LEB ORO

La FEB pone a los clubes en pie de guerra

Covirán y Betis son dos de los clubes cuyos pabellones cumplen los requisitos audiovisuales./FERMÍN RODRÍGUEZ
Covirán y Betis son dos de los clubes cuyos pabellones cumplen los requisitos audiovisuales. / FERMÍN RODRÍGUEZ

La decisión unilateral de vender los derechos televisivos a LaLiga a una semana del inicio causa gran malestar por el perjuicio a aficionados y patrocinadores

JUANJO MARTÍNGRANADA

Lo que en principio debería haber sido un trámite se convirtió en una bomba a punto de estallar. El pasado viernes se celebró la asamblea de la Federación Española de Baloncesto previa al inicio de la Liga y los clubes se toparon con una desagradable sorpresa. El ente había decidido vender los derechos televisivos de la LEB Oro a LaLiga, una decisión que anunció como cerrada y sin opción de discusión. Los representantes de los equipos quedaron atónitos ante esa exposición, si bien el sentimiento se tornó a indignación en cuanto fueron conociendo los detalles del nuevo marco para las retransmisiones.

Lo fundamental en este tipo de convenios es el montante económico, aunque este dista un mundo de ser persuasivo. LaLiga abonará por los derechos televisivos un total de 200.000 euros, de los cuales una cuarta parte (50.000 euros) se los quedará la FEB en concepto de administración y abogados. De esa manera quedan 150.000 euros a repartir equitativamente entre los 18 conjuntos que militan en la LEB Oro. Eso supone que los clubes recaudarán un total de 8.333 euros por toda la campaña por un concepto que no les retribuía nada hasta la fecha. Pese a la mejora, los equipos de Oro mostraron su férreo rechazo a este planteamiento de la FEB por la letra pequeña de este convenio.

La primera consecuencia es que desaparece el Canal FEB, la plataforma por la que se retransmitían todos los partidos de la Liga de manera gratuita por 'streaming'. A partir de ahora, sólo se emitirán dos de los nueve partidos de cada jornada, pasando a ser 'invisibles' para aficionados y patrocinadores los otros siete encuentros semanales. Eso se debe a que la opción de que otras cadenas -autonómicas o locales- muestren los partidos no escogidos no está sobre la mesa ante los enormes requisitos que impone LaLiga (cuatro cámaras, retransmisión en castellano, imagen sin ningún tipo de logotipo y el pago de una cantidad a convenir). Teniendo en cuenta que la LEB Oro ha recobrado un considerable interés al ser de nuevo factible ascender a la ACB y que esta campaña cuenta con equipos con solera como Betis y Bilbao, dificultar el acceso televisivo a la competición resulta como poco chocante y contraproducente.

El acuerdo con LaLiga también establece una nueva franja para los partidos que sean retransmitidos, que se colocarán el viernes por la tarde en dos turnos (19.00 y 21.00 horas). Eso provocará un notable descenso de afluencia de público en la grada, especialmente en el primer turno, pues a esa hora muchas personas aún están trabajando al ser un día entre semana. Esto afecta no sólo a los aficionados que vayan a comprar entradas para un duelo concreto. Los abonados también salen perjudicados pues adquirieron su carnet pensando que los partidos de su conjunto eran a una hora determinada y, ahora, puede ser que no vean todos los choques por incompatibilidad con el nuevo horario. Eso ocurre con los seguidores nazaríes, pues pasarían de contemplar al Covirán un sábado por la tarde a un viernes por la tarde o por la noche.

A nivel publicitario, el nuevo convenio también supone una merma para los clubes que ya tenían vendidos los anuncios que podían emitirse en las retransmisiones del Canal FEB. Esas empresas, con contratos ya firmados, ya no podrán conseguir difusión a través de las retransmisiones televisivas, dado que será LaLiga quien determine las que salgan tanto en las pausas en el juego como en las pantallas LEDs.

Este es otro punto de fricción, puesto que pocos son los clubes que cuentan con esta tecnología a la que obliga el nuevo marco televisivo. Bajo la premisa de una emisión de calidad, las retransmisiones han de contar con esas pantallas. Aquellos clubes que no las tengan deberán alquilarlas, corriendo con el elevado coste de sufragarlas (2.500 euros por partido) a cargo de los propios equipos. Es decir, que si un club no posee las pantallas LEDs y le emiten cuatro partidos en casa, ya habrá gastado más dinero (10.000 euros) del que va a percibir por toda la campaña. Al Covirán esto no le afecta pues precisamente compró esas estructuras luminosas semanas atrás, y ya pudieron verse en funcionamiento en los amistosos contra Betis y Canoe en el Palacio. Sin embargo, para otras entidades esto supone un enorme quebradero de cabeza.

«Oposición total» del Covirán

Este importante cambio se produce a siete días del inicio de la LEB Oro, lo que ha aumentado el enfado entre los clubes, ya de por sí molestos por no haber tenido voz ni voto en el acuerdo con LaLiga. Camilo Álvarez, presidente del Ourense -primer rival nazarí- afirmó a La Voz de Galicia que el convenio con LaLiga «nos parece horroroso. Lo comunican una semana antes de empezar. Emitir sólo dos partidos por jornada no es de recibo cuando antes podían verse todos. Están matando a la afición. Plantearemos algún tipo de actuación en estos días porque no están contando con nosotros para nada».

Ese rechazo lo comparte también la Fundación CB Granada, cuyo vicepresidente Carlos Díaz asegura a IDEAL que «queremos transmitir nuestra oposición total al proyecto por el perjuicio a nuestros abonados y patrocinadores. Esperamos que la FEB reconsidere su postura y no nos perjudique con un acuerdo en el que no ha consultado a ningún club y que no hay por dónde cogerlo. Lo único bueno es que la emisión tendrá calidad, pero todo lo demás es malo. Vamos a luchar todo lo posible para que nuestros aficionados puedan ver todos los partidos del Covirán, como han podido hacer los últimos años». Así las cosas, los clubes están en pie de guerra y no se descarta nada de aquí a este viernes que arranca la LEB Oro.

 

Fotos

Vídeos