. Eso sí lo consiguieron en el último período (24-6), en el que se vislumbró la fórmula con la que pretenden conquistar una nueva permanencia en Liga Femenina 2. Esa receta 'mágica' consiste este año en intensidad defensiva y, sobre todo, velocidad. Mucha presteza a la hora de lanzarse hacia el aro rival.

Maribel Piñar tuvo muchos problemas a la hora de conformar sus quintetos, pues las bajas se multiplicaron en el último momento. Claudia Calvelo saltó a la cancha aquejada por una gastroenteritis y Carmen Mir se sintió indispuesta a partir del segundo acto, lo que limitó aún más una rotación en la que faltaban Patri Fernández (fascitis plantar), Ladondra Johnson –llega este miércoles a Granada– y Bea Cala, que se marchó hace unos días del equipo voluntariamente. La única buena noticia fue que Laura Arrojo, duda por una sobrecarga muscular, sí pudo saltar a la cancha. La alero granadina se vio obligada a cambiar el chip, pues aparte de jugar en el perímetro también completó muchos minutos en la pintura al ser Rebeca Rodríguez la única interior totalmente sana del 'Raca'.

El comienzo del amistoso resultó tremebundo para el Alhaurín, que milita en Primera Nacional y sueña con regresar este año a LF2. Las visitantes gozaron de buenas posiciones de tiro, si bien el aro encogió y repelió todos sus lanzamientos. Las rojillas explotaron ese desconcierto inicial del contrincante para poner tierra de por medio (15-0). La escuadra malagueña no anotó su primera canasta hasta pasados siete minutos, pero una vez abierta la lata recortó la desventaja con celeridad. El Hafesa desapareció momentáneamente de la pista a raíz de unas rotaciones que conformaron un quinteto pequeño. El 'small ball' trajo malos frutos y las granadinas encajaron un 0-12 de parcial que devolvió la incertidumbre al choque al final del cuarto (17-14).

Ese panorama se tintó un poco más oscuro en cuanto el Alhaurín aprovechó su superioridad en el rebote ofensivo. Hasta doce rechaces capturó el cuadro foráneo en la canasta contraria durante la primera parte, lo que les permitió mandar de manera efímera en el luminoso (19-21). Las acciones de Ortiz en el poste bajo no hallaron respuesta por parte del 'Raca', a la que la entrada de Gea y Ainara dotó de otro aire. Un nuevo estirón final tras las canastas de Alcántara y Mir mantuvo el mandato al descanso (31-29) al conectar de nuevo en defensa.

Fue la mejoría en pista trasera la que allanó a la postre el camino hacia el triunfo. Después de que ninguno lograra imponerse en el tercer cuarto (48-44), la intensidad atrás del 'Raca' en el cuarto acto se convirtió en la herramienta para sentenciar. El Alhaurín se atascó ante el entramado rojillo y perdió un sinfín de balones que concluyeron en canastas sin oposición para un cuadro nazarí que metió una marcha más. Los puntos al contraataque o en transición se sucedieron de manera constante para completar un demoledor 19-2 de parcial, con el que el 'Raca' desarmó a las malagueñas y se dio una primera alegría en esta pretemporada.