Liga Femenina 2

Una muñeca atada en corto

España avanza con apuros ante la defensa de Promete. /Ramón L. Pérez
España avanza con apuros ante la defensa de Promete. / Ramón L. Pérez

Las defensas rivales han prestado una mayor atención para frenar a Ainara España, cuya principal virtud consiste en aportar tiro desde el banquillo

JUANJO MARTÍNGranada

En su campaña de debut en Liga Femenina 2, al igual que le ocurrió a muchas componentes del Ramón y Cajal, la escolta Ainara España se benefició del desconocimiento por parte del rival de su juego. El 'scouting' de un recién ascendido no resulta nada sencillo y los esfuerzos se centran en las principales figuras, dejando en un segundo plano el estudio de las que salen desde el banquillo. Eso contribuyó a que las defensas de los contrincantes soslayaran la marca sobre la murciana, que promedió un 37% de eficacia en triples intentando más de tres lanzamientos lejanos por partido. Su puntería la convirtió en un solvente recurso para desatascar los ataques de la entidad nazarí, eso sí, únicamente en momentos puntuales (5'3 puntos en 17 minutos) al no gozar de un rol protagonista.

De cara a esta última campaña, la intención era repetir planteamiento con respecto a España, si bien se topó con una vigilancia más estrecha. Cada vez que salía a pista, las oponentes ya sabían que no podían concederle el más mínimo centímetro, lo que dificultó que pudiera recibir la bola en buena posición para mirar el aro. Una vez cercenada la principal fuente de anotación de la jugadora, su aporte quedó reducido a la mínima expresión, lo que le llevó a perder minutos en cancha y a verse limitada a apariciones esporádicas en la mayoría de partidos del primer tercio liguero.

No obstante, su horizonte es esclareció ligeramente al formar parte del cinco inicial durante tres partidos consecutivos (UCAM, Promete y Alcobendas). En ese lapso pasó a promediar 6'6 puntos, siendo su actuación más destacada frente a las madrileñas. Ahí también cobraron esplendor sus virtudes defensivas, ratificando su intensidad en pista trasera con casi dos robos de media desde mediados de noviembre hasta el parón navideño. Eso sí, sus 10 puntos –tope anotador del curso– vinieron de la mano de un pobre 2/8 en triples, lo que argumentó su retorno a la segunda unidad. España volvió a contar poco en la rotación exterior del 'Raca' y el único respiro llegó en la debacle frente a Leganés (55-76), en la que dio la cara con nueve puntos. Después de ese duelo desapareció de los esquemas rojillos y firmó un triste epílogo con los siete choques con valoración cero o negativa y 1/14 en triples.