El pito de la polémica

El pito de la polémica
JUANJO MARTÍN

Parece que el universo quiso alinear a los astros el pasado fin de semana para que tanto la plantilla del Covirán como del 'Raca' coincidieran en mencionar a los árbitros tras sus derrotas. El primero en sufrir las 'iras' de los colegiados fue el conjunto femenino, cuyo técnico Quique Gutiérrez aseveró sin remilgos que «los árbitros nos han despreciado, no nos han dejado pelear el partido». A sus jugadoras les costó actuar ante un agresivo Leganés que se llevó la victoria. Las madrileñas defendieron con mucha intensidad y eso dio sus frutos, algo que no pudo compartir la escuadra de Pin pese a jugar igualmente duro en pista trasera.

El granadino resaltó el horripilante primer cuarto de su equipo a la par que los errores arbitrales. Ese duelo se decidió en los minutos finales, en los que Pérez desperdició dos posesiones que podrían haber asegurado el triunfo. No obstante, esas jugadas finales del base valenciano –quien reclamó falta en la penetración que podría haber coronado a los nazaríes– no se recordarán tanto como los evidentes pasos de Arteaga en la canasta de la victoria, o la diferencia de criterio a la hora de conceder antideportivas a un lado y otro de la cancha.

Ni con tres pitos se evitan las polémicas en la LEB Oro, por lo que casi resulta comprensible que haya líos en una LF-2 en la que sólo dictan sentencia un par de colegiados. Al final de temporada, el karma suele equiparar las cosas y la cantidad de derrotas influenciadas por los del silbato coinciden con la de victorias en errores que han favorecido al infractor. En la última jornada ha tocado la de arena. Ya llegará la de cal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos