Retirada

La última 'bomba' de Navarro

Juan Carlos Navarro, emocionado. /EFE
Juan Carlos Navarro, emocionado. / EFE

La leyenda del Barça se despide entre lágrimas de las pistas y pasa a los despachos confesando que le hubiera gustado irse de otra manera porque se veía «con fuerzas para seguir jugando»

P. RÍOSBarcelona

'Forever Bomba'. El mensaje que presidió el escenario del Auditorio 1899 del Camp Nou, con la 'm' convertida en un '11', el dorsal que lució Juan Carlos Navarro durante su carrera, lo resumía todo. Como se preguntó en voz alta uno de los exprofesionales y amigos personales del jugador presente en su rueda de prensa de despedida, Roger Grimau, «¿qué se puede decir de un tío que inventó un tiro?». Ese lanzamiento arqueado a una mano para evitar tapones, generalmente realizando una entrada, quedará para siempre como la seña de identidad de un jugador mítico de baloncesto tanto en el Barça como en la selección española, incluso en la NBA durante una temporada. Pero el truco no le bastó esta vez para esquivar el 'tapón' más inesperado, el que le colocó su club para invitarle a colgar las zapatillas un año antes de su deseo y sin la posibilidad de despedirse jugando. No le ha quedado más remedio que aceptarlo y asumirlo, iniciar un nuevo reto en una entidad con la que tiene diez años de contrato, pero no ocultó su dolor con unas palabras y unas lágrimas que tocaron los corazones de los presentes, en especial los de sus familiares y los de amigos íntimos como los hermanos Pau y Marc Gasol.

Delante de los 35 títulos conquistados con el Barça durante sus 20 años en el primer equipo, Juan Carlos Navarro, de 38 años, confesó que «ha sido el verano más complicado de su vida: «Me hubiera gustado despedirme de otra manera. Me veía con fuerzas para seguir jugando. Al principio molesta, porque dejas de hacer una cosa que has hecho durante 30 años. Por eso choca, pero después de hablarlo con mucha gente y el presidente, pensamos que era el momento. Ahora lo tengo asumido y tengo que mirar al futuro, pero cuando veo vídeos del equipo entrenando me pongo triste».

A su lado, el presidente, Josep Maria Bartomeu, admitía que «igual las cosas se hubieran tenido que hacer mejor, o diferente». Pero sólo fue una pequeña concesión a la autocrítica porque de inmediato enumeró con orgullo el nuevo papel de 'Juanqui' en el club y los actos de homenaje que todavía debe vivir: «No se retira, seguirá en el club y vinculado al basket con un nuevo cargo, mánager de la sección, con una parte de representación institucional y también una vertiente deportiva, sobre todo vinculado a los jóvenes. Además, habrá un acto el 25 de septiembre en el Palau Blaugrana con muchos invitados y la presentación de un documental en Barça TV y también habrá un acto de retirada de la camiseta el día del partido contra el Real Madrid (25 de noviembre). Y alguna cosa más haremos, alguna sorpresa». Por ejemplo, un espacio dedicado a la 'Bomba' en el Museo del club.

Navarro se definió «como un chico que ha pasado por todas las categorías, que es muy difícil, que ha ganado muchos títulos y sobre todo que se ha dejado la piel y el físico por esta camiseta, la de su vida. Es importante que la gente se implique donde juega». Y garantizó que lo seguirá haciendo en una nueva labor que le ilusiona: «Acaba una etapa genial en mi vida pero empieza otra que no será menos emocionante y voy a darlo todo por este club. He aceptado que ha llegado el momento y que debo desarrollar otra labor, especialmente ayudando a la gente joven en la transición al primer equipo. Y eso me motiva».

Fotos

Vídeos